¿Creias que las leyendas no eran ciertas?
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
¡Estamos de reformas!



Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Navegación

Staff










En construcción...

Últimos temas
» Top Secret
Mar Ene 25, 2011 5:55 am por Coral N Linox

»  CONFIRMACION DE ASISTENCIA
Mar Ene 25, 2011 5:28 am por Coral N Linox

» Dragons Blood (Normal)
Sáb Sep 11, 2010 11:34 pm por Lilith Beatus

» Registro de raza
Vie Sep 10, 2010 4:01 pm por Admin

» Puestos de trabajo
Vie Sep 10, 2010 3:48 pm por Admin

» Guerra de las Tinieblas.
Jue Sep 02, 2010 11:38 pm por Jacqueline Roux

» Truce of blood
Vie Ago 27, 2010 8:51 pm por Jacqueline Roux

» Afiliación normal: Bvlgaria
Vie Ago 27, 2010 8:44 pm por Jacqueline Roux

» Veo como el muro se derrumba poco a poco ¿Crees que eso esta bien?{Kiefer}(+18)
Lun Ago 09, 2010 7:22 pm por Aitana Eminescu

Estación


¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Dom Abr 11, 2010 5:10 am.
Foros hermanos


Photobucket


{Los demás afiliados están en el subforo de Afiliaciones}

¡Votad!
Votación en Hispatop.com

Comparte | 
 

 De cacería.

Ir abajo 
AutorMensaje
Didier Chicot
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 120

MensajeTema: De cacería.   Dom Feb 28, 2010 7:27 pm

El coche patrulla se saltó el último semáforo esquivando por centímetros a una furgoneta de reparto que no se apartó a tiempo. Del volantazo de la maniobra, el vehículo osciló de derecha a izquierda violentamente, sacudiéndoles a ambos dentro. Derrapando se metió en el carril de sentido contrario, ahora libre ya que los coches se movían hacia el arcén y la acera avisados por el chirriante sonido de la sirena.

-Pide confirmación de que los coches han llegado al edificio y que estan vigilando la puerta- mientras se concetraba en no empotrarse con nada de delante, Didier pidió a Sylvie que se pusiera en contacto con la centralita y se asegurara de que los otros policías ya se encontraran frente al bloque de pisos indicado en Calea Victorei. Él podía hacerlo perfectamente mientras conducía, pero prefería dejar el asunto de la comunicación a su compañera -porque, sinceramente, pasaba de que todos se rieran de él cuando hablaba rumano-

Pronto ellos también llegarían, pero necesitaban la certeza de que el sospechoso se encontraba en el apartamento. Segun la información, recién salido de trabajar, había entrado por el portal del edificio. No iba a resultar complicado: entrar, atraparlo y dar de bruces con él en el calabozo hasta que llegara el interrogatorio. Todo un elemento aquel por el que iban... presunto violador y asesino de una amiga con la que se crió toda la vida.

-¡¡Apártate desgraciado!!- gritó por la ventanilla a alguien que, como si no se diera cuenta de la urgencia, tardó casi un minuto en quitar el coche de su camino. -¡Te la estas buscando imbécil!-

El motor rugía forzado -el vehículo no era un última generación, más bien se trataba de nun coche que deberion de jubilar ya hace tiempo-, pero respondía de maravilla, había que admitirlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sylvie Francés
Humano
Humano
avatar

Localización : Besando ranas ~
Mensajes : 86

MensajeTema: Re: De cacería.   Dom Feb 28, 2010 8:15 pm

El volantazo hizo que Syl se golpeara contra el lateral del coche, aunque no había tiempo para quejarse. Por fin habían localizado al presunto asesino y violador de Ruxandra Balan, una joven que trabajaba como cocinera en un bar del barrio en el que, aparentemente, caía bien a todo el mundo. Hizo exactamente lo que Didier le pidió que hiciera. Cogió el comunicador y pulsó el botón.

-Pidiendo confirmación de los coches patrulla en sus respectivos puestos. Asegúrense de que también vigilan las salidas traseras, cambio. -dijo en un fluido rumano.

"Todos en sus respectivos puestos, cambio" se oyó con una entrecortada conexión.

-Perfecto, estamos llegando. Cambio y corto. -dejó el comunicador de nuevo en su sitio cuando Didier frenó de golpe debido a que un coche se había cruzado en el camino, jodidamente lento, había de decir. Syl resopló y estuvo apunto de bajar la ventanilla cuando Didier se le adelantó, y soltó una carcajada. -Te has exaltado -puntualizó Sylvie al ver su desbocada reacción.

Incluso en momentos como esos, a Syl le encontraba algo con lo que bromear. No tardaron mas de unos cuatro minutos en llegar al respectivo edificio, frenando el coche de una manera abrupta, haciendo que Syl diese las gracias por llevar el cinturón de seguridad puesto. Abrió la guantera del coche y sacó las dos pistolas que siempre solía llevar encima.

-Y se abre la veda -sentenció abriendo la puerta del coche.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Didier Chicot
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 120

MensajeTema: Re: De cacería.   Dom Feb 28, 2010 8:25 pm

-¿Qué tenemos?- preguntó nada mas salir del coche y cerrar la puerta tras él. Un agente de uniforme se le acercó para informarles sobre la situación, que caminó junto a ellos de camino hacia el maletero.

-El sospechoso se ha dado cuenta de lo que pasaba y se ha encerrado en su piso. Tiene un rehén, al parecer una chica de quince años que vivía con él.- dijo el policía mientras Didier abría el maletero y cogía algo de su interior.
-Sigue en el apartamento, ¿verdad?- le pasó un chaleco antibalas a Sylvie, para luego él abrocharse el suyo mientras seguía hablando con el agente. -Seguid vigilando la entrada principal, ¿tiene escalera de incendios?- inquirió. -Sí-

-Bien, pues aseguradla, vamos a subir- para cuando terminó de colocarse el chaleco, en el pecho la palabra "Politia" rezaba en blanco sobre el negro de la prenda blindada. Se llevó una mano al oído y se colocó el pinganillo, dándole un par de toquecillos y mirando a Francés para que confirmara de que ella estaba operativa.
-Haz los honores, lleva la llave maestra- dijo haciendole una seña con la cabeza para que tomara la dicha "llave maestra" -o lo que era lo mismo, la escopeta-.

Caminaron hacia la entrada, que los la guardaban se apartaron para dejarles pasar. La zona del edificio estaba acordonada, y los curiosos ya se habían apegotonado tras la cinta que precitaba el sitio curioseando y murmurando. Como siempre, aquello se convirtió en un espectáculo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sylvie Francés
Humano
Humano
avatar

Localización : Besando ranas ~
Mensajes : 86

MensajeTema: Re: De cacería.   Lun Mar 01, 2010 2:20 am

Sylvie frunció el ceño.

¿Qué diablos hacía una chica de quince años, menor de edad, viviendo con alguien de quien ni siquiera era familia? algo le olía realmente mal. Syl cogió el chaleco que su compañero le tendía, y se lo puso abrocharselo totalmente. Cogió a Annie y se la puso en la cintura.
Las cosas se habían complicado, pues ahora con un rehén de por medio... y encima una cría de quince años. ¿En que estaría pensando ella también? ¿y sus padres sabían de ello? al igual no tenía padres. Eso le produjo que un escalofrío le recorriese la espalda a la joven. Descartó la idea, ya que de todas formas las autoridades se habrían hecho cargo. ¿Y si realmente ella era cómplice?

-¿Habeis contactado con los padres de la rehén? -preguntó Syl. El hombre se sorprendió, al darse cuenta de que no, efectivamente, no lo había hecho. -¿Y a qué espera?

-Si, si, ahora mismo -y se reunió apresuradamente con otros hombres quienes hablaban mediante los comunicadores y anotaban cosas en cuadernos al rededor de uno de los tantos coches. La joven negó con la cabeza y se colocó el pinganillo. Cuando Didier le cedió el "honor" de llevar la llave maestra, miró la escopeta y enarcó una ceja. Había hecho prácticas con escopetas, y no se le daba nada mal, pero era la primera vez que utilizaría una en el "campo de batalla".

-Qué pieza -murmuró al cogerla.

Ambos se adentraron en el edificio dirigiéndose a las escaleras de incendio. Una vez ya no había nadie que les escuchara, Syl comentó sus dudas con él. -¿No te parece muy raro que una cría de quince años viva con un completo desconocido?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Didier Chicot
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 120

MensajeTema: Re: De cacería.   Lun Mar 01, 2010 5:10 am

-Drago Petrescu es un hombre que mató a una de sus mejores amigas a sangre fría, después de sodomizarla y torturarla, tomándose todo el tiempo del mundo para hacerlo con tranquilidad- Didier comentaba con Sylvie la situación, aún en la planta baja, frente a la ventana del vestíbulo que daba a la escalera de incendios exterior, bastante vieja y comida por el óxido -El tipo de tío que engañaría a una niña. Siendo como es ¿no crees que le gustaría tener un juguete prohibido esperándole en casa?-

Las palabras del detective podían sonar demasiado calmadas y despreocupadas para tratarse de un tema tan delicado como ese, pero entre personas que vivían a diario ese tipo de situaciones -como ellos- era el tono al que terminabas acostumbrándote. Sylvie no se extrañaría ni escandalizaría. Ese trabajo te curtía.
Asomándose por la ventana, divisó a dos agentes en la calle, justo en el descenso de la escalera de incendios. Éstos, por el pinganillo, les comunicaron que estaban en posición hasta nueva orden, atentos por si el sospechoso pretendía pirarse por detrás.

-De todas formas, ya se lo preguntaremos cuando le empotremos la cara contra el suelo- lo último lo dijo arqueando mucho ambas cejas, en una mueca graciosa, mientras le indicaba con la cabeza que empezaran a subir por las escaleras. -Cuarto D-

Mentiría si dijera que no estaba nervioso. A cada escalón que subía de esa empinada escalera, al lado de Sylvie, el corazón le palpitaba un poco más deprisa. Hicieras los arrestos, las operaciones o las redadas que hicieras, siempre volvías a sentir ese cosquilleo en el estómago. Siempre te sentías como en tu primera vez.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sylvie Francés
Humano
Humano
avatar

Localización : Besando ranas ~
Mensajes : 86

MensajeTema: Re: De cacería.   Lun Mar 01, 2010 5:37 am

Asintió con la cabeza ante su explicación. Pero eso no zanjaba el otro tema. ¿En qué coño pensaban sus padres en dejarla en casa de un cualquiera? eso hizo que Syl se pusiera de malas pulgas, para variar. Y solo en pensar lo que le había hecho a la chica asesinada hacía que sintiera repulsión hacia él. Realmente, eran cosas que ocurrian todos los dias, sin embargo, una cosa no quitaba la otra.

-Visto lo visto, sí -respondió mientras seguían subiendo las escaleras.

Syl sintió esa familiar sensación en el cuerpo de antes de entrar en acción. No es que tuviera mierdo, al contrario, una sensación que si te acostumbrabas, acababa siendo incluso agradable. La adrenalina. Cabeceó una vez ante el comentario de estamparle la cabeza contra el suelo. Oh, claro que se la iban a estampar.
Comenzó a subir las escaleras al lado de Didier, como ya empezaba a ser algo habitual. Finalmente llegaron al Cuarto D, colocándose cada uno a un lado de la puerta.

Ambos se miraron, Syl se preparó la escopeta (qué estilazo).

-A patear culos.

Y a continuación, abrió la puerta de una patada (siempre he querido hacer eso xD). Sería pequeña, pero os soprendería saber la cantidad de fuerza que tiene para su tamaño. Entaron dentro, la joven apuntando con la escopeta esperando que alguien se moviese -o no-. A simple vista, no parecía haber nadie en la entrada. Dio unos pasos al frente, precavidamente, examinando el lugar y buscando al mismo tiempo.

-Lobito lobito ¿temes al cazador? -preguntó mientras sostenía en alto la escopeta, alerta en todo momento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Didier Chicot
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 120

MensajeTema: Re: De cacería.   Lun Mar 01, 2010 6:36 am

A un lado de la puerta del Cuarto D, cerrada a cal y canto frente a ellos, miró a Sylvie preparada para entrar como una apisonadora. Jamás lo admitiría, pero ver a una mujer amartillar una escopeta podía ser de las cosas más sexis del mundo.

-Atención, vamos a entrar. Preparados abajo- alertó en voz baja por el walkie sujeto al lado de su hombro derecho, a la vez que desenfundaba su pistola reglamentaria y la sujetaba firmemente con ambas manos.

Ambos asintieron, y la pequeña furia reventó la puerta de una patada. Desde luego, sabía demostrar lo que valía cuando quería.

-¡Policía de Bucarest!-
gritó nada más ceder la cerradura y abrirse la entrada de un portazo. Su rumano con acento francés quedaba algo extraño para anunciar a la policía, pero era lo que había.

Sylvie abrió la vanguardia, entrando con el cañón apuntando al frente, y Didier la siguió. En la dirección que la chica miraba y apuntaba, él se encargaba de cubrir el flanco contrario, consiguiendo asegurar el comedor -la primera habitación frente a ellos-.
Frunció el ceño, y avanzó despacio con la pistola en posición de asalto. Podía estar en una de las 2 habitaciones, o en el cuarto de baño, o en la cocina. Sus ojos rodaron rápidamente rebuscando en los rincones algun indicio que les guiaran, pero no sacó nada en claro: solo ropa de mujer y hombre, sucia, esparcida por el suelo, las sillas y el sofa; cajas de comida para llevar medio llenas aquí y allá; botellas de alcohol vacías tumbadas en el suelo...

Y entonces, por el rabillo del ojo, distinguió una sombra escondida en el pasillo contiguo a las habitaciones. En el ángulo que estaba, quedaba justo en el costado de Sylvie, dejándola desprotegida.
Rápidamente, Didier apuntó en la dirección, gritando para avisarle de que no hiciera una tontería tanto para alertar a su compañera.

-¡Quieto! ¡No te muevas!-

-¡Atrás! ¡Atrás o me cargo a esta zorra!- el asesino, sujetando como escudo humano a la chiquilla de quince años que solo vestía un camisón desgastado, les apuntaba con una cara de desesperación que podía intimidar hasta al más valiente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sylvie Francés
Humano
Humano
avatar

Localización : Besando ranas ~
Mensajes : 86

MensajeTema: Re: De cacería.   Lun Mar 01, 2010 1:27 pm

A simple vista, no había nadie en la parte frontal de la habitación, lo que ciertamente, les dificultaba el trabajo, ya que no se encontraban en "casa". La limpieza de la casa le sorprendió, aunque, ¿Qué se iba a esperar de un violador-torturador-sodomizador en compañía de una cría de quince años? aquello era una pocilga. De hecho, no le sorprendió ver moscas revolotear sobre trozos de pizza que debían llevar allí por lo menos semanas.

Abriendo ella paso, cubriendo delante y Didi detrás, comenzaron a avanzar, abriendo con la punta de la escopeta las puertas entrecerradas y terminando de abrirlas con el pie, y continuar tras comprobar que no había nada -exceptuando mierda-.

-¿Lobito? más bien diría cerdaco... -masculló haciendo una mueca.

Finalmente, el asesino se dio a conocer, y tan rápido como Didier la alarmó apuntó a la dirección, para encontrarse con el tal Petrescu, con cara de desquiciado mientras sujetaba a una asustada adolescente, en camisón, y el pelo alborotado. Syl entrecerró los ojos. Mentiría si dijese que no estaba en cierto modo nerviosa -o bastante- ya que ese tipo no solo tenía las pintas de tener agallas para dispararles a ambos ahí mismo, sino para a su vez, cargarse a la cría.

-Petrescu... -dijo de modo apaciguador, tras un largo silencio. ¿Cuánto tiempo sería capaz de mantenerlo? ese no era su estilo -¿Alguna vez has visto películas policíacas? de esas en las que el asesino coje un rehén y amenaza a los policías -comentó, observando como el rostro del hombre se tornaba incierta, en cierto modo desconcertado. ¿Dé que coño está hablando esta tipa? se estaría preguntando. -¿Sabes que es lo que ocurre al final? -el hombre seguía sin contestar, visiblemente nervioso, aunque con el ceño fruncido y con la pistola todavía en alto. -Siempre hay dos opciones; o entregarte y enfrentarte a la condena, o matar al rehén y doblar la condena.

Realmente, había conseguido desconcertar al hombre, a quien le temblaba el brazo mientras seguía apuntandoles, sin decir palabra.

-¿Qué elegiras tú?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Didier Chicot
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 120

MensajeTema: Re: De cacería.   Lun Mar 01, 2010 6:11 pm

Didier apuntaba a la cabeza del rumano, o al menos, eso intentaba. Mientras Sylvie comenzaba a intencambiar frases con Petrescu -que claramente comenzaban a hacerle dudar y ponerlo aún más nervioso si cabía-, el detective intentaba fijar la mira de su arma en la cara de él. Era muy difícil: Drago Petrescu se movía inquieto, de derecha a izquierda sobre sus pies, inclinándose en todas direcctiones; movía también a la cría frente a él, colocándola a un lado o a otro, pero siempre delante de si mismo.

-¡¿Qué que elegiría yo, puta?!- Drago estalló psicológicamente después de analizar las palabras que Syl le había dedicado. Gritó tanto, que la chica que servía de escudo humano -que hasta entonces lloriqueaba mudamente- se asustó y lloró a pleno pulmón, llamando a sus padres en rumano. -¿Crees que voy a entregarme? ¡¡¿Crees que soy estúpido?!! Me habeis tendido una trampa, colocado un crimen que no he cometido. ¡¡¿Crees que se haría justicia si yo ME ENTREGARA por algo que no hice??!!-

Chicot apretó la mandíbula y siguió intentando tener un ángulo limpio para tener la posibilidad de abatir al desgraciado si la cosa se complicaba, pero le era imposible. Demasiados factores, como lo estrecho del pasillo y la hiperactividad del criminal, negaban el tiro limpio y aumentaban opciones para que la niña recibiera el disparo.
Didier miró de reojo a Sylvie, y le hizo una mueca con el rostro imperceptible para su enemigo, para que continuara con la palabrería. Ella no era el ejemplo de paciencia y negociación, pero hasta el momento ese día lo estaba haciendo bien... ¿Seguiría así?

-Porque creeis que lo sabeis todo. Creeis que el cogerme sería pan comido, entrar y llevarme como la mierda que soy... bloqueando las salidas, y esperar a que caiga por mi peso. ¿Verdad?- dejó de apuntar a la chica para apuntarse el mismo a la sien. -Estais muy equivocados. Os vais a quedar sin putita y sin asesino, polis, asi que no me toqueis los huevos-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sylvie Francés
Humano
Humano
avatar

Localización : Besando ranas ~
Mensajes : 86

MensajeTema: Re: De cacería.   Lun Mar 01, 2010 6:52 pm

Sylvie entrecerró los ojos. ¿La había llamado puta? ¿puta? ¿a ella? ¿pero será hijo de la gradísima...? en ese momento la idea de dejarse de cuidados y empuñar la escopeta como un bate de beisbol se le antojó la idea más seductora -o en su defecto, metersela por ahí- , y Didier que estaba a su lado, no lo habría pasado por alto.
Pero el rostro de la cría le hizo contenerse.

"Voy a meterte un periquito por el culo, cabrón" pensó.

En ese momento cogió la pistola y se la puso a si mismo en la sien. No pudo evitar enarcar una ceja. ¿Y cómo pretendía hacerlo? ¿disparandose así mismo primero, y después a la chica?

-No se si lo que dices es cierto -tras el discursito, Syl fingió que reflexionaba sobre sus palabras. A ellos no les habían dejado el caso para las investigaciones, ya lo habían hecho otros, y estas habían dado que era culpable. Por lo que ella no tenía nada más que objetar. Pero claro, no se puede jugar limpio con lo que juegan sucio. -Pero si sueltas a la chica -la señaló con la cabeza, sin bajar la escopeta -Todavía podriamos considerar el llamar a un abogado para tí. Pero si no lo haces -dijo arrastrando las palabras -Perderás el derecho a todo.

Vale, eso no era totalmente cierto. Realmente, al ser declarado culpable ya no tenía derecho alguno a un abogado, pero eso ya eran temas mas profundos de la ley, cosa de lo que no todos estaban enterados. Si creía que aún tenía posibilidad de librarse, eso facilitaría las cosas. Y así fue, o eso decía su rostro, que volvía a fruncir el ceño, pero sin bajar la pistola que seguía apuntando a su sien.

Dulce María, pensó Syl. ¡Qué hombre más...irritante!. Contrólate, contrólate, contrólate, se decía a si misma. Lo suyo eran las investigaciones, no estas cosas. No porque se le dieran mal, sino porque, como seguramente ya os habéis dado cuenta, no tenía paciencia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Didier Chicot
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 120

MensajeTema: Re: De cacería.   Lun Mar 01, 2010 7:40 pm

Petrescu perdió la mirada, embuído dentro de sus propios pensamientos. Se quedó congelado en el sitio, pensativo, seguramente recapacitando las opciones que tenía de salir allí con vida y pensando que había de cierto en las palabras de Sylvie.
Aunque por un momento el asesino dió la sensación de que mentalmente se ausentó de aquel escenario, no dejó de aferrar a su rehén en ninguna ocasión, al igual que no hizo descender su mano de la pistola y dedo del gatillo, colocada el arma todavía contra su sien.

El llanto de la pobre criatura, muro entre tantas armas de fuego y la que saldría más perjudicada si se disparaban, era lastimero y desgarrado. Didier la miró a la cara por unos segundos, revolviendosele el estómago el contemplar un rostro todavía aniñado, redondo, lleno de mugre, lágrimas y mocos. LO que había tenido que sufrir la cría, lo que sufría ahora... y si salía con vida, lo que le quedaba por sufrir toda la vida.

-Si no eres un asesino, Drago, demuéstranoslo.- terminó por decir el detective que hasta ese momento había guardado silencio -El coger a la chica solo ha empeorado las cosas. Has creado tu propia ruina... ¿de verdad tienes el valor de morir aquí? ¿que crees que pasara si realmente sales de vivo de esta?-

La suma de lo que Syl le había dicho, más lo que el detective aportó, dejaron al rumano totalmente descolocado.

-Déjala ir. Será lo mejor-

Petrescu la soltó de la presa despacio, dejando que la niña cayera de rodillas en su agonía al suelo, haciéndose una bola y llorando a lágrima suelta. Él no dejó de apuntarse él mismo a la cabeza, mirándoles con ojos vidriosos sin saber que hacer.

-...¡Cuidado!-

Al instante, el psicopata giró su pistola hacia ellos y disparó, en concreto a la detective que era la que tenía en frente. Didier reaccionó avalanzándose sobre sobre ella y empujándola, recibiendo el tiro y cayendo hacia atrás redondo, al suelo.
En el desconcierto Petrescu corrió hacia el final del pasillo, escurriéndose por la ventana hacia la escalera de incendios. Viendo que abajo policías le esperaban, no tuvo otra escapatoria que, desesperado, comenzar a subir hacia la azotea.

Chicot respiró entrecordamente tendido bocarriba. El disparo a bocajarro había impactado en su pecho, en el chaleco. EL golpe seco le dejó indispuesto durante un momento con un dolor tremendo.
-Vamos, ve a por él- le instó a su compañera.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sylvie Francés
Humano
Humano
avatar

Localización : Besando ranas ~
Mensajes : 86

MensajeTema: Re: De cacería.   Lun Mar 01, 2010 8:44 pm

Sylvie fue literalmente lanzada contra la pared, pero no tardó en darse cuenta de lo que había pasado. Petrescu había disparado tras soltar a la cría y Didier había recibido el balazo por ella. Sintió un escalofrió y se volvió rápidamente hacia él, pero recordó que llevaban el chaleco antibalas puesto, por lo que realmente no había sido nada grave, y se sintió aliviada, soltando el aire. La joven asintió y se incorporó de nuevo, dirigiendose a la puerta de la casa, mientras le gritaba;

Merci por ahorrármelo! -cuando salió había perdido de vista a Petrescu, pero sus fuertes pisadas le informaron de que iba escaleras arriba, hacia la azotea, supuso. Syl cogió el walkie -Se dirige a la azotea, ha soltado a la niña.

"Recibido"

Subió corriendo las escaleras, escuchando como los pasos de este continuában subiendo y subiendo. Había doce pisos, por lo que tardaron lo suyo en llegar a la parte de arriba. Finalmente se encontró con la puerta de la azotea abierta, y la respiración agitada del hombre en alguna parte de esta. Sylvie no estaba agotada, ya que estaba más que acostumbrada al asunto. Antes de entrar por la puerta de la azotea, la cual estaba entornada, abrió una de las pequeñas cajitas que llevaba en el cinturón, y abriendo la carga de la escopeta, cambió esas balas por otras. Cargó la escopeta y entró en la azotea, apuntando de nuevo con ella.

Petrescu estaba en la mitad, apuntándola a su vez con la pistola.

-¿Vas a matarme? entonces no habría servido de nada que vinieseis aquí y os tomarais tantas molestias. Qué caballeroso por parte de tu amigo recibir la bala por tí, aunque no se si ha hecho bien en hacerlo. -la pistola seguía en alto, y Sylvie entrecerró los ojos. ¿Qué coño le había pasado? hacía unos segundos había soltado a la cría, tal vez, para el tema del abogado e incluso para no doblar la condena, ¿y ahora seguía en el mismo plan?

Ciertamente, habían recibido órdenes de traerlo vivo, por lo que, obviamente, no, no podría cargárselo. Aunque eso no era lo que pensaba hacer. Esbozó una media sonrisa, aunque sus ojos eran fríos y todo el rastro de humor habían desaparecido de ellos -¿Vas a tirarte? no encuentro otro motivo por el qué hayas subido aquí arriba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Didier Chicot
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 120

MensajeTema: Re: De cacería.   Lun Mar 01, 2010 9:29 pm

Didier agitó su mano enérgicamente para que se fuera sin más dilación.
-Para eso estamos- respondió en voz baja -por falta de aire en sus pulmones- al merci de ella.

En un instante, Sylvie había desaparecido corriendo y el apartamento se quedó en silencio. Él boqueó recuperando aliento y cerrando los ojos, dando gracias a Dios por no guiar la bala de Petrescu a su cabeza y permitir que siguiera vivo un día más. Apoyó los codos contra el suelo, y poco a poco, se impulsó hasta quedar sentado sobre la guarra moqueta.
Suspiró, alargando la mano para alcanzar la pistola que se le cayó de las manos en la acción, y sacudió la cabeza reincorporándose con ayuda de una silla cercana.
-Asistencia al piso de Petrescu, la chica esta bien, ocupaos de ella- una vez más, dió indicaciones por el comunicador, mirando a la pobre diabla en forma de rollito sobre la moqueta.

Reanudó el paso, con unas primeras zancadas un poco zigzagueantes, para coger ritmo poco despues. Raudo siguió la estela de la persecución escaleras arriba, donde el asesino no tenía escapatoria y, debido a eso, más peligroso era. Si habían antes liado con una situación dificil con rehenes, ahora se les complicaba bastante.
Saltó los escalones de dos en dos, y ya a punto de alcanzar la meta, pudo escuchar la familiar voz de su compañera y del desgraciado que le disparó.

-Si, va a tirarse. Porque eso le dolerá menos que lo que pienso hacer con él.- apareció tras Sylvie con su arma en alto y cara de pocos amigos. Ahora, nada impedía que la mira la tuviera fijada en el corazón del bastardo. -¿Verdad Drago? ¿Nos haras ese favor?-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sylvie Francés
Humano
Humano
avatar

Localización : Besando ranas ~
Mensajes : 86

MensajeTema: Re: De cacería.   Lun Mar 01, 2010 10:04 pm

No tardó en escuchar la voz Didier detrás de ella, y esbozó una media sonrisa. Si que era rápido. No hacía más de unos segundos que estaba en el suelo y con problemas para hablar con normalidad por el dolor y ya estaba apuntándole con la pistola. Miró a Petrescu de nuevo. Este ahora se sentía desprotegido, debido a que no tenía a la niña para hacer de rehén, por lo que no tenía nada con lo que hacer de escudo. Pero no bajó el arma.
¿Sería cabezota? ¿Qué más le daba si ya no podía hacer nada más? ¿sería por orgullo? ¿o tal vez actuase de esa manera solo por miedo, por alargar más su libertad?

La joven ya se había cansado de ser la poli buena, tratando de persuadirle para conseguir sus propósitos y que bajara, y realmente, no lo había conseguido del todo. ¿Veis por qué prefiere utilizar la táctica del poli malo? siempre acababan escuchando. Entrecerró los ojos. Ya está, se había hartado. ¿Quería jugar? ¡A la mierda los juegos!

-Mira, comemierda -escupió ya cansada -Somos dos contra uno. Tenemos chalecos antibalas, una pistola y una escopeta con una mujer que no dudará en reventarte los cojones para hacer mermelada con ellos como no bajes ahora mismo y...

-¿Te crees que me...? -pero Sylvie ya había apretado el gatillo de la escopeta apuntando al suelo, haciendo que este saltase hacia atrás asustado tras soltar un patético chillido. Había dejado caer la pistola, por lo que ya no tenía ningún arma entre manos.

-...¡ABAJO HE DICHO! -bramó.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Didier Chicot
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 120

MensajeTema: Re: De cacería.   Lun Mar 01, 2010 10:47 pm

El trueno que soltó la escopeta de Sylvie retumbó en aquella posición elevada. El eco siguió un poco más, oyéndose incluso en calles algo más alejadas al edificio. Se veía que la detective había perdido la paciencia, y no era la única.
Aquel delicuente se estaba pasando de la raya. Lo que les había hecho no hubiera sido pasado por alto a otros policias, que lo hubieran abatido al menor indicio de peligro junto a la muchacha que cobardemente utilizó como escudo. Tenia mucha suerte de que los franceses fueran los asignados al caso... Aunque ahora, observando a Syl, nadie sabría decidir si había sido mejor opción.

Ahora, desarmado, se tapaba la cara con ambas manos medio encorvado. Sus piernas temblaban haciéndole parecer un flan, y las palabras de suplica se agolparon en su boca haciendo que ningun sonido coherente les llegara a los detectives.

Didier, todavía con el arma en alto, comenzó a andar hacia él. Con el ceño fruncido, contemplaba al patético animal -porque no tenía otra forma de referirse a él- de aspecto lastimero y asqueroso. Incluso el hedor que desprendía les revelaba que se había orinado los pantalones con la última acción de su compañera.

Frente a él, el detective sintió hervírsele la sangre. El levantaba las manos y allí quedaba todo. Lo arrestaban, se lo llevaban y el proceso se encargaría de él. ¿Acaso él había dejado que su víctima levantara las manos y permitirle rendirse?
Lanzó un puñetazo bajo a la boca del estómago del Petrescu que lo inclinó, seguida de una patada en la rodilla que lo hizo arrodillar y un borche final consistente en un golpe con la culata de la pistola en la cara. Con gusto lo ejecutaría en esa azotea, pero ese no era su deber. Así funcionaban las cosas.

Guardó su arma en la funda de la cadera y giró la cabeza hacia Syl, guiñándole un ojo. Todo había acabado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sylvie Francés
Humano
Humano
avatar

Localización : Besando ranas ~
Mensajes : 86

MensajeTema: Re: De cacería.   Lun Mar 01, 2010 11:23 pm

Y así acabó todo. Ni inocente ni mierdas. ¿Entendeis por qué para ser policía no se puede ser un pedazo de pan? si eras un pedazo de pan, te comían vivo. Aquí o comías o te comían. O en su defecto, comer juntos, como solían hacer Didier y Sylvie. No detuvo a su compañero cuando le dio aquellos regalitos, ya que bien se lo merecía. Syl sonrió ante su giño, divertida. Se acercó al hombre y sacó las esposas, ajustándoselas detrás de la espalda.

-Levanta, no me hagas repetírtelo dos veces -este se levantó con dificultad, y la joven arrugó la nariz. ¿Se había meado? soltó una carcajada -Bebé -negó con la cabeza y le empujó para que siguiera adelante, agarrándole de la camiseta por detrás pero guardando una buena distancia entre él y ella. Realmente apestaba. Lo de que daría por tener una porra ahora mismo.

¿Por qué solo los policías podían llevar porra? lo que se divertiría Syl con una porra en su poder... ya sabía lo que quería por su cumpleaños. Una porra con su nombre grabado en ella. Oh, cielos...

-Cuanto me gustaría una porra por mi cumpleaños... -dejó caer mirando de reojo a Didier con una sonrisa, dejandolo caer, obviamente, bromeando. Bueno, no del todo. -...ya puedo ir a ahorrando. Así que -dijo dándole un tirón a Petrescu -Más te vale cuando salgas de la cárcel no volver a meterte en problemas, o serás el primero en probarla.
No tardaron en bajar de la azotea, y un montón de policías se acercaron. Syl soltó al hombre, y se apartó del bullicio, viendo como lo metían en el coche y se lo llevaban derechito a la comisaría.
Syl puso los brazos en jarras y hechò la cabeza hacia atrás, soltando un sonoro suspiro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Didier Chicot
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 120

MensajeTema: Re: De cacería.   Mar Mar 02, 2010 2:37 am

Didier oprimió la palma de la mano contra su pecho, por encima del chaleco antibalas, para comprobar que la punzada de dolor aún seguía allí. Dolía, eso no se podía negar. No como duele un agujero con bala incluida alojada dentro del cuerpo, pero si como si el campeón de los pesos pesados te acabara de lanzar un directo. De sus labios, un mudo auch se escapa, mientras por su cabeza se cruza la idea de que bajo el chaleco y la camisa tendría un bonito moratón que le dolería durante días. Pero a fin de cuentas, era mejor eso que volver a casa metido en una bolsa.

A su lado, Sylvie le colocaba las esposas a aquel bastardo, que balbuceaba atolondrado por el combo de golpes recibidos. Negó con la cabeza en forma de pesar y sonrió cuando la detective se rió por el meado que Petrescu acababa de soltar, y se volteó para caminar junto a ellos hacia las escaleras.
-A veces me asustas, Post-it- dijo en tono de broma, ante el comentario de la porra -Pero ya me diste la idea para tu cumpleaños-
Llevaban poco trabajando juntos, pero ya la consideraba una compañera de fiar. Le gustaba como trabajaba aquella chica, cuyo aspecto engañaba pero tenía agallas de sobra para cumplir con lo que tenía que hacer... Aún así, todavía no se había quitado de la cabeza la idea de que podía ser de asuntos internos.

Cuando llegaron abajo, algunos agentes se les acercaron para hacerse cargo del criminal. Syl se los dejó a cargo, y junto a Didier se apartaron un poco de movimiento de idas y venidas que se efectuaban: polis aquí y allí cordinándose para restablecer el caos, flashes de periodistas que habían llegado a la escena y eran duramente contenidos tras la cinta de precinto, una ambulancia que se ocupaba de la pobre cría.
-Necesito una copa- bufó apoyándose contra el capó de su coche patrulla, apartando a un ATS que se le acercó para combrobar que el disparo que recibió no le había causado daños -estoy bien chico, déjame le dijo- y mirándola a ella, que no hacía nada para ocultar su hastío.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sylvie Francés
Humano
Humano
avatar

Localización : Besando ranas ~
Mensajes : 86

MensajeTema: Re: De cacería.   Mar Mar 02, 2010 4:22 am

-Y yo un descanso -suspiró. -Venga, tira al coche. Conduzco yo -en un abrir y cerrar de ojos, Syl le había mangado las llaves del cinturón y ya se encontraba abriendo la puerta del conductor y sentandose en el interior, sin darle tiempo a responder siquiera. Hizo encajar las llaves en el contacto y las giró, arrancando el coche.
Cuando Didier hubo entrado, y cerró la puerta, hecharon a andar.

-¿Sabes? hechaba de menos conducir. Desde que aquella grua aplastó mi coche... -negó con la cabeza, dejando lo que seguía al aire -Y el anterior que tuve. Bueno, ese fue un tractor. -chasqueó la lengua -ese me gustaba de verdad, fue una lástima. Y todavía recuerdo el primero que tuve. Ese pequeño seat... acabó sepultado por el cemento. Aunque mi favorito fue un toyota. Sí, ese toyota rojo... -y así continuó enumerando todas las desgracias sucedidas ha sus respectivos coches hasta el día de hoy. Una vez aparcaron, Syl le dedicó a Didier una sonrisa radiante.

-No te sorprendas si después de haberlo tocado le cae un piano encima -sacó las llaves del contacto y se las dejó en la mano frescamente, tras darle unas palmaditas en el hombro. Salió del coche y cerró la puerta. Había conducido hasta la "Calle de los Bares", como lo llamaba la gente informalmente. ¿Por qué? porque todo eran bares. Obvio, ¿eh? -A ver a ver a ver. ¿Dónde pondremos el huevo? -tarareó buscando alguno que tuviera buena pinta. Y así vio uno que no tenía mal ver, con barra y pequeñas mesas de madera donde podías sentarte en diferentes zonas de ese. Ah, por una vez, Syl no quería barra.

-Hoy a las mesas. ¿Te parece? sí, ¿verdad? ya lo sabía yo -y le arrastró dentro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Didier Chicot
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 120

MensajeTema: Re: De cacería.   Mar Mar 02, 2010 4:25 pm

Didier arqueó ambas cejas al darse cuenta de lo que pasaba. El pequeño tornado se había tomado al pie de la letra la necesidad del detective, y antes de que se diera cuenta, ya le había birlado las llaves y se había metido dentro del coche.
-Oye...y el informe?- preguntó tontamente al aire, siendo ya el único de los dos fuera del vehículo. Suspiró y negó con la cabeza, tomando asiento en el sitio del copiloto.

No tardó Sylvie en arrancar y salir de allí, eufórica como nunca. Comenzó a divagar sobre los coches que había tenido, explicando en algunos de ellos los extraños -más que extraños- siniestros que tuvo con ellos. Al principio Didier la miró de soslayo, con un mohín raro en la cara sin decir nada, pensando que a su compañera realmente le faltaba un tornillo.
-Estoy seguro de que tenías que pagar una pasta en tu seguro...- dijo sonriendo, mientras bajaba la ventanilla y se encendía un cigarro. -¿... De verdad tuviste un tractor?-

Llegando a la "calle de los bares", Syl le entregó las llaves y salió del coche. Él suspiró y se guardó el llavero, siguiéndola.
-Oye, ¿seguro que no quieres tomarte una tila?- perguntó a su risueña compañera, que buscaba con la mirada un bar donde posar sus traseros. -Si ese me parece bien- aunque ya daba igual lo que él dijera, porque como tenía de costumbre la francesa, le tomó por la manga de la chaqueta para arrastrarle.

A Didier le encantaba esa chica. Hacía solo unos minutos estaban jugándose la vida, y ahora actuaba como si nada hubiera pasado. Eso era difícil de hacer, y muy pocos polis sabían quitarse de la cabeza la mierda que veían a diario -entre ellos él, que todavía tenía grabada en su cabeza la cara de Petrescu y el fétido olor de su orina-. -A las mesas, se dijo-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sylvie Francés
Humano
Humano
avatar

Localización : Besando ranas ~
Mensajes : 86

MensajeTema: Re: De cacería.   Mar Mar 02, 2010 6:09 pm

Y así entraron dentro del local, sentándose en una mesa que había en la esquina más alejada, escogida, obviamente, por Syl. La joven se preguntó por qué habían llamado tanto la atención cuando entraron en el Bar, ya que muchos habían enarcado las cejas, e incluso dado la vuelta para mirarse.
Fué entonces cuando se percató de que aún no se habían quitado los chalecos antibalas. Soltó una carcajada.

-Es la nueva moda -les dijo a los curiosos -¿No teneis uno? desfasados -negó con la cabeza bromenado, mientras se recostaba en el pequeño sofá en frente de la baja mesa, aunque se quitó el chaleco, el cual resultaba ciertamente incómodo. Suspiró relajada. Era un sofá cómodo. Se quitó los zapatos y los dejó debajo de la mesa, subiendo los pies al sofá, encajándose en este con un rostro de comodidad que parecía incluso cómico -aah... por eso necesitaba las mesas -y antes de que se hiciera ningún comentario. No. No le olían los pies.

El camarero se acercó para tomarles nota, y enarcó una ceja al ver la posición de Sylvie, sin zapatos sobre el sillón.

-Señorita...

-...Un zumo de naranja, gracias -le dedicó una mirada tan amable que incluso hasta podía parecer amenazadora, y este lo anotó y pasó directamente a Didier, algo contrariado y a la vez sorprendido. Y es que sí. ¿A quién se le ocurría? solo a Sylvie. Y lo peor es que no parecía tener ni pizca de verguenza. Al contrario, se la veía en las nubes, como si todo lo que acababan de hacer no lo hubieran hecho nunca y vinieran de jugar una partida de pócker la cual había ganado.
Si cuando decían que era rara, era por algo...

-¿Señor?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Didier Chicot
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 120

MensajeTema: Re: De cacería.   Mar Mar 02, 2010 11:00 pm

Nada más entrar, los cuchicheos y las miradas se tornaron en ellos como objetivos. Casi se notó un par de segundos de silencio en el bar, dando la sensación de que incluso el hilo musical que sonaba se paró con la entrada de ellos dos. Era normal, casi nunca nadie se encontraba con clientes que llegaban embutidos en sendos chalecos antibalas de la policía, el arma colgando de la cadera junto a las esposas. Incluso más de uno se puso nervioso mirando a todos lados sin saber que hacer -algo habrían hecho-.
Sylvie soltó un comentario gracioso, pero Didier se limitó a pasar con la vista al frente sin añadir palabra alguna. El cansancio mental podía con él, y le importaba bien poco que les siguieran con la mirada como si fueran monos de feria.

Ella, extrovertida y en su salsa, se "acomodó" como si del salón de su casa se tratara en el sofá. Él solo se dejó caer sobre el sofá pesadamente, suspirando, llevándose ambas manos a la cara para frotársela. Negó con la cabeza ante las maneras de su compañera, conteniendo la sonrisa. A esas cosas ya se había acostumbrado, pero seguía fingiendo que le sorprendían.

-Wisky doble, con hielo- le dijo al camarero para que éste se fuera a servirle los pedidos.

Movió su cabeza hacia ambos lados, haciéndose crujir el cuello, y apretándose el pecho para sentir como todavía la molestia del balazo persistía.
-Tú deberías de haberte llevado este trastazo, Post-it. Me debes una-

No se lo echaba en cara, para nada, solo le gustaba picarla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sylvie Francés
Humano
Humano
avatar

Localización : Besando ranas ~
Mensajes : 86

MensajeTema: Re: De cacería.   Miér Mar 03, 2010 1:00 am

Sylvie hizo una mueca y negó con la cabeza.

-A mi la bala me hubiera rebotado. Soy superwoman, ¿recuerdas? -la joven extendió los brazos hacia arriba y se estiró como un gato. Aaah, necesitaba un descanso. -Además -añadió -¿Qué harías tú si llegase a pasarme algo? no podrías vivir con ese sufrimiento -bromeó dándose más importancia de la que en verdad tenía. En ese momento se percató de que tenían menú en la mesa, y se lanzó a por él, ojeando todo lo que había. Eran las dos, y el almuerzo solía ser sobre las doce. -Un buen bocado después de trabajar es la mejor opción. El trabajo me abre el apetetio. ¿A tí no? -las chuletas de cordero no pasaron desaparecidas a ojos de la detective, quien puso cara de "Ohdiosmío".

En ese momento otro de los camareros trajo las bebibas.

-¿El zumo de naranja? -preguntó.

-Aquí -se señaló.

-Entonces el wiskey... -dijo tendiendoselo a Didier.

-...no, aquí también -interrumpió Sylvie señalandose con el dedo de nuevo. El camarero enarcó una ceja pero no dijo nada, simplemente se lo tendió también. La joven le dió un sorbo, saboreándolo. Ya que no solía beber mucho debido a su poca tolerancia, siempre solía pillar de los vasos de sus compañeros. Como una abeja, de flor en flor, de wiskey en wiskey... entonces si se lo tendió, como si fuera lo más normal del mundo. -Ah, y una de chuletas de cordero. Ni muy hechas ni poco hechas. Bueno, no, mejor -dijo pensativa -Unas muy hechas, otras poco hechas y otras normales. Ya sabe, para que haya variedad.
El camarero la miró frunciendo el ceño. "Qué mujer más complicada", estaría pensando. ¿Quién pedía de cada? Syl se volvió hacia Didier, señalándole la carta.

-¿Tú quieres algo?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Didier Chicot
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 120

MensajeTema: Re: De cacería.   Miér Mar 03, 2010 2:09 am

-Superwoman, ya- mientras ella se estiraba, Didier, a su lado, se preparó. -De acero cuando esta de servicio y de merengue cuando libra- con solo el dedo índice pinchó el costado de la francesa para que a ésta le asaltaran las cosquillas, totalmente desprotegida ante su ataque.

La otra broma, en cambio, no la recibió con la misma alegria. El tan solo insinuar que haría si la perdiera, le hizo retornar a días pasados. Phillipe, siempre Phillipe. A él lo había perdido, y a duras penas seguía hoy con su vida. Sylvie lo decía solo por hacer un chiste, pero a él le sentó como si una vara al rojo vivo se le incrustara en el estómago.
De todas formas, no lo exteriorizó, no del todo. La empujó por el hombro tumbándola del todo sobre el sofá.
-Anda calla, o te pegaré el tiro que me debes.- le dijo mirándola de reojo, imitando la cara de vergüenza ajena. -Como oyen, y si no para, se lo pegare delante de ustedes- ésto último se lo dedicó a un par de tipos trajeados que bebían cerca de ellos, en el sofá contigo, y que parecían mas interesados en lo que los detectives hablaban que en su propia conversación.

-No, no tengo hambre- contestó a la pequeña trituradora que tenía a su lado, que pretendía deborar a un cordero entero por como miraba los chuletas de la carta.

El numerito del alcohol era típico. Ante la mirada atónita del camarero Didier se remitió a encojerse de hombros en señal de "lo siento, no tengo culpa de que ella sea así".
Así, cuando terminó de degustar el wisky, Sylvie se lo pasó a su verdadero dueño. Dió un largo trago, tan ansiado, que vació una cuarta parte del vaso. Chasqueando la lengua en señal de aprobación.

Miró el color dorado del líquido en la copa de su mano, recreándose en él, disfrutando del momento... de fondo, totalmente ausente a sus sentidos, creía oír la cháchara de Sylvie haciendo el pedido de comida, dejando la cabeza del camarero más zumbada que nunca.

-No, ya te dije que no tengo hambre-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: De cacería.   

Volver arriba Ir abajo
 
De cacería.
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Cacería noctífaga.
» [Persecucion] Inicia la cacería. Siguiéndole la pista a Auron
» [Cacería] ¿Un descanso? Reptil contra Equino
» [Devil Bats] La Cacería - RUN
» (Bosque espeso - Tierras Blackstone) 8 meses antes - Partida de Cacería Tía - Sobrino (Melany y Kenneth)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Wolves in Bucarest :: Off-Rol :: Recuerdos del pasado... :: Bucarest :: Calea Victorei-
Cambiar a: