¿Creias que las leyendas no eran ciertas?
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
¡Estamos de reformas!



Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Navegación

Staff










En construcción...

Últimos temas
» Top Secret
Mar Ene 25, 2011 5:55 am por Coral N Linox

»  CONFIRMACION DE ASISTENCIA
Mar Ene 25, 2011 5:28 am por Coral N Linox

» Dragons Blood (Normal)
Sáb Sep 11, 2010 11:34 pm por Lilith Beatus

» Registro de raza
Vie Sep 10, 2010 4:01 pm por Admin

» Puestos de trabajo
Vie Sep 10, 2010 3:48 pm por Admin

» Guerra de las Tinieblas.
Jue Sep 02, 2010 11:38 pm por Jacqueline Roux

» Truce of blood
Vie Ago 27, 2010 8:51 pm por Jacqueline Roux

» Afiliación normal: Bvlgaria
Vie Ago 27, 2010 8:44 pm por Jacqueline Roux

» Veo como el muro se derrumba poco a poco ¿Crees que eso esta bien?{Kiefer}(+18)
Lun Ago 09, 2010 7:22 pm por Aitana Eminescu

Estación


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Dom Abr 11, 2010 5:10 am.
Foros hermanos


Photobucket


{Los demás afiliados están en el subforo de Afiliaciones}

¡Votad!
Votación en Hispatop.com

Comparte | 
 

 La rutina de Aphrodite (Gabriel)

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
AutorMensaje
Eithne Karenina
Lobo
Lobo
avatar

Localización : Sin rumbo...
Mensajes : 449

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Jue Mar 04, 2010 7:26 am

Eithne acaricia con la yema de sus dedos la mejilla de Gabriel. No es una caricia incitante, como las que está acostumbrada a dar, sino más bien... Un inconsciente intento de darle calor. Se da cuenta del cambio que se produce en su mirada, puesto que reconoce ese tipo de serenidad: la fingida, la misma que ella muestra a todo el que osa intentar leer más allá en sus ojos azules.

Las palabras de él hacen que retire la mano, aunque no la aparte del todo, simplemente la deje en el aire, cerca del rostro de él, algo paralizada. No aparta su mirada azul de la ambarina del licántropo, algo de lo que más tarde se arrepentirá, porque el miedo a sentirse expuesta y analizada se asoma fugazmente en sus dos irises del color del cielo, pese a que el suyo sea un cielo gris y apagado.

Sin embargo, el alcohol ayuda a apaciguar ese pánico a verse desnudada interiormente por alguien, a que su esencia verdadera, una que cree estar olvidando incluso ella misma, salga a la luz. En su lugar, logra sacar una extraña comprensión hacia el hombre lobo que tiene delante, como si aceptase lo que tienen en común:


-Somos pues, dos cofres cerrados bajo llave... -Se incorpora un poco, quedando de cuclillas, frente a él, algo más cerca que antes- Tu cofre es de oro y el mío de bronce, muy diferentes en apariencia... -Añade, con palabras que le salen solas- ¿Serán los interiores tan dispares o nos sorprenderán siendo parecidos?

Es extraño, pero puede sentir como una especie de conexión empieza a formarse entre ambos, quizá debido a las similitudes que comparten... Si estuviese sobria del todo, la rechazaría y escondería, pero estando algo desinhibida la deja fluir, sin planteárselo.

_________________


Burnt out ends of smokey days
The stale cold smell of morning
The streetlamp dies, another night is over
Another day is dawning...


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gabriel Silverfang
Jefe de la Manada
Jefe de la Manada
avatar

Localización : Las dos caras de la luna
Mensajes : 618

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Jue Mar 04, 2010 8:01 am

Mis ojos continuaban clavados en los de ella, como si buscaran perderse en ellos definitivamente y para siempre, lejos de todo lo que mi vida significa. Todo el caos provocado todo el odio entre los míos y hacia mí… Casi sin darme cuenta, lentamente acerqué mi rostro a su apartada mano mostrando aquel atisbo de debilidad al rozar mi mejilla con las yemas, como pidiendo que siguiera con aquella mano sobre esa zona de mi rostro, pareciendo aquel gesto el de un animal que pide algo de atención.

No aparté la mirada escuchando todas y cada una de sus palabras, dejé un largo y pensativo silencio antes de volver a hablar -No es oro todo lo que reluce…- Repetí de nuevo aquel gesto con la cabeza rozando con la mejilla las yemas de sus dedos de manera lenta -Mi cofre…no tiene llave…y aunque la tuviera…no encontrarías si no cenizas de lo que un día hubo en el…- Susurré con la mirada perdida ahora en los ojos de la joven.

Un momento…estaba siendo demasiado sincero con alguien que acababa de conocer hacía unas horas…por un momento pasó ese pensamiento por mi cabeza, acompañado de un pero…Pero aunque culpe al alcohol –que ha sido gran ayuda- mis palabras se liberaban de mi mente a través de mi boca. Era cierto, sentía como a pesar de ser el líder de aquella manada no me quedaba nada más que seguir las normas ancestrales, normas por las cuales había perdido a mi mujer… y a mi hijo… De nuevo esas alucinaciones, esas risas, me hicieron desviar por un momento la mirada de ella, sin encontrar resultado del emisor de aquel deleitante y agradable sonido, el alcohol me jugaba una mala pasada en esta ocasión.

_________________

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://wolvesinbucarest.foroactivo.com.es/portal.htm
Eithne Karenina
Lobo
Lobo
avatar

Localización : Sin rumbo...
Mensajes : 449

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Jue Mar 04, 2010 8:22 am

Le sorprende el gesto de Gabriel, cuando acerca su rostro a la mano que ella manitene alzada, buscando las yemas de sus dedos, como si necesitase del roce anterior. Es irónico, porque es ella la cachorra desvalida y, sin embargo, es él quien reclama ese gesto de consuelo que ella no le niega, retomando la caricia que tan extraña le resulta en su propia mano...

-No, no es oro todo lo que reluce... -Cuando él mueve su cabeza, el roce de sus dedos se incrementa, yegando a acariciar con la yema del pulgar la comsiura de los labios del licántropo- ...ni toda la gente errante anda perdida, a las raíces profundas no llega la escarcha, el viejo vigoroso no se marchita... -Sin querer, ha recitado un fragmento de uno de los pocos libros que pudo leer en su juventud, aquel sobre un anillo y... ¿Qué hace pensando en eso ahora? Ladea el rostro, centrándose- Lo que quiero decir es que si lo viejo no se marchita, las cenizas no se queman del todo... Siempre queda algo bajo estas, oculto -El mejor ejemplo es ella misma, tan quemada por el fuego de la humillación y la violencia y, sin embargo, aun guarda algo con recelo en su interior bajo todas sus cenizas y mierda- Tú eres tu propia llave, Gabriel -Sentencia, aguantándole la mirada.

En ese instante se da cuenta de que se está acercando en exceso a él, no está mostrando demasiado sobre si misma, pero sí está preocupándose demasiado por otra persona. ¿Qué está haciendo? Debería levantarse e irse de allí, a ella no tiene porque importarle lo que le suceda a ese hombre, ¿no? Pero es incapaz de hacerlo, es incapaz de condenarle a una soledad que ella sabe cuanto duele... Quizá, si logra protegerse bien bajo sus barreras, no correrá peligro hacerle de consuelo.

Con ese pensamiento, prosigue acariciando el rostro de él, guiándose por la fuerza de la inercia.

_________________


Burnt out ends of smokey days
The stale cold smell of morning
The streetlamp dies, another night is over
Another day is dawning...


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gabriel Silverfang
Jefe de la Manada
Jefe de la Manada
avatar

Localización : Las dos caras de la luna
Mensajes : 618

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Jue Mar 04, 2010 8:47 am

Levemente entrecerré los ojos sin perder total contacto visual con ella, un suspiro relajante emergió de mis pulmones plenos mientras escuchaba sus palaras. Noventa años son muchos para un lobo pero no demasiados…aunque sentía a veces que esos noventa años pesaban como los pasados 180 de padre… El había acabado solo en el bosque vagando de un lugar para otro… ¿Será ese mi destino, caminar solo por el resto de mis días? Esas preguntas asaltaban mi cabeza cada noche entre tantas otras… ¿Por qué soy tan mal padre? ¿Por qué fui tan mal esposo?...

De nuevo abrí totalmente los ojos escuchando sus palabras, notando aquella mano sobre mi vieja piel, como hacía tanto que no la sentía. -Yo soy mi propia llave…- Susurré repitiendo su última frase, rozando sin querer aquella zona de los labios que ella acariciaba mientras yo hablaba. -Cuando…las cenizas vuelen con el viento como polvo que es…deja a la vista la nada…- Queriendo seguir con su metáfora, dejándole antever finalmente en sus ojos el sentir de aquellas palabras. Acerque un poco el rostro a ella sin querer dejar atrás aquella mano -No quedará nada…ni nadie para recordar o dejar constancia de lo que en el cofre había…- No lo decía claramente, pero yo sabía a lo que me refería, años atrás tenía una familia y esa familia se había roto –o más bien destrocé- y apenas quedaba rastro de ella, tan solo mi posición en la manada que sinceramente de poco me servía personalmente en aquellos instantes.

No apartaba la mirada de ella ladeando levemente el rostro -Ahora pregunto… ¿He de arriesgarme a abrir el cofre…si tan solo sería la nada lo que saliera de él?- tras esa pregunta me silencié, fuerzas invisibles tuve que hacer para que tan solo se notara la cuestión en mi mirada y esta no se volviera vidriosa pesando en la real metáfora de todo aquello.

_________________

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://wolvesinbucarest.foroactivo.com.es/portal.htm
Eithne Karenina
Lobo
Lobo
avatar

Localización : Sin rumbo...
Mensajes : 449

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Jue Mar 04, 2010 9:03 am

Eithne atiende no solo a las palabras del licántropo, sino también a su silencio porque sí, el silencio puede decir muchas cosas... Cada gesto, cada suspiro, cada pequeño detalle, dice algo de las personas, y por eso ella intenta evitar los detalles siempre que puede, siendo capaz de ver hasta el más pequeño debido a su obsesión por disimularlos. Y ve en Gabriel nostalgia, dudas, relajación, miedo, soledad... Muchas cosas que ella comparte con él aunque nunca se atreva a decirlo.

-No... Las cenizas siempre dejan un rastro a seguir... -Dice, sin poder evitar rozar sus labios con la yema de su pulgar de forma más abierta, regresando después a su mejilla- ...ese es el camino, y tú puedes recorrerlo -Ella no, no tiene ese derecho, o no quiere ver que lo tiene, pero si ve que él puede- Es imposible que dejen solo la nada, Gabriel, porque yo soy la nada... -Sí, ella no se considera más que nada, nadie...- Siempre hay cimientos de lo destruido, con lo que construir algo nuevo... Al menos para alguien libre -Alguien como él, que no ella.

Sigue acariciando su mejilla aún cuando él acerca más su rostro. Cansada de estar de cuclillas, se incorpora un poco más, quedando de pie pero agachada, con lo cual tiene que inclinarse más hacia él para poder seguir manteniendo el contacto de la mano y la cercanía entre ambos rostros, que además se incrementa. El cruce visueal también aumenta en esta posición en la que, de nuevo, cálidos alientos con aroma a alcohol se entremezclan y chocan contra el semblante ajeno.

Ante su pregunta asiente, buscando el modo con el que explicar esa silenciosa respuesta afirmativa durante unos segundos:


-Debes arriesgarte, porque encontrarás mucho más que nada... -Es irónico e incluso hipócrita que esté diciéndole esto cuando ella misma niega que haya algo dentro de su propio cofre, temiendo a todo aquel que intenta abrirlo... Claro que ella ve diferencias entre ambos: Gabriel tiene una vida y un futuro labrados, ella no tiene nada... ¿Por qué iba a ser diferente si se abriese? Al contrario, estaría completamente expuesta y, a diferencia del hombre que tiene delante, Eithne no tendría respaldo alguno.

_________________


Burnt out ends of smokey days
The stale cold smell of morning
The streetlamp dies, another night is over
Another day is dawning...


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gabriel Silverfang
Jefe de la Manada
Jefe de la Manada
avatar

Localización : Las dos caras de la luna
Mensajes : 618

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Vie Mar 05, 2010 12:15 am

No aparté aquella mirada de los ojos de Eith, escuché sus palabras en silencio, dejando que este reinara el total de la habitación donde estábamos. Alcé una de las manos para posarla sobre la de ella, sin alejar aquella cercanía, es más, apreté con suavidad su mano para posarla sobre la majilla y que no fuera solo con las yemas de los dedos con lo que tocara a la piel de mi rostro.

Aguanté unos instantes más el silencio entreabriendo mis labios para pronunciar unas palabras que aun no salían de mi boca. Mis ojos escudriñaban en los de ella viendo un pequeño ápice de confianza a depositar aunque sea una recién conocida, algo me decía que no me arrepentiría de ninguna de mis palabras -Cuando lo que hace que esas cenizas…vuelen, es el odio…la decepción…la tristeza de otra persona…- Hice una pausa trabando saliva, mis palabras eran débiles, pues por mi mente pasaba el recuerdo de Jeremmy, tiempos buenos y o tan buenos. De nuevo el alcohol me jugaba una mala pasada al escuchar esa voz sin dueño en mi mente, cortándose repentinamente cambiando a una voz madura –te odio…- decía aquella voz. Era la voz de Jeremmy la actual, las palabras de odio que con las que me trataba estaban en mi siempre, pero gracias a las mascaras que ponía sobre mi rostro aquello era invisible y ante los ojos de todos era el tirano padre que odiaba a su propio hijo…

Entrecerré los ojos apagando el amarino de ellos suspirando brevemente, mi transparencia era cada vez mayor, mi mano estaba posada con suavidad sobre la de ella sin llegar a agarrarla -Tu…- Susurré -Tu no eres la nada…tu eres alguien… tienes un pasado…- Abrí los ojos mirándola nuevamente -Por muy tortuoso que fuese, eras eres y serás alguien…- Susurraba con voz notablemente abatida aunque con palabas sinceras

_________________

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://wolvesinbucarest.foroactivo.com.es/portal.htm
Eithne Karenina
Lobo
Lobo
avatar

Localización : Sin rumbo...
Mensajes : 449

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Jue Mar 11, 2010 8:44 pm

Durante unos segundos, Eithne se queda algo paralizada cuando Gabriel aprieta más su mano incitándola a que sea esta en su totalidad la que acaricie su rostro, en vez de solo los dedos. Tarda un par de segundos, poco acostumbrada a ese tipo de gestos, en reaccionar, pero finalmente le acaricia de la forma más reconfortante que puede. Sus ojos, cuyo azul parece haber recuperado cierto brillo, aunque quizá solo sea el alcohol, siguen fijos en los ambarinos del licántropo, que prolonga el silencio...

-Siguen existiendo, y como cenizas que son pueden volver a arder e incluso con un fuego totalmente opuesto, que sea contrario a ese odio y dolor del que hablas... -Dice, aunque ella no se aplique consejos así a si misma. Pero claro, ella no es Gabriel... Y cree que él si puede, que sí merece, a diferencia de ella, una segunda oportunidad- Tienes una vida por delante bastante resuelta en algunos aspectos, no la desaproveches en otros que puedes enmendar... Sea lo que sea el daño que has hecho, si no intentas enmendarlo, te arrepentirás cuando alcances la verdadera vejez -Esa que a los lobos tarda más en llegar, pero llega... Para algunos.

No ha perdido detalle alguno de la aparente debilidad de él, de como una parte de su mente parece en otra parte, una que solo Gabriel y su absenta conocen. Pero no dice nada... ¿Quién es ella para interrumpir los recuerdos de nadie? Y, sin embargo, no puede evitar observar como sus ojos se apagan en un suspiro, volviéndose trasparentes... ¿Estarán los suyos propios trasparentándose también? Probablemente sí, porque sus irises se tornan vidriosos cuando él pronuncia aquellas palabras, abatidas pero certeras, que logran golpear contra una de sus barreras haciendo que las defensas le flaqueen:


-Alguien... Eso no es más que una forma indefinida de referirse a una persona... Ser alguien solo significa ser algo, y eso... Eso no dice nada -Susurra, sin dejar de acariciar el rostro humano del lobo, comenzando a trazar un descenso por este hasta el comienzo de su cuello- Mi pasado siempre caminará conmigo... Pero tú no tienes a esa sombra acechándote, por eso tienes la oportunidad de arreglar lo que sea que te aconteció... -Ella no, y la ausencia de detalles deja claro que es algo sumamente oscuro y complejo lo que la persigue día y noche convirtiéndola en esa nada, en ese alma errante que viste una armadura oxidada.

Fuera esta amaneciendo, y quizá sea por las horas que debe llevar despierta que, pese a estar disipándose muy poco a poco el poder del licor en su sangre, su coraza sigue entreabierta, permitiendo atisbar una pequeña parte del todo que la nada esconde.

_________________


Burnt out ends of smokey days
The stale cold smell of morning
The streetlamp dies, another night is over
Another day is dawning...


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gabriel Silverfang
Jefe de la Manada
Jefe de la Manada
avatar

Localización : Las dos caras de la luna
Mensajes : 618

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Vie Mar 12, 2010 2:38 am

Escuchaba su palabra de nuevo con mis ojos fijos en los de ella, pareciendo haberese apagado el color de estos. Hablaba como si las edades de ambos fuesen invertidas y ante aquello no pude evitar curvar levemente mis labios en un intento de sonrisa forzada -Soy lobo viejo... y como todo lobo viejo, temo a la soledad y es en ella donde me encuentro ahora mismo, sin retorno- Así era, estaba fuera de la vida de Jacqueline y de la de Jeremmy, las dos personas más importantes en mi vida, aunque claro eso nadie lo supo nunca, yo me encargaba de ello, ni siquiera los propios Jacqueline y Jeremmy…

Mi mano se deslizó levemente para igualarla a la de ella en lo posible aunque inmóvil. -Ser alguien no es ser algo…- Hice una leve pausa -Supongo que por tu…profesión habrás visto muchas cosas, pero yo veo en tus ojos que eres alguien que puede hacer algo más que vender su cuerpo, si no mira- Desvié por un momento mis orbes a su mano sobre mi mejilla para luego volver a mirarla -Estas consolando a un lobo viejo - Sonreí tristemente -Que no hace más que lamentar todo lo que le pasa- El efecto del alcohol en sangre era casi inexistente habiendo sido metabolizado casi por completo, me sentía centrado, aquellas palabras las decía con todo mi conocimiento.

El sol atravesaba el ventanal del salón, aquello e recordaba a todas las noches en vela pasadas y que tras conseguir conciliar un poco de sueño aquel sol traicionero se colaba por la ventana de mi habitación para despertarme de aquel descanso, totalmente frustrante, mi salud se vería afectada si fuera un humano, pues apenas dormía un par de horas por las noches, si es que dormía.

_________________

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://wolvesinbucarest.foroactivo.com.es/portal.htm
Eithne Karenina
Lobo
Lobo
avatar

Localización : Sin rumbo...
Mensajes : 449

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Sáb Mar 13, 2010 3:08 pm

-No eres tan viejo teniendo en cuenta cuanto pueden vivir los nuestros... -Responde ante sus palabras- Simplemente posees madurez y experiencia, y eso hace que puedas ver la realidad de forma tan cruda que... -En fin, ella no sabe si con los años verá las cosas peores aún, pero... Suspira- A veces es mejor estar solo que mal acompañado... -Un refrán que ella solía aplicar, y no entendía porque hoy hacía una excepción.

Su mano desciende por la barbilla de él, acariciando el comienzo de su cuello y descendiendo unos centímetros, antes de volver a subir hasta su mejilla y repetir la caricia inicial, ya por inercia, sin que ella misma sea consciente del todo de ese gesto.


-Vender mi cuerpo es para lo único que me han educado... Nadie me ha enseñado a hacer nada más -No, el resto lo aprendió sola, o lo hace por instinto... Pero sola- Yo solo digo lo que pienso... -Sí, aunque no entiende porque lo está haciendo, ¿a quién le importan sus pensamientos? ¿Y desde cuando se atreve a expresarlos? Aquello le asusta, pero es un miedo que no quiere demostrar- Lamentarse no sirve de nada, pero expresar en voz alta un problema y, por tanto, admitirlo, es el primer paso para solucionarlo...

Reprime un bostezo, parpadeando un par de veces y volviendo a mirarle fijamente... Piensa interiormente que tiene, como mínimo una hora entera de trayecto a pie hasta su casa, y que cada vez la estancia está más iluminada, pero intenta reprimir ese cansancio. Los rayos soleados iluminan sus roja cabellera junto al resto del salón, pero sus ojos azules no parecen contagiarse del brillo de esa luz, simplemente siguen fijos en los ambarinos de Gabriel, sin cesar el recorrido de su mano por el rostro de este.

_________________


Burnt out ends of smokey days
The stale cold smell of morning
The streetlamp dies, another night is over
Another day is dawning...


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gabriel Silverfang
Jefe de la Manada
Jefe de la Manada
avatar

Localización : Las dos caras de la luna
Mensajes : 618

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Sáb Mar 13, 2010 3:50 pm

No separaba la mirada de la de ella mientras hablaba, notando como su mano acariciaba mi piel y no pude evitar el exhalar una vez más de manera lenta. “Mejor solo que mal acompañado” pero la compañía que se me negaba era la de mi propia sangre y no se lo deseaba realmente a nadie, tengo presente el odio de muchos la indiferencia de otros, pero cuando se trata de Jeremmy…Aunque lo oculte, lo disimule, lo quiera negar, me importaba, me preocupaba, le quería. Muchas veces me preguntaba un porqué que no conseguía obtener respuesta, ¿Por qué pasa todo esto? ¿Por qué tuve que ser tan estúpido hace tanto? Ahora ya nada tenía solución, lo hecho estaba y eso no iba a cambiar nada.

Habló sobre su “trabajo” y no pude negar mientras lo hacía y esperé a que acabara de hablar para “reprocharle” -Es cómo te han educado, no para lo que te han educado- le rectifiqué -Tu puedes cambiar si quieres, hay métodos y seguro que entre los nuestros, hay alguien dispuesto a ayudar- Quizás con aquellas palabras me ofrecía desinteresadamente a ser yo quien le diera aquella ayuda. Mi voz era pausada cansada, como cada mañana al despertar después de una corta siesta nocturna, así las consideraba, no podía llamarse descanso a aquello.

Lentamente mi mano hizo despegar la suya de mi rostro, no por molestia si no porque noté en sus ojos el cansancio tal como seguramente estaban marcado en los mío -Creo que por hoy...está bien la charla…- Mis ojos se desviaron a la ventana, viéndose como la pupila se hacia mínima casi insignificante ante la repentina recepción de luz. Sujetando su mano me puse en pie regresando la mirada a ella

_________________

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://wolvesinbucarest.foroactivo.com.es/portal.htm
Eithne Karenina
Lobo
Lobo
avatar

Localización : Sin rumbo...
Mensajes : 449

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Sáb Mar 13, 2010 4:21 pm

Se percata de la exhalación, como una sombra que cubre el rostro del licántropo, que, al igual que ella misma, parece reflejar estar perfectamente pero en realidad esconde un dolor que en esos momentos es más palpable. No puede evitar preguntarse a que se debe, pero decide no formular esa cuestión en voz alta, por respeto a su intimidad.

No logra entender la diferencia entre haber sido educada de una forma o haberlo sido para una cosa, pero si entiende que, aunque le ofrezcan ayuda, arriesgarse a aceptarla sin saber que le pedirán a cambio es peligroso. Duda que haya alguien desinteresado, y por eso niega despacio con la cabeza, suspirando.


-No me gusta deber favores que no sé si podré devolver -No, ella prefiere labrarse una salida sola, ser ella quien se arregle su futuro y escape de su agujero, no quiere tener que aceptar sin poder dar nada a cambio y, además, ¿qué otra cosa sabe hacer?- Si logro cambiar, será por mi propio esfuerzo...

Se percata de que no es solo su voz la que emana cansancio en cada palabra, sino también la del propio Gabriel, cuyos ojos parecen somnolientos como lo están los suyos propios. Él sostiene su mano, apartándola del rostro, y se levanta, mirándola fijamente... Una mirada que Eithne sostiene y no desvía, levantándose también y quedando cara a cara con él, a su altura.

-Sí... Tienes razón... -Dice, estirándose un poco- Será mejor que me vaya, aunque espero poder agradecerte lo que has hecho esta noche en alguna otra ocasión... -Añade, sin ser consciente de que con eso parece decir que quiere volver a verle, aunque más bien haya intentado mostrarse agradecida.

_________________


Burnt out ends of smokey days
The stale cold smell of morning
The streetlamp dies, another night is over
Another day is dawning...


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gabriel Silverfang
Jefe de la Manada
Jefe de la Manada
avatar

Localización : Las dos caras de la luna
Mensajes : 618

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Dom Mar 14, 2010 4:10 pm

-Cómo alguien me dijo una vez…Todos necesitamos la ayuda de alguien el apoyo e incluso a veces la dependencia de otros, aunque no queramos e incluso a veces se recibe o da inconscientemente…- Palabras del lobo viejo que era mi padre, el lobo viejo al que últimamente culpaba de todo lo sucedido en mi mida, aunque no le odiaba, al menos no por ahora, las creencias de los nuestros eran lo que me habían llevado a tal situación, aunque nadie vivo sabe de aquello, no saben de mi oposición no saben de…nada, simplemente me ven como aquel Alfa casi tirano que se imponía ante todos, y en parte era cierto, tenía que mantener mi estatus posición y respeto ante otros y el método era el ser severo, no mostrar la debilidad ahora presente ahora gracias a la mezcla la de alcohol y la confianza que Eithne.

Dijo de irse y además añadió el que agradecería lo que había hecho ¿Qué había hecho? Sinceramente la única razón de que ella estuviera allí era el querer saber de ella como nueva loba en la ciudad que era para mí, pero aquel interés había crecido a medida que la conversación se alargaba. Negué levemente con la cabeza -No tienes que agradecerme nada- Aparté el rostro llevando la mano a este pasándolo de arriba abajo para luego volver a mirarla -Puedes quedarte a descansar si quieres antes de regresar a tu casa- Comenté sin mayor importancia, tota, ya había pasado la noche en casa y sería una –no locura- pero si tontería el caminar dormida por la calle. Mis pasos se desviaron del sofá caminando hacia el pasillo donde estaba la puerta de la habitación -Puedes quedarte en mi habitación- Abriendo la puerta dejando que se viera el interior, la cama hecha todo ordenado, señal del poco tiempo que paso en aquella estancia. Medio me giré para mirarla.

_________________

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://wolvesinbucarest.foroactivo.com.es/portal.htm
Eithne Karenina
Lobo
Lobo
avatar

Localización : Sin rumbo...
Mensajes : 449

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Dom Mar 14, 2010 4:41 pm

-Esas palabras te las dijo sin duda alguien sabio, pero no se pueden aplicar a todos los casos: Yo nunca he tenido apoyo alguno, ¿por qué iba a necesitarlo ahora? -Por nada, en absoluto. Ella no podía confiar en nadie más allá de una conversación, una noche loca, o similares... No podía aceptar favores grandes que luego exigiesen un pago que no pudiese dar, eso sería condenarse de nuevo a la esclavitud anterior.

Si ella supiera quien era el que le estaba diciendo todo aquello, probablemente habría salido huyendo... Pero tan solo veía a un lobo viejo y solitario, en apariencia bueno, cuya nostalgia le invadía y le hacía buscar cualquier refugio a ojos de alguien que no pudiera juzgar su comportamiento en función a su posición y poder económico. Ella, sabedora de lo que es no poder mostrarte como alguien débil porque de hacerlo te hundes, no es quien para juzgarle... Y quizá por ello haya sido capaz de abrirse minimamente, aunque haya sido para escucharle e intentar darle algún consejo quizá no demasiado sabio pero si dicho desde una cierta experiencia.


-Si, tengo que agradecerte que me hayas librado de pasar la noche junto a algún estirado con mujer e hijos que decide utilizarme para satisfacer sus fantasías de dominación sádica o con un borracho enfermo de obesidad mórbida que quiere reproducir en su patética vida una película porno llevada a la realidad -Responde, con una mezcla de ironía, humor, y algo de sinceridad- En realidad... Gracias por la invitación y por el absenta -Lo dice de forma educada, por mucho que en su cabeza siga habiendo el beneficio de la duda a si detrás de eso hay algún tipo de interés.

El siguiente ofrecimiento es el que desde luego no se espera... ¿Que se quede ahí, sin más, en su cuarto a descansar? Las únicas noches en las que duerme en una cama que no es la suya, suele ser en la de alguna pensión de mala muerte una vez el cliente de turno regresa junto a su familia o a su solitaria vida, si es que le dan permiso para quedarse allí y no la obligan a marcharse a ella primero, claro... Dormir en casa ajena, sin que haya habido "trabajo" de por medio, y encima de forma cómoda, le parece... Demasiado, para ella.


-Yo... No es necesario que... -Camina detrás de él, observando, no sin cierta admiración, ese cuarto... ¿Cuánto hace que no ve una cama así? Si fuese humana, seguramente su espalda habría sufrido ya los estragos de su colchón destartalado- Puedo irme, de verdad o... Puedo usar el sofá... -Sí, sin duda, hasta el sofá es mejor que su propia cama, y realmente, lo último que quiere es que la invite a quedarse por lástima- No es mi deseo el estorbar...

_________________


Burnt out ends of smokey days
The stale cold smell of morning
The streetlamp dies, another night is over
Another day is dawning...


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gabriel Silverfang
Jefe de la Manada
Jefe de la Manada
avatar

Localización : Las dos caras de la luna
Mensajes : 618

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Dom Mar 14, 2010 9:00 pm

Apoyé la espalda en la la pared junto a la puerta mirando en dirección a ella -¿Crees que voy a dejar que vayas somnolienta por la calle?- Pregunté ladeando levemente la cabeza -Y no te preocupes, apenas uso la cama, así que puedes descasar en ella- Me separé de la pared para entrar en la habitación y coger ropa limpia del armario -No iba a usarla de todos modos- Me refería a la cama, por muy cansado que pudiera estar, no iba a ir a dormir por mucho tiempo, normalmente o lo hacía medio apoyándome sobre la barra o cabeceando en el sofá.

Salí de la habitación portando en las manos un pantalón y una camiseta de manga corta y entre ellas escondida la ropa interior -Acomódate, yo voy a darme un baño- Sin esperar mas caminé hacia la puerta del baño cerrando detrás de mio dejando la ropa sobre una silla al lado de la puerta, me dirigí a la bañera abriendo el grifo para que se llenara la bañera y luego caminé hacia el espejo desabrochándome la camisa observando mi rostro cansado sobre el reflejo de aquel complemento de baño.La camisa descendió hasta tocar el suelo, y pasé a desabrochar al pantalón el cual corrió la misma suerte una vez me deshice de los zapatos al igual que de la ropa interior. Sin esperar mas entre a la bañera entrecerrando los ojos sintiendo el calor del agua contrastando con lo tibio de mi piel, apoyé la nuca en el borde entrecerrando los ojos en aquel momento de relax intentando dejar la mente en blanco.

_________________

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://wolvesinbucarest.foroactivo.com.es/portal.htm
Eithne Karenina
Lobo
Lobo
avatar

Localización : Sin rumbo...
Mensajes : 449

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Lun Mar 15, 2010 1:52 am

Aquella pregunta de Gabriel, cuando la mira, podría haberla hecho sonreír... Pero, como en todas las anteriores ocasiones, sus labios no reaccionan ante unas palabras que si que golpean contra ella. Niega con la cabeza, con el brillo de la diversión presente fugazmente en su mirada, esfumándose después:

-Decidme, Lord Gabriel... ¿En que momento he viajado a otro siglo? -Inquiere, con ese deje divertido en la voz- No acostumbran a haber caballeros en estos tiempos que corren... -Añade, entrando tras él en la habitación- Pues es algo que deberías cambiar, si yo tuviese una cama así, creo que viviría en ella... -Comenta, preguntándose interiormente si será la soledad lo que le quita el sueño.

Le observa recoger su ropa, asintiendo a su sugerencia, dando a entender que acepta, una vez más, la invitación, mientras él sale de la estancia:


-Muchas gracias de nuevo -Repite, con una educación superficial pero ya no tanto como antes, en lo que sus ojos azules le observan alejarse, escuchando segundos después una puerta que se cierra y el agua cayendo posteriormente. Durante unos segundos siente tentaciones de seguirle, pero el que estas vengan por un motivo que ni ella misma comprende hacen que el sueño gane la batalla cuando se deja caer cuidadosamente sobre la cama.

No la deshace para taparse, como si temiera el hacerlo, como si no quisiera manchar el interior de las sábanas o no se creyese del todo digna de dormir ahí. De hecho, se hace un ovillo en una esquina del colchón, casi al borde, intentando no arrugar la cocha sobre la que su cuerpo se acomoda ocupando el menor espacio posible, sin taparse pese a empezar a notar el frío.

Con el acompañamiento del sonido del agua en la lejanía, y la presencia cada vez más notoria de los rayos del sol que hacen brillar vívidamente su ígnea cabellera, Eithne acaba por entrar en ese estado de duermevela que acontece al sueño...

_________________


Burnt out ends of smokey days
The stale cold smell of morning
The streetlamp dies, another night is over
Another day is dawning...


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gabriel Silverfang
Jefe de la Manada
Jefe de la Manada
avatar

Localización : Las dos caras de la luna
Mensajes : 618

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Lun Mar 15, 2010 3:50 am

Mis ojos seguían cerrados, escuchando el grifo del agua aun abierto, lo cual me hizo abrirlos pues si el agua seguía corriendo acabaría por desbordar la bañera. Me incorporé sentado en el suelo de la bañera estirando la mano para cerrar el grifo, cortándose aquel relajante sonido del agua correr. De nuevo, me medio estiré hacia atrás apoyando la nuca en el borde de la bañera, mirando esta ve al techo con los ojos abiertos, por mi mente pasaba toda y cada unas de las palabras dichas en el salón frente a Eithne, también aquellas risas que el alcohol se encargaba de transformar en aquellas palabras de odio de Jeremmy. Noté como mis ojos se humedecían, pero me deslicé por la bañera para sumergirme, cerrando los ojos, quedándome bajo el agua alejado de todo, aquel liquido que me acogía, me hacía ausentarme de los sonidos del exterior fuera lo que fuera.

Tardé eso de una hora en salir del baño ya vestido con aquella camiseta y los pantalones, sobre los hombros una toalla y con una mano usando aquella tela me secaba el pelo de la nuca húmedo. Con una mano empujé la puerta de la habitación lentamente, necesitaba entrar para coger los zapatos, mis ojos se fijaron en el suelo -¿Puedo pasar?- Pregunté sin llegar a abrirla del todo, al no obtener respuesta abrí un poco mas, viéndola de aquella postura sobre la cama. No pude evitar sonreír levemente, parecía un cachorro desvalido que duerme sobre un trozo de tela robado, aunque no era así, yo mismo le había cedido al cama pues no iba a dormir apenas media hora.

Entré en la habitación descalzo y sin hacer apenas ruido, tan solo el leve sordo de mis pies contra el suelo, me acerqué a la ventana cerrando las cortinas oscureciendo en parte la habitación, luego abrí el armario, abajo los zapatos que tenía que coger, arriba una manta. Alcé los brazos para coger la manta, estirándola a la vez que me giraba y me acercaba a la cama. En la profundidad del sueño de la loba, la empujé de manera delicada podría decirse, para hacer que se moviera y se alejara de aquel borde y que estuviera mas cómoda. Una vez se movió la cubrí con aquella manta y por la parte baja, desabroché de la manera que pude aquellas botas que llevaba dejándolas a un lado. Me recordaba a cuando acostaba a Jeremmy de pequeño después de una larga tarde de juego. La nostalgia me invadió cuando acomodaba bien la manta para que no se destapara -...- La observé dormir durante unos instantes, para luego desviar la mirada a la vistosa mesilla de noche con textura de cebra, del cajón saqué una pequela libreta de hojas amarillas y un boligrafo, tenia que irme y no quería que se asustara cuando despertara, asi que escribí una nota dejándola sobre la mesilla. La miré por ultima vez antes de girarme y coger los zapatos del armario y salir de la habitación encajando la puerta.

Tras calzarme salí del apartamento, e indiqué a uno de mis hombres que cuando Eithne bajara la llevaran donde ella indicase -seguramente a su casa- En el apartamento esperaba que al levantarse comiera algo antes de irse sin mas. Me apenaba tener que irme así pero...mi deber como líder de la manada me llamaba para algunos asuntos en el bosque...

_________________

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://wolvesinbucarest.foroactivo.com.es/portal.htm
Eithne Karenina
Lobo
Lobo
avatar

Localización : Sin rumbo...
Mensajes : 449

MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   Lun Mar 15, 2010 4:42 am

No sabe cuanto tiempo ha pasado desde que Morfeo la sumió en su abrazo, ni en que momento sintió un delicado vaivén que la acomodó en el lecho, junto con un ligero peso que hizo a su cuerpo entrar en calor. Probablemente reaccionó emitiendo algun quejido entre sueños, y acurrucándose más, pero eso es algo que ella no recuerda... No, solo sabe que ha abierto los ojos y, tras frotárselos por el impacto de la luz que traspasa las cortinas dada la hora que es, ha reconocido inmediatamente que aquel lugar no es su ático abandonado.

Al momento, nada más incorporarse sobre la cama, vienen a su cabeza imágenes sobre lo acontecido hace unas horas, junto con un pinchazo en su sien producto de un alcohol que pasa factura tras abandonar su organismo. En un primer momento siente deseos de llamarse estúpida, ¿qué ha hecho confiando en un extraño? ¿Cómo ha podido pensar que no había intereses de por medio? Pero luego, cuando sus ojos azules se acostumbran a la iluminación y divisan la nota que reposa sobre la mesilla, todos esos reproches de su sentido común se van, conforme, tomándola entre las manos, lee las líneas... Espera... ¿Esto es una especie de cita? Si antes no entendía nada, ahora entiende menos.

Sea como sea, es inevitable que las palabras escritas golpeen sobre sus barreras, esas barreras que la recriminan su falta de sentido común al mostrar una parte de si misma anoche, esas barreras que la instan a no acudir... ¿Debe obedecerlas o debe, por una vez en su vida, dejarse llevar?

Mientras el bullicio de dudas ronronea en su cabeza, Eithne se pone en pie, sintiéndose descalza, y buscando sus botas, que coloca al encontrarlas. Sale de la habitación encontrándose, con, en efecto, el silencio y la única compañía de una mayor cantidad de luz. Sus pasos la llevan al baño, donde despeja su rostro y nuca con el agua, pensando fugazmente en ducharse pero desechando la idea al sentir, absurdamente, que eso sería un abuso de hospitalidad... Sin embargo, si que se dirige a la cocina donde, rebuscando, toma un vaso de leche y nada más, pensando de nuevo que no debe abusar de la generosidad.

Y por ello, se encamina fuera del apartamento, donde sorprendentemente dos hombres que, si bien no la miran con buenos ojos, se empeñan en llevarla a donde ella desee, órdenes según parece... Demasiado cansada aún, acepta, manteniéndose en silencio durante todo el trayecto en coche con la mirada fija en el exterior hasta que se acercan a su ruinoso edificio, donde pide que se detengan sin importarles los gestos u opiniones que su forma de vida les haga tener.

Cuando llega a su solitaria buhardilla, solo sabe hacer una cosa: sentarse frente al viejo piano eléctrico y tocar, como una forma de intentar evadirse de que Gabriel ha irrumpido en su patética vida de una forma que quizá no le convenga a su fachada... Pero que su interior no pasa indiferente. Claro que más que evadirla, lo que hacen sus dedos es traicionarla expresando en una melodía todos los pensamientos que su mente intenta acallar...

...Y así seguirá hasta que la noche la lleve de nuevo en busca de su rutina, aquella que la convierte en Aphrodite cada vez que llega a su fin un nuevo día.

_________________


Burnt out ends of smokey days
The stale cold smell of morning
The streetlamp dies, another night is over
Another day is dawning...


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La rutina de Aphrodite (Gabriel)   

Volver arriba Ir abajo
 
La rutina de Aphrodite (Gabriel)
Volver arriba 
Página 3 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
 Temas similares
-
» Gabriel Rasch
» La rutina de un doctor [Libre]
» Volviendo a la rutina {Logan}
» Momentos del cine
» Un paseo para salir de la rutina. (Priv. Ayame)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Wolves in Bucarest :: Off-Rol :: Recuerdos del pasado... :: Bucarest :: Calea Victorei-
Cambiar a: