¿Creias que las leyendas no eran ciertas?
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
¡Estamos de reformas!



Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Navegación

Staff










En construcción...

Últimos temas
» Top Secret
Mar Ene 25, 2011 5:55 am por Coral N Linox

»  CONFIRMACION DE ASISTENCIA
Mar Ene 25, 2011 5:28 am por Coral N Linox

» Dragons Blood (Normal)
Sáb Sep 11, 2010 11:34 pm por Lilith Beatus

» Registro de raza
Vie Sep 10, 2010 4:01 pm por Admin

» Puestos de trabajo
Vie Sep 10, 2010 3:48 pm por Admin

» Guerra de las Tinieblas.
Jue Sep 02, 2010 11:38 pm por Jacqueline Roux

» Truce of blood
Vie Ago 27, 2010 8:51 pm por Jacqueline Roux

» Afiliación normal: Bvlgaria
Vie Ago 27, 2010 8:44 pm por Jacqueline Roux

» Veo como el muro se derrumba poco a poco ¿Crees que eso esta bien?{Kiefer}(+18)
Lun Ago 09, 2010 7:22 pm por Aitana Eminescu

Estación


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Dom Abr 11, 2010 5:10 am.
Foros hermanos


Photobucket


{Los demás afiliados están en el subforo de Afiliaciones}

¡Votad!
Votación en Hispatop.com

Comparte | 
 

 De vuelta a casa

Ir abajo 
AutorMensaje
Darren Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 27

MensajeTema: De vuelta a casa   Dom Mar 14, 2010 1:00 am

Por suerte, sabía que mi hermana escondía una llave enterrada en la tierra del cesto que había junto a la puerta de su apartamento. Aquello me facilitó la entrada al piso cuando descubrí que no había nadie en él. Dejé la mochila que llevaba colgada en el hombro sin mucho interés en el recividor, y después de cerrar la puerta, llegué al salón quitándome la cazadora y observando los pequeños cambios decorativos que adornaban los muebles desde la última vez que había estado allí. Hacia como medio año que vivía en el piso de mi hermano, y era normal encontrarme algo extraño allí. Y más después de la última peleilla que había tenido con él. Pero por suerte, había heredado de mis padres la facilidad para adaptarme a lugares nuevos y pasar de todo, así que en menos de diez minutos, ya me encontraba tumbado en el sofá. Las deportivas estaban tiradas por el suelo, y en la mesita del café quedaban los restos del canutillo que me estaba fumando en aquellos momentos. Esperaba que no le molestase el humo, porque el salón empezaba a llenarse de él. Cuando terminé olvidándome hasta de dónde estaba, el sonido de la llave de la entrada llegó hasta mí, devolviéndome a la Tierra repentinamente. Me incorporé rápidamente y evalué la situación en menos de un segundo: hierbas sobre la mesita, ambiente ahumado y signos en mí de estar algo colocado. Como solución, tiré dentro de una deportiva la hierba, abrí las puertas del balcón de par en par y me di una torta para despejarme antes de recivir a mi hermana ya en la puerta del salón. Hice un gesto de sorpresa, como si no la hubiese oído siquiera llegar, y avancé hacia ella con los brazos preparados para una abrazo.

- ¡Hermanita! ¿Qué haces por aquí? - le pregunté con tono alegre justo antes de abrazarla calurosamente, para luego caer en la cuenta de que la que debía preguntar aquello era ella. El porrillo me había afectado más de lo que creía... Y en ese momento vi el canuto en mi mano. Oh, mierda! Ya decía yo que se me olvidaba algo... Lo escondí tras de mí deseando que aún no lo hubiese visto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Diana C. Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 113

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Dom Mar 14, 2010 1:17 am

Me froté los ojos cansada, el restaurante estaba tan lleno que ya no cabía ni un alma, aquellos días solían ser agotadores y eso era realmente odioso, deseaba cerrar los ojos y desaparecer del lugar pero el barullo de la gente no me dejaba ni siquiera respirar. No podía encerrarme en el despacho porque con solo pasar cinco minutos ya estarían buscandome para que saliera y ayudara un poco. Estaba demasiado nerviosa para seguir con aquello y ni siquiera sabía porque no me había ido ya a casa y había dejado aquello que fuera como fuera.
Me puse detrás de la barra y obserbe el restaurante completamente lleno mientras soltaba un leve bufido por la boca. Respiré porfundamente y me giré hacia uno de los camareros que tenía cerca.
- Frederick, creo que voy a irme, necesito descansar, encargate de esto, si hay algun problema me llamas, por favor - le dij al camarero con una sonrisa ladeada mientras este asentía levemente con la cabeza, parecía tan cansando como yo, pero, aquel era mi restaurante, yo podía irme pero él, no.

Dejé que el viento del frio invierno azotara mi cara al encontrarme fuera del barullo y la muchedumbre que se concentraba en el restaurante, estaba realmente bien ahora que había salido. Rebusqué en mi bolso un paquete de chicles hasta que, despues de unos minutos, logré encontrarlo y meterme uno en la boca para mascarlo tranquilamente de camino a casa.
El camino se me hizo eterno debido a als ganas que tenía de llegar. A solo unos metros pude divisar las luces de mi apartamento encedidas y no pude más que fruncir el ceño mientras me encaminaba hacia él.
Rebusqué en mi bolso las llaves de este y les di un par de vueltas dentro de la cerradura para acabr abriendo la puesta de par en par.
El alivio se apoderó de mi al comporobar que era Darren el que estaba en casa y no ningún desconocido, sonreí levemente de nado abrazandole aunque me costó mantener el equilibrio cuando se abalanzó sobre mi al estar tan cansada.
Arrugué un poco la nariz ante el extraño olor que desprendía mi cara y fruncí el ceño por su estúpida pregunta, hablando en plata.

- Es mi casa Darren ¿Qué clase de pregunta es esa? - le dije separandome un poco de él para mirarle a los ojos, algo rojos para que mentir. Le di una ojeada el piso unos segundos para comprobar que ya estaba algo desordenado, por lo menos sus bambas estaban tiradas por el suelo y extraño olor no era del todo habitual para mi.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darren Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 27

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Dom Mar 14, 2010 1:34 am

Desgraciadamente, mi hermana era más observadora de lo que hubiese deseado, pues me miró con el ceño fruncido después de pedirme explicaciones. Si hubiese estado tan presente en cuerpo como en alma, me habría percatado de que su mirada se centraba más de lo normal en mis ojos, que serían una clara evidencia de lo que me pasaba, como también el olor que soltaba aquel porrillo que escondía detrás mío. Me costó algo más de lo normal inventarme una escusa decente, por lo que hice tiempo haciéndole un gesto con la mano libre para quitarle importancia al asunto.

- Una estúpida. ¿Pero qué esperas de la juventud de hoy en día? Tanto videojuego acaba atontando a cualquiera.
- le solté con mi especial humor, y con una sonrisita de modestia, me alejé unos pasos de ella sin llegar a girarme. Había sido un imbécil al acercarme a ella sin tener en cuenta mis psíntomas, y ahora intentaba corregirlos. Cuando llegamos al salón, me senté en el sofá sin dejar de mirarla.- Siento no haber avisado que venía. Fue bastante repentino y si no te importa, mi idea era quedarme... un tiempo indefinido. Con Oliver no van muy bien las cosas.- le confesé cambiando de tema muy disimuladamente, poniendo en práctica la táctica de niño sin techo para que se olvidase de cualquier otro tema menos importante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Diana C. Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 113

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Dom Mar 14, 2010 1:44 am

Negué levemente con la cabeza, no era idiota, pero era demasiado tonta, era incapaz de decirle nada como siempre, y como siempre acababa tomandome el pelo, porque yo no era Oliver y el siempre me echaba en cara que tenía a Darren demasiado mimado, que se lo consentía todo ¿Y qué quería que hiciera? Yo no era él, no era tan dura ni siqueira sabía lo que era ser realmenre duro en realidad. Negué de nuevo al escucharse y al ver como se alejaba y dejé el bolso sobre la mesa para luego volverme a girar hacia Darren.
- Sí, claro, los videojuegos - dije de nuevo en un suspiro pero esta vez con una sonrisa ladeada en el rostro mientras le miraba. Me froté los ojos de nuevo debido al cansancio y alze la vista para mirarle - Cuando vayas a fumar sal al balcón y así no me apuestas la casa, aunque sabes que preferiria que simplemente no lo hicieras - nunca fumaba, nunca bebía, bueno beber era distinto pero los vicion no eran lo mío, Oliver siempre me lo había prohibido y yo nunca le había desobedecido, excepto a lo que a Darren se refiere.

Acabé sentandome en el sofá a su lado mientras me recostaba apoyando la espalda en un suspiro, cansada, en realidad agotada.
Le miré al escuchar aquello segundo, Oliver no soportaba al gamberro que Darren llevaba dentro, era demasiado estricto y él demasiado dejado, les esché un vistazo a sus bambas sobre el suelo y lo miré a él de nuevo.
- Claro que pudes quedarte Darry, sabes que esta es tu casa, ademas, así me ahces compañía, no soporto estar sola, ya lo sabes - le dije con una sonrsia ladeada un tanto débil por el cansancio - ¿Qué ha pasado ahora? - le pregunté con cierto interes, aunque sería lo de siempre, Darren es demasiado irresponsable para convivir con Oliver.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darren Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 27

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Dom Mar 14, 2010 2:12 am

Me quedé algo parado cuando me dijo como si tal cosa que no quería que fumase dentro de la casa. Sintiéndome más tonto de lo que ya estaba, saqué del escondite el canuto lentamente, con cierto aire de arrepentimiento, aunque la riña que esperaba a continuación no llegó. A veces se me olvidaba que Diana no era mi hermano. Él habría sucumbido en cólera y habría puesto patas arriba toda mi habitación buscando el resto de la hierba que me fumaba cuando no podía verme. Suspiré dejando caer los hombros y terminé apagando el porro en el cenicero que había en la mesita del café, más bien de adorno que de utensilio. Apoyé mi espalda en el respaldo del sofá a la vez que ella se sentaba junto a mí y me respondía que podía quedarme cuanto quisiera. Ya comenzaba a reconcomerme el remordimiento. No estaba acostumbrado a aquel buen trato, y cuando lo recivía únicamente por parte de ella, conseguía que mi altanería se derrumbase. Bajé el rostro, algo avergonzado de lo que tenía que contarle ahora, después de su desinteresada hospitalidad y la que le había montado en menos de media hora. Le miré aún con la cabeza gacha y por primera vez me di cuenta de que su rostro mostraba cansancio. Ya lo que le faltaba... Saber de las gamberradas de su hermano desencarrilado y de los problemas con el otro. En el último momento, decidí suavizar el tema para no provocarle más dolor de cabeza del necesario. Al fin y al cabo, ¿no se decía que las pequeñas mentiras no hacían daño a nadie si se hacían para bien?

- Nada que no te imagines ya. Hoy terminamos el segundo trimestre de curso y bueno, no es que sean muy buenas mis notas, ya lo sabes. Pero el tema es que le prometí a Oliver que las mejoraría si me pagaba la cuota mensual para unas clases de skating. Él accedió y yo le traje la birria de siempre. Se puso como una fiera, discutimos, nos tiramos los trastos a la cabeza, y me largué. - le expliqué encogiéndome de hombros.- Pero oye, ¡saqué un nueve en educación física! - dije al final para que la situación no terminase tan incómodamente.

Le dediqué una sonrisita de "algo es algo", pero poco me duró frente a su estado de cansancio. Terminé cogiéndole la mano más cercana y apretándosela ligeramente para que no pensase más en ello.

- Recogeré todo esto antes de irme a dormir. Así que ¿porqué no te acuestas ya? Pareces una muerta viviente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Diana C. Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 113

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Dom Mar 14, 2010 2:29 am

Negué con la cabeza de nuevo, los estudios de Darren nos traian a todos de cabeza, Oliver le pagaba todos sus caprichos y yo le estaba pagando los estudios y, aunque era incapaz de decirle nada me dolía que no lo aprovechase como es debido. Ya lo había hablado con Olver mil veces cuando este me aseguraba que Darren nunca tendría un futuro, a mi no me importaba ponerlo a trabajar conmigo en el restaurante, el restaurante era mio así que podía hacer lo que me diera la gana y este estaría siempre abierto para mi hermano.
Le sonreí de lado unos segundos no entendía como Darren era tan diferente a Oliver y a mi, Oliver era policía y le encantaba, era su sueño y luchó para ello y yo, estaba feliz en mi restaurante me había costado mucho todo aquello, en cambio, a él, todo le daba igual, disfrutaba del momento.

- Darren yo... - suspiré le miré poniendo mi mano sobre la suya que había cogido anteriormente la mia - Tus estudios me están costando mucho dinero, ya lo sabes y a Oliver intenta hacer lo posible porque apruebes. Oliver ya me ha dicho que deje de pagarte los estudios y te pongas a buscar trabajo pero, yo sigo confiando en ti como una idiota, segun él - dije negando levemente con la cabeza mientras reía un poco el repetir las palabras que siempre me decia mi hermano cuando hablabamos del pequeño.

- No te preocupes, estoy bien, me gusta pasar tiempo contigo, hace mucho que no te veo, os echo mucho de menos por aquí - me encantaba que me vinieran a ver, odiaba la soledad por encima de todas las cosas y mi apartamento era de los más solitario, por eso, que se quedara Darren conmigo era una bendición caida del suelo, no me importaba el porqué, solo que estaba allí, conmigo, y punto. Me levanté del sofá y lo miré con una sornisa - ¿Quiéres algo para cenar? - le pregunté ya de pie mirandole con esa sonrisa que siempre permanecía en mi rostro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darren Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 27

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Dom Mar 14, 2010 3:00 am

Intenté ignorar los comentarios acerca de su punto de vista sobre mi forma de tomarme los estudios y sobre lo que Oliver opinaba de mí. Me sabía de sobras todo aquel sermón y lo que pensaba mi hermano de mí. Si fuese por él, ya me habría metido ena escuela de reclutamiento de menores a los que les enseñan el arte de matar y llevar un uniforme militar con clase. ¿Qué hacía sino él sirviendo a la nación e implantando la justicia y el orden a las calles y todas esas mariconadas tan patrioticas? Aquello me recordó la vez en que Oliver me encontró en uno de sus turnos de patrullar, de botellón con unos amigos y les tomó los datos a más de uno. Aquello, hablando en plata, fue una gran putada por su parte, aunque tuviese el milagroso detalle de no registrar también mis datos. Aunque la verdad, (citado de sus propias palabras) poco importaba ya, habiendo atacado a un empleado de un supermercado y habiendo garavateado más de una pared con mis estúpidas pinturas. Estaba destinado a terminar muerto en una cuneta o pudriéndome en la cárcel. Declaraciones duras, pero tan ciertas como que me la traía floja ser un buen chico para que él se sintiese orgulloso. Lo que a él no le entraba en la cabeza es que a aquellos garavatos se les llamaba Arte, y que si había atacado a aquel empleado, era porque iba disfrazado de platano enorme y yo sentía pánico hacia los tipos que iban de mascotas o piezas de fruta o...¿qué más daba?

Volví a la realidad cuando me confesó que su cansancio no era para tanto y que prefería quedarse un rato más conmigo. Le devolví la sonrisa y sin más, se puso en pie, aparentando haber renovado la energía perdida y preguntándome si me apetecía algo de cena. Me encogí de hombros, pillado por sorpresa. No había pensado en ello... Pero los prros sinceramente daban hambre.

- Pues... sí. Lo que tengas por ahí de sobras me vendrá bien. Ya me he acostumbrado a la comida precocinada y a las pizzas a domicilio. Los hombres de ésta familia no hemos salido muy buenos en la cocina.- le comenté en mi defensa, y con una última risita, Diana se metió en la cocina.

En eso que aproveché para mirar un poco más la decoración que había por el salón, y en los cuadros no encontré ninguna foto nueva dónde no saliese nadie más que los tres hermanos y alguna amistad de toda la vida. Como quien no quiere la cosa, le pregunté con un tono algo alto para que me oyese.

- Cuéntame, ¿qué es de tu vida? ¿Has conocido a alguien especial? ¿Has adoptado a algún niño africano?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Diana C. Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 113

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Dom Mar 14, 2010 1:22 pm

Me adentré en la cocina mientras le daba vueltas a todo aquello. Oliver era demasiado estricto, se pasaba muchisimo con Darren, en realidad eso ya lo había hablado con él miles de veces ya que desde que nuestros padres habían muerto nosotros eramos casi eso para él, siempre controlandole todo. Suspiré, en realidad estaba completamente segura que todos aquellos numeritos que Oliver le montaba eran simplemente porque le quería demasiado y se veía obligado a sacarle del mundo en el que se estaba metiendo, yo, simplemente, pensaba y creía, como una maldita ilusa según él, que Darren saldría de eso por si solo, era un adolescente ¿Qué más quería que hiciera? Negué un poco con la cabeza mientras abría la nevera. Reí levemente al escuchar a mi hermano dejar claro que eso de la comida no era ni lo suyo ni lo de Oliver, la verdad es que no entendía como podía vivir sin mi, pensé riendo de nuevo.

- ¿De verdad solo comeis eso? Deberias pasaros por el resturante más amenudo, aprece que soy la única de la familia que ha adoptado el don de la abuela para la cocina - comenté alzando un poco la voz, dons hombres solos en una casa tirando de comida precocinada negué un poco con la cabeza divertida mientras sacaba huevos de esta para hacer una simple tortilla, no era mucho pero tampoco iba a ponerme a cocinar como una loca, algo fácil, bueno y rápido, por lo menos comería comida decente.

Abrí uno de los armarios para sacar un par de platos y vasos dirigiendome al comedor par aponerlos sobre la mesa aunque me di cuenta de que no había mantel - Darren ¿Puedes sacar un mantel de aquel armario de allí y ponerlo sobre la mesa? - le pregunté señalalando como podía el armario con una sonrisa ladeada mientras miraba a mi hermano. Escuché su comentario y no pude más que echarme a reir - No Darren, no, el restaurante me tiene demeasiado ocupada, no hago más que trabajar en estos días, en realidad no sé que hago aquí, debería estar allí pero me merezco un descanso - le dije con una sonrisa dulce en los labios, yo era demasiado dulce para todo - Y no tengo tiempo para niños tampoco - comenté riendo por su segunda pregunta aún con los platos y los vasos en las manos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darren Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 27

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Dom Mar 14, 2010 11:46 pm

Antes de hacerle aquellas últimas preguntas que aparentaban ser improvisadas, aunque en el fondo de mi retorcida mente me hubiese estado pensando más de una vez si algún pervertido estaría aprovechándose de mi hermana haciéndose pasar por otro de sus encantadores novios instantaneos, Diana apareció en el comedor con la cena ya lista en sus manos. Así que mi subida de tono de voz quedó algo inútil. Me giré hacia ella sorprendido de su rapidez, e intentando reaccionar con rapidez (dentro de lo que me permitía la maría que me habia fumado), me apresuré a abrir el cajón que me señalaba y a sacar el primer mantel que encontré. Lo coloqué en nada y entonces pudo posar los platos en la mesa. Entonces ella me respondió, mientras nos sentabamos frente a nuestra cena.

- Te mereces más que un descanso. Si fuese por mí, te concedería hasta la juvilación anticipada.- bromeé con una de mis exageraciones, pero luego me puse un poco serio si es que esa actitud existía en mí.- Pero no, en serio. Creo que deberías hacer más vida social. ¿Seguro que no te apetece tener un mini africano correteando por aquí?

Al final me llevé una cariñosa colleja por su parte, entre risas. Si es que no podía evitarlo... La coña corría por mis venas. Eso y el porro que me había tomado. Pero en el fondo, aquellos comentarios mostraban la realidad que pensaba sobre mi hermana. Desde tan joven trabajando y llevando ella sóla todo ese negocio no era vida. Vale que no me gustase verla con novietes, pero hacer amigos nuevos no le venía mal a nadie. Mientras pensaba aquello, me centré por primera vez en el plato que tenía enfrente. Con los tenedores ya en mano, me llevé un bocado de tortilla a la boca sin mucho interés, pero de repente, abrí los ojos más de lo normal y solté una maldición.

- ¡Jo-der! - me salió tan del alma y tan repentinamente que Diana me miró con preocupación y alarma. Y no era para menos, pues mi actitud parecía indicar que me estaba ardiendo la boca o que había encontrado una cucaracha en medio de la comida. Pero no, no era eso. Porque cuando me recuperé de la expectación, seguí la exclamación aún con la boca llena.- ¡Esto está buenísimo! - miré a mi hermana tan incrédulo como alucinado, como si no hubiese probado algo tan delicioso en mi vida.- ¿Qué narices le has echado? ¡Es una pasada!

Me llené de nuevo la boca aún sin haber acabado el primer bocado, tan animado con aquella tortilla de otro mundo que ni me di cuenta de lo patéticamente divertido de aquella situación. En esos momentos, comprendí la mierda que comía en casa de Oliver.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Diana C. Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 113

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Lun Mar 15, 2010 12:45 am

Reí levemente mientras le escuchaba cuando ya estabamos sentados en la mesa. En realidad no había habido micho hombre en mi vida desde que estaba trabajando en el restaurante, la vida laboral me tenía demasiado ajetreada, había habido pocos y la mayoría eran todos unos imbéciles o quizás lo que pasaba es que yo era demasiado tonta y me dejaba llevar, como siempre, la verdad es que los hombre me traían de calle y simepre acababa mal con todos.
Amor lo que se dice amor no había habido de verdad aunque muchos hombres me atraían y en realidad unos más que otros. No podía olvidar la tarde con Adonis en mi casa, me estremecí, era mi mejor amigo y perdímos la cordura un segundo, aunque para mi fuese realmente importante, aún podía sentitr sus frios labios sobre los mios. Negué un poco con la cabeza y a mi mente vino el odioso de Andrew, yo era su trofeo eprsonal, nada más que eso, y eso si que acababa sacandome de quicio, los hombres que se creían heroes por acostarse contigo.
- En realidad y aunque suene extraño me gusta trabajar, conoces a gente interesante en el restaurante y tengo a mis clientes habituales que son bastante leales y buena gente, me gusta conversar con ellos - dije mientras me encogía de hombros con una sonrisa - Y no, no quiero niños, los tendré si algun día encuentro a un hombre decente con el que formar una familia, porque, de momento, todos me han salido rana - dije riendo levemente para luego mirarle y soltyarle una pequeña colleja al final para reir ambos juntos.

Entonces lo pensé ¿Y como iria Darren en el tema de las chicas? Fruncí un poco el ceño apra mirarle y no pude evitar sonreir, en realidad lo teníamos demasiado mimado por ser el pequeño y no nos habíamos dado cuenta que había crecido y quizás demasiado rápido. Negué un poco con la cabeza mientars le miraba, el tiempo había pasado demasiado rápido y hacia muchísimo que no veía a mis hermanos por eso era que me sentía tan bien en saber que Darren pasaría una temporada en casa.
Entonces, su chillido me hizo abrir los ojos como platos e inclunarme un poco sobre la mesa para ver si estaba bien, el corazón me latía a mil por hora envuenta en preocupación.Acabé pro sentarme en la silla de nuevo respirando con tranquilidad cuando comprobé que lo único que le pasaba era que le gustaba la toritlla.
- Es una tortilla Darren... - dije mienrras negaba con la cabeza sin poder evitar el echarme a reir a carcajadas ¿Cuánto hacía que este chico no comía comida casera? - Deberías pasarte a comer por el restaurante entonces - dije sin poder dejar de reír.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darren Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 27

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Lun Mar 15, 2010 1:18 am

Levanté la vista hacia mi hermana aún con la boca llena al oir que reía a carcajadas. Vaya... verla así de feliz era toda una novedad. Terminé encontrándole también la gracia a la situación y sonriendo ampliamente pero sin separar los labios. No era plan de enseñar más la comida... Cuando terminé de tragármela, miré a Diana como si se hubiese vuelto loca con aquel último comentario.

- ¿Es que quieres que me de un chungo? Si todo el menú de tu restaurante está así de delicioso, creo que sufriré un paro cardiaco de tanto alimento que me comeré!

No tardé en dejar el plato vacío y más limpio de lo que había estado sin usar. Sintiéndome conforme, me recorté en el respaldo de la silla y me di un par de golpecitos en el estómago hasta hacer un pequeño ritmo como si fuese un tambor. No recordaba haber disfrutado tanto con una cena desde que... Desde los días en que aún la abuelita estaba viva era ella quien cocinaba los guisos de toda la vida. Mi mirada se quedó perdida en aquellos recuerdos, rememorando lo poco que mi mente infantil de entonces pudo recolectar. Momentos tanto felices como menos agradables, pero todos ellos dignos de permanecer en la memoria para siempre. Un poco más y hasta habría deseado en aquel mismo momentos tener a Oliver en aquella mesa también sentado, como una verdadera familia... O lo que quedaba de ella. Fruncí ligeramente el ceño al recordar la verdadera situación entre nosotros y lo sorprendente de encontrarme a mí mismo pensando en aquellas ñoñerías. Para no quedar más aún como un desquiciado, no me di un bofetón, pero lo estaba deseando. Volví a la Tierra con un parpadeo de ojos y volví a mirar a Diana con una ligera sonrisa, ya no tan animada.

- Gracias por la cena, por la acogida y todo eso, pero creo que si tú no te vas a la cama, lo haré yo por ti. Estoy destrozado...

En ese momento me desperecé para no sonar tan ancianita, y seguidamente me puse en pie cansinamente y llevé mi plato y baso a la cocina, arrastrando los pies.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Diana C. Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 113

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Lun Mar 15, 2010 1:35 am

Le sonreí e lado negando con la cabeza. Estaba exajerando demasiado, siempre exajeraba demasiado y quizás despues de todo, venir a Bucarest no había estado tan mal, el restaurante iba bien y era feliz con todo aquello, el problema ahora eran las constantes pelead de Darren y Oliver, el intento del mayor por sobreprotegernos a todos y las ganas de fiesta que tenía el pequeño sonreí de lado negando con la cabeza y lo miré mientras comía, en realidad aquella escena me hubiera gustado represenarla con Olvier con nosotros. Estaba segura que pronto sonaría el teléfono y sería Oliver para cercirarse de que Darren en estaba en casa, sano y salvo.
Negué un poco con la cabeza y luego le sonreí ala pequeño ayudando a llevar las cosas a la cocina, vale, me parecía muy bien todo aquello estaba muy agusto a su lado pero, antes de que se me escapara, aquel era mi apartamento, había normas que cumplir.

- Darren, yo voy a dejarte estar aquí todo el tiempo que quieras, sabes que me encanta que estes aquí así no estoy tan sola, me haces compañía pero hay un par de cosas que debes saber antes de nada - le dije esta vez poniendome algo seria cosa que nunca hacía - Para empezar, nada de fiestas en casa, no sé si tu mente es capáz de maquinar algo así pero, es mi casa Darren, trabajo muchas horas, necesito descansar - le expliqué aunque mi voz nunca sonaría tan autoritaria como la de Oliver, cuando hablaba parecía que simplemente daba absurdas directrices y no normas que cumplir - Bueno, y fumar, al balcón, ya te lo he dicho, la casa apestando como hoy tampoco es lo mio - le dije con una sonrisa ladeada - Y ten cuidado con lo que tomas y con quien vas... por favor Darren - esto ya fue una suplica, en realidad imaginar que algo pudiese pasarle a mi hermano me ponía enferma, se me erizaba la piel, era terrible la sensación.
- Creo que de momento nada mas - cogí su mano con una sonrisa dulce en los labios - Confio en ti Darren - le dije con esa sonrisa ladeada mia.

Aunque muchos me hubeiran dicho que decirle aquello era una estupidez yo confiaba en él y estaba segura de que no me fallaría, de que de verdad me entendía y por lo menos se comportaría cuando yo estubiese cerca, le sonreí de nuevo.
- Y ahora, despues de todo este sermón tienes via libre para ir a dormir, puedes elejir la habitación que quieras, menos la mia claro - le dije soltando una leve risita un tanto amena.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darren Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 27

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Lun Mar 15, 2010 1:58 am

Cuando llegué a la cocina y dejé los recipientes que llevaba en el lavaplatos, me sorprendió la voz de Diana tras de mí. Me volví extrañado, sin saber al principio de qué iba la cosa, pero a cada palabra que decía se iba haciendo más evidente la razón de aquel discurso. Con lo que odiaba los sermones... Adopté mi postura de cansancio, como si aquello lo escuchase todos los días y me lo supiese de memoria. Aunque en cierta manera fuese verdad: no había día que Oliver no me dijese una de esas. ¿Porqué sería? Lo peor fue su intento de tono autoritario, que necesitó un esfuerzo por mi parte por mantener las sonrisitas aparte. Respetaba a mi hermana, y por ello se merecía mi actitud de interés y concentración, aunque realmente mi mente no estuviese mucho por la labor. Su primera norma llegó, y asentí a ella como un verdadero soltado, con un asentimiento de cabeza firme.

- Nada de fiestas, entendido.- la segunda también llegó, y esta vez sí que sonreí ligeramente con algo de picardía.- Si no te importa que coja una gripe con el frío que hace ahí fuera... haré un esfuerzo.- su miarada asesina consiguió que volviese a ponerme en actitud de seriedad, pero su siguientes comentarios ya sonaron a súplica de mamá preocupada, y allí ya no pude evitar reir ligeramente pero con cariño. Ésta era mi hermanita, la que tenía más confianza en mí que yo mismo. Miré su mano, ahora cogiendo la mía, y sintiendo que había vencido ella esta vez, suspiré derrotado y le besé la frente con ternura, para luego pasar junto a ella y salir de la cocina.- No sé lo que haría sin ti.

Cuando me iba hacia las habitaciones, después de su indicación, el teléfono del salón sonó repentinamente. Ambos nos quedamos parados al comprobar que, con las horas que eran, sólo una persona podía llamar. Con una mirada de ambos, supimos que pensábamos lo mismo. Diana fue la primera en reaccionar, adelantándose para coger la llamada, pero yo me apresuré a poner una mano sobre el teléfono, dirigéndole una mirada rápida y de súplica.

- No le digas que fumé en el piso, ¿vale? Es capaz de aparecerse aquí en diez minutos con un revolver en mano.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Diana C. Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 113

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Lun Mar 15, 2010 2:12 am

Sabía que le estaba aburriendo y que ese intento mio de parecer una hermana autoritara era en vano, que se notaba demasiado la dulzura en mi voz y que era inútil pero por lo menos lo estaba intentando. No era policía, era la dueña de un restaurante y nunca había tenido la fuerza para mantener a raya a nadie y menos a mi hermano, y el problema de todo esto es que Darren lo sabía, sabía que con un par de sonrisas me tendría en su bolsillo y que al final todo aquello acabaría seindo una lucha vana ya que era capaz de converncerme de todo y yo era demasiado débil para esas cosas, yo lo intantaba aunque en realida dno me era tan fácil, lo único que se notaba en mi voz era preocupación y el lo sabía, podía verlo en su cara, como reprimía el sonreír al darse cuenta de mi intento fallido de hacerme la mamá regañona, en realidad, me era imposible.

- Si necesitas cualquier cosa me avisas - cogí un bloc de notas y un boli para apuntar un telefóno dejando al lado de este - Es el numero del restaurante, no sé si lo tienes pero por si acaso lo dejo aquí ¿Vale? - le dije con una sonrisa ladeada. Quizás me preocupaba demasiado por él pero era mi hermano y esoe ran cosas que no podía evitar, a veces me ponía un tanto paranoica aunque le dejaba hacer y quizás esa era una de las cosas por las cuales Darren acababa acudiendo a mi, era demasiado buena.
Reí levemente al escuchar aquello ultimo y negué con la cabeza esta vez con una sonrisa divertida en el rostro.
- Yo si que lo sé, ahora mismo estarías tirado bajo un puente esperando que comer o quizás perdido dando vueltas pasando frío - le dije divertida mientars le abarzaba para luego separarme y despedirle con la mano.
Aunque, segundos más tarde el telefóno sonó y me acerqué a él decidida, estaba completamente segura de que era Olvier para saber si Darren había llegado ya y si estaba bien. Sonreí de lado mientras miraba a Darren impidiendome que descolgara el telefóno.

- No se lo diré, aunque no estará por eso, creeme, estoy segura que solo quiere saber si estás bien, no es un ogro, es tu hermano - le dije divertida mientras reía levemente sin poder evitarlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darren Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 27

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Lun Mar 15, 2010 3:04 am

Frente a su comentario, solté una risita sarcástica pero sin ningún ápide de diversión. Como se notaba que ella no vivía con Oliver y tenía que sufrirlo día a día, viendo como las venas de su cuello y sien se iban inchando a cada grito que soltaba. Incluso una vez me pareció ver que su piel comenzaba a perder el color natural para volverse de un tono verdoso que daba qué pensar. Me costó ceder a soltar el teléfono con aquellos recuerdos en mente, pero al final ella consiguió hacerse del el poder y darle al botón de aceptar llamada para llevárselo a la oreja y contestar. Aquel recorrido se me hizo eterno, pues mi mente iba a mil por hora, sin dejar de pensar en el desastre que podía ocurrir si Diana decía más de lo requerido. En el último momento, mi instinto de supervivencia volvió a aflorar, recordando que habían más cosas que debía saber antes de hablar con mi hermano mayor. Me abalancé de nuevo a detener el recorrido hacia su oreja del teléfono, intentando cogerlo con ansiedad.

- ¡No, espera! ¡Tampoco le digas que- en ese momento, alcancé con tal desesperación el celular, que Diana lo soltó, sorprendida, y el teléfono voló por los aires hasta caer en el suelo aparatosamente. Ambos nos quedamos mirándolo, y yo, aún con las palabras en la boca.- ...te conté el motivo de nuestra pelea...- mi voz acabó por extinguirse, y lentamente, nos volvimos a mirar, yo, con ojos suplicantes para que no fuese ella la que me matase ahora. Terminé encogiéndome de hombros con una sonrisita inocente- Ya volverá a llamar.

Fui a recoger el teléfono ahora mucho más tranquilo de que la llamada se hubiese cortado. Ahora no habrían confesiones de quién decía la verdad y quien mentía, o quien tenía más razón que quién. ¿Y si Diana se enteraba de la verdadera razón de mi destierro y terminaba por echarme ella también? Vale, era muy poco provable... Pero yo venía así de trágico de fábrica. De pronto, volvió a sonar el timbre de llamada cuando aún lo tenía en mis manos, y me extrañó que no se hubiese roto. Argh... ¡Malditos aparatos de última generación! ¿Porqué los hacían tan irrompibles? Así perdían ventas si te duraban tanto! Como si el teléfono quemase con el simple contacto, se lo pasé a mi hermana, y llevándome un par de uñas a la boca, miré con temor lo que esperaba ser una conversación para juzgar mi destino.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Diana C. Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 113

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Lun Mar 15, 2010 11:55 pm

En realidad sabía la conversación tonta que tendría con mi hermano por telefóno, séría un visto y no visto, el solo quería cerciorarse de que mi hermano estaba en casa, sano y salvo, de que no la había cagado del todo y que, apesar de todo el seguia queriendole, porque Oliver gritaba demasiado y luego acababa siendo un gato asustado, no sportaba la sensación de que alguno de nosotros pudiese llegar a odiarle alguna vez, en realidad sabía que si eso pasaba llegaría a volverse loco, nos quería demasiado y todos los numeritos que le formaba a Darren eran por el simple hecho de quererle más de la ceunta, que deseaba buscando con demasiada ansiedad que saliera de ese mundo en el que se había metido y empezase a plantearse su futuro, porque Oliver tenmía mucho por el futuro de Darren.
Respiré porfundamente y fui directa a descolgar el telefóno para nada más que decirle a Oliver que Darren estaba sano y salvo y que estaba apunto de irse a la cama, pero fue imposible pues la mano de mi hermano menor acabó tirando el celular al suelo de manera aparatosa estllandose contra este con mi mirada fija en él, los ojos abiertos de una forma realmente desmesurada incredula. Mi mirada se volvió hacia mi hermano unos segundos.

- ¡Darren! - grité sin saber que más decir, en realidad no entendía aún el motivo por el cuel había hehco que el telefóno volara por los aires. Volví mi mirada al chico sin poder evitar el parpadear un par de veces más incredula, no podía entender aún lo que acababa de pasar. En realidad todo aquello me aprecía demasiado extraño y tampoco era para tanto a sabiendas de lo que el mayor de tres hermanos iba a preguntarme por telefóno en aquellos momentos. Suspiré y miré a Darren antes de ir a por el telefóno de nuevo sin saber aún si se había roto o no - Por favor... es tu hermano... no un mosntruo - le dije en un susuró.

Comrpobé entonces que el celular funcionaba a la eprfección ya que este volvió a sonar y mi mirada vagó entre él y mi hermano para acercarme de nuevo y recojerlo con delicadeza para descolgarlo y ponerlo en mi oreja sin más esperando quela voz de mi hermano, un tanto desesperada e irritara me hicera despejar la mente.

- Está aquí Oliver, está bien, y no, no sé cuanto tiempo va a quedarse - fue lo único que salió de mi boca en toda la conversación mientras aguantaba sus gritos desesperados y el intento de entender el porqué del retado en cojer aquella llamada, no hubo más, un simplelo siento al final y miradas a Darren por mi parte mientras escuchaba al mayor. Negué un pococ on la cabeza y volví la mirada a mi hermano, Oliver, solo me había pedido que cuidara de él y que volviera cuanto antes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darren Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 27

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Mar Mar 16, 2010 12:37 am

Escuché lo poco que llegué a oir de la conversación quitando la rancia frase que le comentó Diana nada más ponerse al aparato. Cuando quería, podía ser tan directa como sosa. ¿Esos eran modos de dirigirse a alguien que llevaba horas preocupado por el paradero de su hermano pequeño? No, ahora en serio. Se merecía incluso que no le hubiese cogido la llamada. Desde mi posición podía escuchar los gritos sin sentido de enfado de Oliver, y aquello sólo me hacía comprender que cada día parecía más un maldito militar al que solo le importa la disciplina y el qué dirán. Porque así era, únicamente quería que yo fuese un buen chico para que en el trabajo no pensaran que era un incompetente. Si no podía poner orden en su propia casa, ¿como iba a hacerlo frente a unos macarras del Bronx? Puse los ojos en blanco mientras seguían oyéndose las quejas desde el otro lado del aparato, y cuando Diana colgó y su rostro no pareció reflejar emoción alguna, el interés afloró en mi, deseando saber qué le había contado de mí. Puse con inseguridad los brazos en jarra, sin saber muy bien que actitud convenía, y miré lo más seriamente posible a mi hermana.

- ¿Qué? ¿Qué ha dicho?

Parpadeé un para de veces intentando contener la compostura, sin querer recurrir a lloros y súplicas para que me revelase los terribles secretos que Oliver le había contado sobre mí para que me echase de casa y no tuviese más remedio que vagar por las frías calles hasta que me sintiese tan avergonzado de mí mismo y culpable de mis actos que no me quedase otra que ir pidiendo perdón de rodillas a mi hermano. Entonces él reiría malignamente y me haría besarle los pies para que le convenciera de aceptarme en su humilde hogar. Y luego me pondría a trabajar en la casa con la única compañía de unas simpáticas ratitas que me ayudarían a fregar el suelo y a lavar los platos que él mismo ensuciaría a consciencia para que no tuviese un momento de descanso, mientras él y la madrastra se burlarían de mi desgracia. Umm... En ese momento me di cuenta de que me estaba comparando demasiado con la Cenicienta. Pero aún así, sonaba horrible lo que podía haberle contado de mí! Sin mucha paciencia para esperar su respuesta, aunque no hubiesen pasado ni cinco segundos de mi primera pregunta, volví a insistirle algo nervioso y desesperado.

- ¿Quieres decirme de una vez que te ha contado de mí?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Diana C. Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 113

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Mar Mar 16, 2010 12:50 am

Me dejé acer en el sofá frotandome los ojos un poco cuando acabé de hablar con Oliver y escuché la pegunta de Darren, parecía estar preocupado por alog más que por la simple conversación que había tenido con Oliver y eso me asustaba, me asustaba demasiado, temía que no todo fuese tan simple y que ambos hermanos me estubieran escondiendo algo malo. Un nudo se me formó en el estomago de solo imaginarmelo ya que el interés demasiado ferviente por parte de Darren de saverlo todo me preocupaba y eso no era bueno, porque, cuando a mi algo me llegaba a preocupar es que no todo andaba bien. Respiré porfundamente alzando mi vista ahora más cansada que antes hacía mi hermano menor que estaba ahí paraod frente a mi con un semblante nevioso e impaciente que me hacía preocuparme todavía más.

- No ha dicho nada Darren - le dije al fin con la mirada perdida unos segundos para luego volverla a él - Solamente me ha preguntado si estabas bien y cuanto tiempo te ibas a quedar, lo demás fue una "regañina" hacia mi por haber tardado tanto en coger el telefóno y tenerlo en vilo tanto tiempo, que debia ser más responsable y... bueno... eso... - me dolía cuando Oliver me trataba así, no er mala persona pero al desperación le quemaba demasiado y cuando me gritaba y regañaba por cosas como aquellas llegaba ha ahcerme mucho daño ya que sus gritos dejaban desquebrajado mi corazón que era demasiado débil a aquellas emociones por su parte.

Alcé la vista apra fijarla en mi hermano, esta vez algo curiosa y confusa a ala vez buscando aún la explicación a su preocupación y a su nerviosismo, tampoco era para tanto, oliver no er aun ogro, era una eprsona, era humano y en realidad era fantástico, habíamos pasado momentos formidables los tres juntos para que ahora todos aquellos problemas nos separasen, yo los amaba demasiado a los dos.
- ¿Qué es lo que te preocupa, Cedric? - esta vez me puse seria, tanto que inluso me salío sin querer su segundo nombre, nunca los utilizaba, simplemente cuando de verdad era importante y estaba empezando a mosquearme, aunque aquello no era realmente un mosqueo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darren Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 27

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Mar Mar 16, 2010 3:37 pm

Escuché con interés la respuesta de mi hermana, relajándome al ver que no había sido nada más que una conversación monótona entre dos personas que aparentaban ser adultos y responsables. Bueno... Lo aparentaban y lo eran, demasiado para mi gusto. Por decir que a los ocho años Oliver me prohibió jugar más con action men's sin la presencia de una barbie porque decía que en la vida real las personas se casaban y tenían hijos, no estaban toda su vida tirándose de paracaídas y salvando el mundo. Bajé las manos de mi cintura mientras Diana terminaba de explicar la actitud histérica del mayor, y cuando acabó, pude respirar tranquilo. Nada de confesiones sobre lo que había ocurrido hoy, fenomenal. Terminé encogiéndome de hombros, sin encontrar nada de lo que preocuparme ni tener que dar explicaciones.

- Pues ya sabes, sé más responsable.- comenté con ironía, y con una sonrisita de burla hacia mi hermano, me giré negando con la cabeza dispuesto a dar aquella noche por finalizada. Pero entonces una voz seria y autoritaria me cortó en seco. Con el ceño fruncido, me giré extrañado hacia mi hermana.- ¿Me has llamado Cedric? Vaya... Acabas de ser poseída por Oliver. Iré a por el agua bendita. - le dije burlón señalándole mi habitación, pero su mirada siguió inpenetrable, esperando a que le contestase. Tuve que dejar de lado mi actitud de cachondeo con un suspiro de cansancio, y teniendo muy claro que no le iba a contar más de lo que ya había hecho, miré al suelo, apesadumbrado.- No quieres saberlo, créeme.- susurré casi para mi mismo, y entonces le contesté más seguro.- ¿De verdad hace falta esto ahora? En serio, no puedo con mi alma. Y si no quieres tener que cargar tú misma con mi cuerpo hasta la cama, será mejor que me vaya ahora por mi propio pie. - le comenté como escusa, y sin esperar a más preguntas inquisidoras, di de nuevo media vuelta, directo a la habitación que había elegido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Diana C. Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 113

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Miér Mar 17, 2010 10:39 pm

Suspiré al escuchar su primer comentario. Estaba de broma y yo no lo estaba para nada, estaba dispuesta a enterarme de aquello que parecía ocultarme, no era normal el tirar un telefóno por los aires cuando simplemente quieres que no le diga algo a alguien, estaba liandola más y ni siqueira se daba cuenta. El que debía ser más responsable era él y eso nadie podía negarlo ni siquiera ese aire de bromista que se daba incluso cuando hacía enfadar a la única persona en el mundo que era casi imposible de enfadar, aunque, no estaba enfadada en realidad, solamente estaba algo molesta y quería que las cosas que arreglaran, no podía llegar allí por las buenas y casi cargarse mi telefóno, enr ealida dno era normal.

- No te pases pequeño, estás en mi casa y tu no debarías salir de casa y desaparecer, Olvier estaba que se subía por las paredes - le dije una pose un tanto seria o por lo menos intentando parecer seria. Suspiré al escuchar su pregunta, le había llamado Cedric y él sabía porque, porque estaba empezando a sacarme de quicio y eso lo podía considerar ya como un record personal - Por favor, es serio, mucho más serio de lo que queires aparentar y, Darren, soy tu hermana... - eso era una maldita evidencia pero hacía falta habalr de ello porque si no nunca lo entendería. Suspiré levemente y volví a mirarle de nuevo intantando estar seria - Darren, esto es muy fácil, si no me lo dices tu, llamaré a Oliver y el me lo contará, y en realidad, no sé que será peor para ti - le amenacé, sí, le acababa de amenazar... suspiré resgindad creyendo que nunca llegaría a tanto, era incapaz de hacer aquello y acababa de amenazar a mi hermano cosa que ni yo misma me creía, suspiré de nuevo, increible.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darren Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 27

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Jue Mar 18, 2010 12:51 am

Me paré en seco al oir sus última palabras, en un primer momento, haciéndoseme difícil creer lo que había dicho. Me giré lentamente hacia ella con cara de incredulidad y con el ceño fruncido, creyendo de veras que aquella no era mi hermana. Negué con la cabeza aún sin entrarme en la sesera que Diana me hubiese amenazado con aquel sucio truco rastrero de ir a preguntarle al ogro feroz. Pero viendo que esta vez iba muy en serio y que ya no podía torearla de ninguna de las maneras, bajé el rostro, derrotado y algo dolido por sus malas artes de convicción. Con cansancio y frustración me senté pesadamente de nuevo en el sofá y esperé a que ella hiciese lo mismo para comenzar a cavar mi propia tumba. Es decir, a contar la verdad. Ni siquiera fui capaz de mirarle al rostro, así que fijé mi vista en mis manos, apoyadas en mis rodillas al estar inclinado hacia delante. Me costó unos segundos hacerme a la idea de que tenía que contarle todo aquello, todo el suceso por el que habíamos terminado discutiendo Oliver y yo tan gravemente. Estaba tan vívido en mi memoria que parecía que hubiese sido ayer... Aunque... la verdad era que había pasado aquella misma mañana. Suspiré resignado y hablé.

- Todo empezó hoy en clase, ni siquiera sé como llegamos a aquello... pero el caso es que llamé hijo de puta a un compañero porque había hecho trampas en una apuesta. Y de repente, sin más, se me lanzó encima e intentó pegarme, con lo que en menos de dos minutos teníamos la clase patas arriba. Yo le di un derechazo en la nariz y se la rompí...- me pasé las manos por la cara para despejarme de aquella situación que se me estaba haciendo tan difícil de seguir.- El director nos llamó a ambos y entonces supe que el tipo había perdido a su madre hacía una semana en un accidente de coche. ¡¿Como iba a saber yo que le había pasado eso?! Si lo hubiese sabido... ¡maldita sea! ¡Hemos pasado por lo mismo no hace ni un año!- exclamé indignado y angustiado, alzando por primera vez la mirada a mi hermana, aunque después de unos segundos volví a bajarla, viendo que venía la parte más complicada de la cuestión.- Lo peor fue cuando me comunicaron que podrían echarme del centro por ello. Que mañana por la mañana harían una convocatoria para acordar si me expulsan o no. - hubo un silencio después de aquella declaración tan rompedora, en la que terminé adoptando mi postura inicial, sin ser capaz de mirarla ni de respirar siquiera, pero luego cogí fuerzas para seguir. Total, para lo que me faltaba... peor no podía ser ya.- Y lo siguiente ya te lo imaginas. Llamaron a Oliver, se lo contaron todo, me echó la bronca del siglo y me echó de casa.- reí amargamente encogiéndome de hombros con la mirada perdida en mis manos entrelazadas.- Ya ves, me echó él mismo. Ni siquiera me dio tiempo a hacer las maletas.

Levanté mi mirada hacia Diana después de aquella dura explicación de los hechos, con aquella ligera sonrisa tan inestable que no llegaba a reflejarse en mis ojos, apenados por tener que avergonzar así a mi hermana. A la única persona que confiaba en mí. O al menos que lo había hecho hasta aquel momento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Diana C. Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 113

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Vie Mar 19, 2010 12:39 am

Me había pasado y estaba segura de ello, en mi vida había tratado así a nadie y me dolía incluso a mi misma y podía imagianr como se sentía Darren por culpa de mis palabras, estaba segura de que le dolían a él tanto o más que a mi, había sido demasiado brusca pero, todo aquello estaba empezando a superarme.
Bajé la vista unos minutos esperando a que empezara, quizás lo emjor hubeira sido dejarle que se fuera a la cama, debía estar agotado y todo le venía demasiado de golpe y estaba segura que temía que le quitara la confianza que desde siempre tenía sobre él, la única, nadie creía en él y en un futuro, y yo siempre le había tenido en mi altar particular, era mi hermano y yo parecía una madre orgullosa de un hijo.
Estaba demasiado nervioso, el asuntoa tratar parecía serio, muy serio y eso me dolía más que él, estaba segura.

Entonces, escuché con atención. Sus palabras empezaron cabreandome, cabreandome de verdad, al furia subia hacia mis mejillas incontrolablemente, se había pasado tres pueblos pero, fue llegar a la parte de mamá y todo el mundo se me vino abajo, mamá, papá, en realidad no habían sido nunca lo que yo podría llamar mi apoyo pero si estubieron más al lado de dfarren que de ninguno de los demás hermanos ya que eran otros tiempos y Darren les quería, y él les echaba de menos y quizás más que ninguno de nosotros. Darren no mostraba sus sentimientos tan facilmente y en realidad, aunque yo sabía que la muerte de papá y mamá le dolía, le dolía mucho él no se empeñaba en demostarlo.
Y fue entonces cuándo en vez de echarle la bronca del siglo lo abracé con fuerza sientiendome impotente ante aquella situación, era demasiado apra mi en aquellos instantes y me sentía realmente sola.
Me aparté un poco para acariciar su mejilla con dulzura.
- ¿Yo puedo ir a esa convocatoria? - el pregunté, le defendería, ademas era yo la que pagaba a aquel colegio así que tenía derecho a saber que iba a pasar con el futuro de mi hermano, en realidad, había sido una disputa de niños, o eso intentaba creer, como siempre, exculpando a mi hermano de todo como decía Oliver.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Darren Owen
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 27

MensajeTema: Re: De vuelta a casa   Vie Mar 19, 2010 2:03 am

Después de confesarle toda aquella tragedia, que pondría histérico a cualquier buen padre, me esperé lo peor. Ya tenía el ejemplo de Oliver, que me había echado de casa sin querer aguantar mi conflictiva actitud ni un minuto más. Para él, era un inadaptado sin futuro ni nada bueno que ofrecer a la sociedad, y sería más que comprensible si Diana llegaba a la misma conclusión y me echaba también de su vida. Unos gritos de protesta, unos insultos... o incluso un venazo violento de tirar todos los objetos que encontrase contra mí, pero nada de eso pasó. De un segundo a otro, me encontré rodeado por sus brazos, en un efusivo abrazo lleno de cariño y comprensión. Me costó unos segundos reaccionar y darme cuenta de que no iba a darme una patada en el culo y directo a la calle, pero cuando acepté la nueva situación, yo también la abracé lentamente. Apoyé la barbilla en su hombro y cerré los ojos, haciendo esfuerzos por no sucumbir a la ansiedad que había sufrido momentos antes. Saber de repente que aún por lo que había hecho, ella seguiría apoyándome lo que hiciese falta, me hizo sentir un gran agradecimiento hacia mi hermana. Había necesitado aquello desde el momento en que nuestros padres murieron, pero en ningún momento había querido aceptar lo solo que me sentía. No había sabido reaccionar de otra manera que intentando llamar la atención cometiendo actos bandálicos y faltándole al respeto a toda autoridad o persona que se me ponía por delante. Sintiendo en aquel momento que el corazón se me encogía por la tristeza, hundí mi rostro en su hombro y ahogué un suspiro de tristeza que amenazaba con terminar llorando. Por suerte, Diana interrumpió el momento al cabo de nada haciéndome aquella pregunta y separándose ligeramente de mí. Di gracias a Dios que mis ojos aún se conservaban bastante decentes.

- Creo que no. A esas reuniones asiste el consejo escolar. Un par de padres, algún profesor, la jefa de estudios, el director... Ya sabes.

Me encogí de hombros ligeramente al final mirándole a los ojos, aún sin estar muy seguro de salir impune de aquello. Diana pareció frustrada frente a mi respuesta, pero supo que así era. Los padres no jugaban ningún papel en aquello después de haber sido avisados en las infracciones anteriores por cartas del director o reuniones con los padres. Claro que a todas aquellas cartas y reuniones había asistido únicamente Oliver al no querer molestar a su hermana más de lo necesario. Me di cuenta entonces que su mano aún acariciaba mi mejilla, sin dejar de mirarme con cierta tristeza. Le cogí la mano con delicadeza y se la besé con cariño, para luego apartarla de mí del mismo modo. Y cuando volví a hablar, esta vez fue con un tono que intentó quitarle algo de importancia a la cuestión.

- Supongo que sabrán valorar la cuestión con objetividad. Al fin y al cabo, lo de la nariz fue en defensa propia. - intenté sonreir, pero solo me salió una mueca que hacía dudar de que de verdad pensase aquello realmente. Al final no pude más, y me levanté del sofá.- Me voy a dormir.

Con aquella sencilla frase, le di la espalda a Diana, dejándola pensativa en el sofá, y entré en mi nueva habitación. Una vez cerré la puerta sin hacer mucho ruido, pude respirar con cierta ansiedad, y apoyando la espalda en la puerta, me dejé resvalar por ella hasta terminar agachado y con el rostro tapado por mis manos. Y fue en aquel momento cuando pude sacar afuera las emociones que había llevado dentro durante todo el día, en silencio y a solas, como siempre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: De vuelta a casa   

Volver arriba Ir abajo
 
De vuelta a casa
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Vuelta a casa - [Akemi/Tanner/Axel/Roger]
» Capitulo 7: ¡De Vuelta a casa! ¡Entrega del Paquete! ¡Peala del destino!
» Una parada en la vuelta a casa.
» De vuelta a casa [Agatha Woost]
» |15Marzo2018| Vuelta a casa (Bruce Wayne|Cassandra Cain)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Wolves in Bucarest :: Off-Rol :: Recuerdos del pasado... :: Bucarest :: Barrio de las Veneidas :: Owen's Apartament-
Cambiar a: