¿Creias que las leyendas no eran ciertas?
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
¡Estamos de reformas!



Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Navegación

Staff










En construcción...

Últimos temas
» Top Secret
Mar Ene 25, 2011 5:55 am por Coral N Linox

»  CONFIRMACION DE ASISTENCIA
Mar Ene 25, 2011 5:28 am por Coral N Linox

» Dragons Blood (Normal)
Sáb Sep 11, 2010 11:34 pm por Lilith Beatus

» Registro de raza
Vie Sep 10, 2010 4:01 pm por Admin

» Puestos de trabajo
Vie Sep 10, 2010 3:48 pm por Admin

» Guerra de las Tinieblas.
Jue Sep 02, 2010 11:38 pm por Jacqueline Roux

» Truce of blood
Vie Ago 27, 2010 8:51 pm por Jacqueline Roux

» Afiliación normal: Bvlgaria
Vie Ago 27, 2010 8:44 pm por Jacqueline Roux

» Veo como el muro se derrumba poco a poco ¿Crees que eso esta bien?{Kiefer}(+18)
Lun Ago 09, 2010 7:22 pm por Aitana Eminescu

Estación


¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Dom Abr 11, 2010 5:10 am.
Foros hermanos


Photobucket


{Los demás afiliados están en el subforo de Afiliaciones}

¡Votad!
Votación en Hispatop.com

Comparte | 
 

 Explotando en comisaría {Bianca} [+18]

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Gary F. Destiny
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 40

MensajeTema: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Mar Mar 16, 2010 12:04 am

Era un viernes a las nueve en la comisaria. Casi la hora de cerrar. Brent Salomon, el otro colaborador de la pasma de guardia, había solicitado para irse a las ocho dado que tenía una importante cena con la señora Salomon. Y él... él estaba solo. Miró la mesa llena de papeles y se negó a moverse de esa butaca de cuero negro. No quería ni oir el gruñir de la butaca al moverse. Le gustaba estar en silencio. Le ayudaba a pensar, aunque por otro lado potenciaba ese sentimiento de autocompadecimiento que tanto asco le daba. Sí, se daba asco a sí mismo.

Negó con la cabeza y miró la taza de café de la mesa. No estaba ni medio lleno ni medio vacío. Estaba directamente vacío por completo. Teoricamente tendría que levantarse, recoger las cosas un poco para el día siguiente, coger su abrigo y salir por la puerta cerrando con llave y apagando los plomos. Pero no le apetecía salir al exterior. Se sentía como una tortuga metida en su caparazón, como un genio dentro de su lámpara o como un niño en el vientre de su madre. Al recordar su figura materna volvió a entrarle uno de tan frecuentes ataques de ansiedad. Se puso en pie muy rapidamente y se notó la respiración acelerada. Sus ojos plateados brillaban inundados en lágrimas.

Si antes se cuestionaba si se daba asco; ahora lo confirmaba. Se daba asco. - ¡aaargh! -En pleno ataque de ira y ansiedad cogió todos los papeles del último caso sin resolver y los lanzó de encima la mesa al suelo y luego los pisó un par de veces, dejando su huella en ellos. Tardó unos segundos en calmarse. Se quedó de nuevo en silencio, con la respiración acelerada y una simple lágrima cruzándole la magullada mejilla... Miró hacia la puerta. Había visita. ¿Visita a esas horas?


Última edición por Gary F. Destiny el Vie Mar 19, 2010 11:40 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bianca Lancaster
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 49

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Mar Mar 16, 2010 6:29 am

-Ya está bien de tanta explotación- bufé mientras iba hacia las oficinas de la policía pues tenía que ser yo la responsable de pedir informes sobre el asesinato descubierto aquella tarde; la presión estaba siendo bastante pues en los últimos días había sufrido algunos problemas con las transformaciones impidiéndome acudir al cien a mi trabajo cosa que por supuesto me acarreó varias consecuencias; entre ellas tomar el turno de noche.

Iba meditando en qure preguntas formular con decencia a quien quiera que estuviese allí aunque dudé por unos instantes en que de verdad alguien permaneciera dentro de ese helado edificio todavía. Caminaba a paso corto sin presurosidad, a un ritmo lento y elegante al mismo tiempo como si no tuviese prisa, disfrutando del pequeño rocío de la brisa acariciándome el rostro; hice el mechón de mi cabello hasta atrás del oído parándome frente a la entrada con obviedad cerrada, suspiré unos cuantos segundos antes de tocar la puerta.

Medité unos segundos como presentarme sin parecer una loca o alguien desesperada por conseguir una entrevista o pruebas reales de lo ocurrido aquella tarde, cerré los ojos memorizando las preguntas a realizar pero fue demasiado tarde, una silueta bastante más alta que yo pero igualmente ojerosa y maltratada se asomaba por la puerta.

-Ehm.. buenas noches... si buenas noches... vengo del periódico para... saber los pormenores del asesinato- murmuré abriendo mis ojitos de par en par dibujando media sonrisa sobre mis labios dibujando una pequeña curva alrededor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gary F. Destiny
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Mar Mar 16, 2010 8:48 am

Todo el despacho estaba sumido en un mortífago silencio que solo se veía roto por las constantes inhalaciones de oxígeno que el hombre, ruidosamente, ejecutaba con tal de volver a recuperar el control sobre si mismo. Hipócrita sería negar las ganas que tenía de coger al asesino de toda esa gente -se sobreentiende que hablamos del asesino del caso sin resolver- y ahogarlo con sus propias manos para luego desfigurarle el rostro a patadas y convertir su frente en un colador a base de disparos certeros. ¿Pero hasta qué punto lo hacía por ira o impoténcia? ¿Hasta que punto aquello no era una mera vendetta por su pasado, una compensación banal a un acto atroz que él mismo llevó a cabo tantos años atrás? La gente se empeñaba en creer que el pasado es algo que el tiempo cura, algo meramente pasajero que se olvida con la acumulación de sucesos. Ingratos humanos iluminados los que cometieron el sacrilegio de afirmar que eso era verdad. Era una mentira... ¡una jodida mentira! El pasado siempre está ahí, detrás de cada sonrisa, detrás de cada gesto, detrás de cada mirada y detrás de cada pensamiento.

- El pasado llama a la puerta cuando menos te lo esperas, Gary... ya deberías haberlo aprendido hace años... - se autoaleccionó de modo contundente mientras miraba la puerta. Era una simple puerta de esas de despacho de comisaria de toda la vida, de madera con un cristal
ondulado semitransparente que te permetía entrever que había alguien detrás pero era sencillamente imposible reconocerlo. Exceptuando a Brent. Él como era negro... pues se le distinguía. El caso es que no se molestó en recoger los papeles pisoteados del suelo. Sencillamente pasó de largo y cruzó la estancia para tomar el pomo y abrir la puerta. Se quedó mirando a esa mujer cuyo rostro no reconocía. - buenas noches... - siseó de forma falsamente apacible. Sus ojos color asfalto -ya libre de rastro de lágrima alguna- la examinaron con elegancia per sin miramiento alguno. Según había logrado entender, ella era de la prensa. Frunció el ceño ligeramente, planteándose el hecho de que tal vez y solo tal vez podría traerle problemas cualquier inofensiva declaración. Él era un simple jefe del FBI, ostentoso cargo a simple vista, mas en esa investigación era un sencillo peón de ese juego, un colaborador con poca autoridad pero imponente presencia. Se hizo a un lado para que pasara.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bianca Lancaster
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 49

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Mar Mar 16, 2010 9:55 am

La expresión del caballero me sorprendió un poco, aquella falsa cordialidad se olía hasta por los codos o es que era tan cínica personalmente para darme cuenta de aquellos detalles, y me pregunté si de verdad valía la pena seguir cuestionándome con lo mismo, llegué a la conclusión de no hacerlo; sólo estaría allí durante unos cuantos minutos y después me marcharía para no verle nunca más.

Ya más tranquila, tomé confianza para adentrarme en el lugar, estaba obscuro, y la luz de la luna no pintaba mucho por los alrededores pero extrañamente no me molestó en lo absoluto, adentrándome me quité el abrigo dejando a la vista el vestido azul de gasa hasta las rodillas con un escote bastante pequeño, lo miré directamente con suspicacia antes de hablar.

-Un placer, soy Bianca Lancaster reportera del Times- tendí la mano cortesmente, quedándome allí parada, el hombre parecía extraño... o hasta cierto punto pensé en haberlo interrumpido en algo; disipé rápidamente esos pensamientos pues quería salir de ahí cuánto antes aunque, algo que llamó mi atención fueron bastantes papeles regados por el suelo, tuv cuidado de no pisarles.

-Me tocó el turno nocturno, así que soy corresponsal para si me lo permite claro está hacerle unas cuantas preguntas sobre el suceso ocurrido ésta tarde- saqué mi libreta de notitas con una pluma.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gary F. Destiny
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Mar Mar 16, 2010 11:29 am

Sus miradas se cruzaron de forma silenciosa. No cabía del asombro mal disimulado por parte de ambos. ¿Qué hacía esa periodista en su despacho pudiendo acudir a la mañana siguiente a ver a Tyler Hawk, por ejemplo? ¿Acaso venía a denunciar algún tipo de delito? ¿Le iba a encargar que encontrara a su gatito perdido o algo por el estilo? Esos eran los servicios cuantos le podía ofrecerle a una mujer, teniendo en cuenta la hora en la que se desarrollaba la escena.... ya era bien entrada la noche, si quería algo de eso no habría venido a esas horas a no ser que fuera algo urgente.

Empezó a debatirse si sería un asunto de vital importancia cuando ella pasó por la brecha que se formaba entre su cuerpo y una de las paredes verticales del marco de la puerta. Se permitió el lujo de entreabrir los labios y ladear la cabeza para seguirla con mirada atenta. Miró la mano que ella le tendía tras presentarse debidamente. Se agachó y se la tomó suavemente. Un simple estrechón casual. Le dedicó una sonrisa tan efímera como la vida dde una mariposa. Clavó sus ojos color luna en los de ella y luego bajó la mirada a la vez que le soltaba la mano. Así que del Times...

Dentro del despacho había una sola fuente de iluminación. Un parpadeante fluorescente que parecía haber sido puesto ahí para añadirle un bonus de misterio a ese desolado y desordenado despacho al que solo se le podía definir con un adjetivo; caótico. Gary frunció el ceño y miró a la mujer, percatándose de que era bastante hermosa. Sus ojos grises resiguieron su vestido celeste.

Ella parecía decidida a quedarse con él en esa apoteósica velada. Frunció el ceño de nuevo y dió un paso hacia el interior del despacho para acompañar con la palma de la mano la puerta hasta cerrarla con un seco 'clack'. Buscó de nuevo esa increible figura y siguió con los labios entreabiertos. Tenía el labio inferior algo hinchado de su última pelea con un detenido. A parte del labio magullado tenía un par de rasguños en la mejilla y unas tiritas en el puente de la nariz y encima de la ceja derecha. Se acercó con paso premeditado y apoyó las firmes nalgas en la mesa ahora despejada ya que todo estaba por el suelo.

Se frotó la sien con la mano derecha y la volvió a mirar - Un placer, Gary Destiny - prefirió mantener bajo un tupido anonimato su rango en la investigación - un colaborador - Se aclaró la garganta y miró la libreta, ahí sentado - Intentaré responderle a todas sus preguntas... aunque soy más partidario de una sesión Off the record. Ya sabes. De tú a tú, sin libretas, cámaras, ni micrófonos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bianca Lancaster
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 49

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Mar Mar 16, 2010 8:30 pm

El caballero Gary se presentó con suma simpleza, no tenía mucho conocimiento sobre el departamento del FBI a pesar, de acurdir allí seguido por distintos crímenes cometidos y yo... como solían llamarme de "sagre fría" generalmente era la única encomendada para ir a pedir reportes, saber sobre la opinión de los forenses, además, de las investigaciones a progreso con el sospechoso.

Tomó asiento sobre un escritorio bastante desvencijado, no podía observar del todo su rostro pues no me lo permitía la semi obscuridad en la que nos encontrábamos; en cuanto mencionó el hecho de no usar nada de libretillas o cosas extrañas internamente sentí un inmenso agradecimiento pues también estaba bastante lejos de agradarme estar tomando notitas pudiéndolo retener todo en la mente.

-Está bien caballero, en si no me parece nada mal la idea de hacer esto casual- suspiré guardando el pequeño objeto en mi bolsito. Sin meditarlo mucho fui a tomar asiento frente a la silla que estaba en el escritorio, crucé la pierna elegantemente antes de levantar la mirada hasta él, estaba bastante mallugado y parecía no haber recibido la atención adecuada sobre todo en los rasguños de su mejilla, una vez más guardé silencio al respecto.

-¿Podría decirme usted cuál es el nombre de la víctima y que edad poseía? y ¿En qué zona fue encontrado el cadáver?- también deposité la plumilla sobre la superficie lisa recargándome sobre mi codo poniendo atención, no me resultaba difícil concentrarme correctamente pero aquella prescencia un tanto imponente estaba haciéndome titubear, cosa que era muy rara vez que sucediera pero algo... en él era desconcertante así como mi inevitable cinismo, era en su expresión cierta dureza que lo hacían lucir tan extremadamente para alguinos quizá atemorizante para mí... después de haberme convertido en lobo y convivir con tantos era un temor de los menores si hubiese sabido esto quizá ya estuviese muerta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gary F. Destiny
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Mar Mar 16, 2010 10:05 pm

Del mismo modo que los particulares ojos de ella no liberaron los del varonil policía, tampoco los de él repararon en la posibilidad de romper ese vínculo que los unía mediante un simple contacto visual. Se cruzó de brazos por encima de esa impecable camisa blanca con corbata negra a juego. Dejó colgar la cabeza hacia la derecha y permaneció sumido en el más mudo de los silencios mientras trataba de ver más allá en las palabras, gestos o miradas de ella. En parte ejercía como detective. Ese era su trabajo ¿No? Por eso mismo tardó en responder. Si lo que buscabas era una fluida conversación o una simple pero dinámica pelea verbal, no habías acudido al hombre correcto. Él era el típico hombre que cumplia el ya tópico de 'pienso todo lo que digo pero no digo todo lo que pienso sin haberlo pensado antes varias veces'. Solo violaba esa regla cuando estaba fuera de sus cabales, como crasos minutos antes de ese enriquecedor encuentro.

De modo que prosiguió honrando a los monjes budistas que permanecían en voto de silencio durante un rato más. A los dos minutos, rato suficiente para darse cuenta de algunos detalles y hallar una respuesta, se dignó a entreabrir esos carnosos labios para dejar escapar de forma siseante unas acertadas palabras en forma de - Si no erro, la víctima se apellidaba Stetson, su nombre de pila era Géraldine. Hembra. 37 años. Herida profunda en la yugular, de arma blanca, probablemente - No concretó más, no lo creía pertinente. Era su modo de hacer las cosas a su manera de forma sutil y, siempre, inteligente. - ¿Alguna cosa más? - Su pregunta no adoptó un registro borde ni vanidoso, al contrario, sonaba estrictamente profesional, respetuoso y ciertamente atrayente, misterioso.


Antes me honró mencionar que en esos momentos de reflexión se había percatado de ciertos detalles. ¿Os pica la curiosidad? Me dignaré a rebelar el que tal vez y solo tal vez podía condicionar el desenlace de ese encuentro aparentemente pacífico y complejo; se alegraba de verla. ¿Y quién no se alegraría de recibir una visita femenina con un mínimo de inteligencia? Ultimamente había recibido demasiadas visitas banales. Mujeres de sonrisas plásticas que solo buscaban un número de teléfono anotado en el cartón de un café ya acabado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bianca Lancaster
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 49

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Miér Mar 17, 2010 7:54 am

Memoricé cada detalle sin ninguna dificultad, por lo menos la víctima no había sido un niño como los dos anteriores casos que había sido asignada ahorcados al parecer con el sello del mismo asesino; mi mente caminó hasta allí recordando a los pequeños cadáveres inofensivos, enclenques soin vida ya inertes sobre la acera, ladeé la cabeza con sutilidad para olvidarme de aquello lastimoso, había sido herida de arma blanca, vaya... como todos los asesinatos cometidos por criminales poco inteligentes o sanguinarios.

Pensé durante unos segundos sobre todo lo que había por preguntar pero iría con lentitud conforme se fuese desenvolviendo la conversación de modo tranquilo y eficaz sin querer investigar todo de golpe no se conseguía un buen trabajo; noté algo de frío afuera en el clima, un aire helado pasaba por las rendijas del lugar pero sólo me cambié de posición pues no sentía aquél cambio tan brusco de temperatura por causas de obviedad.

Era un tanto inquietante observar al hombrón con la cara toda torturada sin cicatrizar del todo, ¿se habría dado cuenta de la profundidad de los rasguños? si lo sé, no me incumbía meterme más de lo conveniente. Aún así me era imposible quitar la impávida mirada de él; aires misteriosos lo hacían un humano interesante, acostumbrada a ver más allá de las narices comunes, observé dentro de aquellas pupilas gricáceas cierta tristeza, en combinación hasta podría llamarle duda.

Volviendo a lo que me había llevado hasta allí, quería saber todo lo posible en cuánto al crimen, aunque estaba resultando un encuentro del todo sorpresivo.

-Gary... ¿Han identificado los peritos de qué tipo de arma se trata?, ¿El motivo fue robo o sus pertenencias estaban allí?, ¿Fue abusada por esos malnacidos?- se salió la palabra sin mucha premeditación, pues si se les había ocurrido tocarla no merecían ningún tipo de perdón, yo misma me transformaría identificando su aroma para despedazarlos con sumo gusto.

Solté el cabello que llevaba recogido dejando que cayera sobre mis hombros y espalda, la liga me tenía harta y pues... sólo estaba con un "colaborador" de la policía dudé que me arrestara por ello, estaba ansiosa por escribir una buena nota como siempre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gary F. Destiny
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Miér Mar 17, 2010 6:13 pm

La escuchó con total tranquilidad. Ella acababa de decir algo que seguro al doscientos por cien que le rondaría la mente toda la noche -si es que llegaba a poder conciliar el sueño, claro está-. Acababa de llamarlos malnacidos. Asesinos. Burdos asesinos con armas ardiendo en sus manos... La imagen le provocó un escalofrío y su pasado se le hizo presente. Carraspeó mientras se aferraba al borde del pupitre con ambas grandes manos masculinas y fuertes. De repente la corbata empezó a ahogarlo... ¿No hacía calor ahí dentro o era la simple presión de tener que enfrentarse una vez más a sus más temidos fantasmas del pasado? .

- desconozco esa información - Fue lo único que dijo para no alargar más el tema. La verdad era que no lo conocía del todo, hacía relativamente poco que trabajaba en el caso, y no creía necesario dar más detalles de los que previamente había explicitado. Se sentía patético. Él tenía sus motivos para sentirse así, supongo. Buenos o malos. Y no eran precisamente su pasado, sino su presente. El simple hecho de no poder olvidar, aceptar o digerir lo que le había pasado; desde el hecho de haber visto morir y ser violada a su madre delante de sus narices, a apretar el gatillo para salvar de una peor muerte pero a su vez matar a su padre, pasando por el hecho de no haber reparado nunca en formar una família. Los años se le habían hechado encima y por ahora se sentía viejo.


Se dió cuenta de que estaba ejerciendo más fuerza de la común en sostenerse al escritorio cuando le empezaron a doler los nudillos y se percató de que estaban blancos como la nieve. Soltó inmediatamente la madera y ejercitó los dedos para no hacerse más daño. Luego sacó un pañuelo y se lo pasó por la frente, con cuidado, una sola vez, eliminando las pruebas de incomodidad alguna. Tras ello, volvió a sumirse en ese trance silencioso que le permitía autodenominarse una persona misteriosa. - lamento no poderle ser más útil - Finalizó y miró de nuevo esa taza vacía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bianca Lancaster
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 49

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Miér Mar 17, 2010 8:55 pm

De pronto el ambiente cambió con radicalidad, el caballero atento se habia desvanecido poniéndose un tanto inquieto ante mis preguntas, parecía incómodo, si esa era la palabra correcta no estaba del todo a gusto allí conmigo; los ojos me quedaron como platos al ver la intensidad con la que tomaba el escritorio casi al punto de quebrársele los dedos. Esperé unos segundos antes de actuar ¿qué podía decir o hacer? no tenía ni idea de lo sucedido.

-Ahm... no, despreocupe hablaré con la gente de Archivos para ver la evidencia- aseguré educadamente ladeando la cabeza observando como sacaba un pañuelo de su bolsillo limpiándose el sudor; en ésta ocasión miraba al vacío, suspiré observando aquél objeto al cual no le encontré demasiado chiste, ya no tenía nada más que hacer allí y sin embargo deseaba quedarme.

"Vaya pensamientos idiotas que tienes Bianca" pensé a mis adentros con cierta suspicacia, no tenía derecho al permanecer allí, era tarde, seguramente Gary también querría descansar ¿o no?; al ocurrírseme una idea banal, quizá tanto burda me puse en pie dirigiéndome hasta el bolso colgado en el perchero.Saqué un pequeño objeto sin mostrarlo, caminé unos cuantos pasos hasta quedar frente a él parada, dándome cuenta de la corbata a medio caminar, sonreí.

-Buena golpiza te han dado- me acerqué con cuidado a examinar su labio sumamente hinchado, pude ver los rasguños en su rostro, profundos y bien marcados.

-Ten, esto ayuda a cicatrizar con rapidez- saqué un tubito con algún tipo de ünguento que mi madre utilizaba siempre por nuestras travesuras, ahora lo cargaba pues con las continuas visitas al bosque siempre terminaba lesionada de un modo u otro.

-No te muevas- hice la cabeza a lado mirándole en modo de advertencia en combinación de humor, saqué un poco de eso poniéndolo sobre mi dedito llevándolo hasta su cara donde lo coloqué alrededor de los rasguños con sumo cuidado; me dejé llevar por lo áspera de su piel, la resistencia de su mandíbula y aquellos ojos hipnotizantes con aires de intriga..
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gary F. Destiny
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Miér Mar 17, 2010 9:19 pm

Se quedó pensativo unos segundos, con esos orbes color plata perdidos en un punto que ahora mismo resultaba irrelevante. Tras guardar el pañuelo, alzó una mano y se la pasó por la barba suavemente mientras respondía en un simple susurro - Se lo agradezco. Allí podrán resolver sus dudas al respecto, señorita Lancaster - Una sola palabra podía extraerse de ese pecaminoso discurso, o frase. Impredecible. Todo cuanto hacía esa varonil figura no seguía patrones, normas, reglas ni masas. Simplemente hacía lo que hacía cuando lo hacía y de ese modo, porque lo veía correcto. Ése mismo atributo se podía adjudicar a la escena, dado que nadie sospecharía que instantes después, la cálida yema del dedo índice de la mujer dibujaría amorfas carícias sobre su tensa y maltratada piel. ¿No?

En estas que ella pareció percatarse de su incomodidad y se permitió el lujo de acercarse y, sin perder de vista sus ojos plateados, empezar a huntar de forma serena y relajada una especie de hunguento en la zona más magullada. Se percató una vez más de lo hermosos que eran ese par de luceros que habían aterrizado en el femenino rostro de ella. Era lo que tenía tenerla tan cerca, ¿no? El caso es que ese roce no le incomodó tanto como esperaba, cosa que le sorprendió. ¿Cómo debía interpretar eso? ¿Era una maniobra de acercamiento? No recordaba la última vez que se lo había pasado bien con una mujer. Hacía meses que no tenía tiempo entre los casos y vorágines mentales en las que él mismo se perdía.


No creió oportuno responder a sus dos últimas intervenciones, dado que su mirada -por implacable que pareciera- hablaba, en esos instantes, por sí sola. Así que no pudo hacer más que agradecerlo con una muda mirada y quedarse con los labios entreabiertos mientras la seguía analizando su perfilado rostro de musa bajo el tintineo constante de ese maldito fluorescente que, si pensaba seguir así mucho más rato, acabaría estallando de un balazo, que el hombre que no lograba controlar del todo sus estribos, le pegaría. La mujer de bella sonrisa siguió curándole como si de una conocida de toda la vida se tratara. Sus orbes color ciudad recorrieron de forma tranquila y muda esa piel color de luna... era realmente hermosa. No comentó nada, solo le miró, con tanta naturalidad como pudo, esos labios entreabiertos que rebelaban una sonrisa que irradiaba luz própia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bianca Lancaster
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 49

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Miér Mar 17, 2010 9:35 pm

Me observaba interesantemente, y no hablaba en lo más mínimo, cosa que no me molestaba, en ocasiones tampoco hallaba mucho que decir definitivamente era un tipo completamente ajeno a lo que hubiese encontrado antes; quité la mano toda pegajosa por la pomada ya que estaba bien cubierto. Sin más por hacer saqué un kleenex limpiándome volteando la mirada lista para marcharme aunque ciertamente me pesara un tanto, de nuevo a la soledad, otra vez al volver a casa estaría como todas las noches: sola recordándome lo miserable que era mi vida desde hacía tiempo atrás.

-Bueno, sin más que decir o hacer Gary me paso a retirar- asentí tomando mis cosas del perchero, pero de pronto una enorme sensación de hambre atroz comenzó a apoderarse de mí, tenía que salir de ese lugar lo antes posible antes de cometer alguna tonteríá. Estaba segura lo lejos de estar bien convertirme en lobo frente a él ahora todo el comportamiento inquieto me abarrotaba de pies a cabeza; una escena bastante extraña pues comenzaban a sudarme las manos, estaba siendo incapaz de pensar con bastante rasocinio, todo parecía desaparecer eso me llevaba a comprender como estaba perdiendo la cordura.


-Hasta luego- fue lo único que musité antes de dirigirme hasta la puerta que, a la hora de darle el jalón para abrirla la manija quedó en mis manos, pegué mi frente a la misma, no quería lastimarle no a él y una lágrima se derramó sobre la mejilla; si mal iba el hambre terminaría poniéndome de muy mal genio, por lo tanto terminaría mostrando mi "otra faceta" sin tener la más mínima compasión de nada ni nadie.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gary F. Destiny
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Miér Mar 17, 2010 9:57 pm

Las refinadas manos de ella siguieron trazando carícias en su pálida piel golpeada por unos nudillos bandálicos. Parpadeó un par de veces. Su simple pestañeo se asemejó al batir de alas de una mariposa. Oh, deliciosa criatura de efímera existencia. Una mariposa era un mundo... y ese pequeño mundo tenía escasas horas para demostrarle a los demás diminutos e insignificantes mundos lo que significaba la belleza. En cambio, los humanos, gozaban de un largo periodo de existencia que malgastar a base de dárse disgustos entre ellos, como si encontraran divertido desperdiciar segundo tras segundo ese regalo del cielo, la vida. Una vida que no gozaba del aprecio que tal vez, y solo tal vez, merecía.

El barón la observó, callado y taciturno. Podían correr segundos, minutos u horas, pero ese correr vital y continuo del tiempo carecía de relevancia dentro de esas cuatro paredes que conformaban la oficina del oficial. Esa cárcel. Su cárcel. Serró las mandíbulas, una vez ella se separó y procedió a realizar una maniobra de distanciamento que probablemente acabaría en un banal buenas noches recíproco pero no del todo sincero, sintiendo como sus dientes generaban presión entre sí para no comenzar a gritar.


No sabía controlarse, la ira invadía sin aviso prévio y comenzaba a despertar en el ya maduro señor Destiny aquella ola de rabia e impoténcia que liberaba todo su ser. Pero tan rápido como vino se fue. Tal vez la expresión que lucía su rostro, que duró un segundo o dos, denotó ese desliz emocional. Tal vez sí, tal vez no. No era algo que le importara sumamente cuando veía como la simple oportunidad de gozar de compañía, se dirgia sobre sus altos tacones hasta la puerta, apoyaba la mano en el pomo y la frente en el margen de la misma. El hombre se acercó a paso tranquílo, rompiéndo de forma cortante el vínculo emocional que había enlazado con su amado escritorio.

Alargó el brazo y, situándose muy cerca a su espalda, apoyó la mano en la puerta para que no la abriera. Por muy erótica que pudiera parecer la escena, esa no era su intención, o tal vez sí. ¿Quién lo sabía? ¿A quién podía importarle? Sus labios hasta el momento prácticamente sellados y enmudecidos, decidieron honrar la prestigiosa y distinguida escena con esa voz madura, algo cansada pero igual de serena e imponente que siempre. - No os vayáis - Sonó a órden. No le desagradaba mandar, pero tenía que saber cuándo y cómo hacerlo. Añadió a su oído un simple - todavía -. Esperó reacción.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bianca Lancaster
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 49

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Miér Mar 17, 2010 10:07 pm

Era sorpendente escuchar su voz de nuevo, grave, sutíl e inmensamente tranquilizadora, al poner la mano sobre la manija alcé los ojos con un poco de desesperación, no comprendía que tenía que marcharme, tenía que salir de allí antes de dañarloo hacer algo de lo que me arrepintiese; limpié el llanto con tranquilidad con la maga de mi abrigo; el estómago comenzó a hacer sonidos raros (el hambre había acrecentado). No quería que me fuera y yo tampoco quería dejarlo "vaya estupidez" adentré ese comentario a mi mente pues ciertos nervios comenzaban a salir a flor de piel.


-Gary... no te me acerques, por favor- pareció más un ruego que alguna petición extraña, normalmente me venía valiendo un pepino lo que podía sucederle a los humanos que me rodeaban pero precisamente estaba siendo distinto. tiré una vez más a la puerta sin obtener resultados para que se abriese.

-Ya es noche, tengo que descansar- esa mentira estaba siendo completamente estúpida, realmente deseaba quedarme, en aquél lugar andrajoso, pero disfrutando de algún tipo de compañia sin sentirme sola como hongo como siempre, estaba forjando sensaciones completamente extrañas a las que estaba acostumbrada ¿Pero como demonios me contenía?, cerré los ojos durante algunos instantes tratándome de concentrarme en algo más. Me alejé hasta un pequeño rincón dejándome caer abrazándome a mi misma comenzando a temblar sudorosa; no pensaba transformarme debía aguantar lo más que pudiese.

-Perdón.. perdón- hablaba más para mi misma que para él, estaba lastimándome emocionalmente tratando de resistir, jamás lo había hecho, todo se estaba desmoronando vaya momento de la vida que había elegido para perder la compostura.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gary F. Destiny
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Miér Mar 17, 2010 11:30 pm

Sus susurrantes labios seguían semienterrados en esa perfumada melena, casi rozando el lobulo de la oreja que entre la misma se ocultaba. Los párpados del hombre yacían semicaídos, volviendo así más felina su mirada. Las palabras se desprendían de esos marmóreos labios desteñidos por el paso de los años. Las letras saltaban al vacío entre esos labios, tomándose de las manos unas con otras hasta formar palabras, que a su vez conformaban algunas pocas frases siseantes que rompían el esquema de hombre callado con el que se había dibujado previamente el patrón de Gary. Esas mismos siseos reptiles surcaban el aire del mismo modo que los surfistas costeros surcaban las olas del mar hasta aterrizar en la arena, solo que esas palabras aterrizaban sin permiso alguno en los oídos de la hermosa mujer.

Le rogó que se alejara, más una especie de trance le impidó escuchar. Su cercanía le permitía embriagarse de ese perfume. Débil pero detectable en un detectivesco olfato de alguien que aspiraba a parecerse a un prototipo barato de Sherlock Holmes moderno. Cerró del todo los ojos escasos segundos mientras en su mente alguien se decidía a tironear hacia el ON el interruptor que permitía iniciar un mecanismo complejo que, a su vez, se dedicaba a pinchar canciones antíguas para cada escena, otorgándole así, una íntima banda sonora que -a no ser que habitaras en su turbulenta cabeza- no podrías oir de ninguna de las maneras. Fueron esos pocos segundos de trance los que le permitieron a la mujer, tras un último intento fallido de abandonar la estancia, escabullirse de su acorralamiento y aparecer en un visto y no visto al otro lado de la sala.


Abrió los ojos cuando la frágil corriente de aire masajeó sus maltrarados pómulos. Esos luceros plateados brillaron de nuevo y se volteó buscando esos orbes color esmeralda, color ciencia ficción, color verde, color Bianca. No los encontró. Lo único que alcanzó a ver fue a una mujer hecha un ovillo como avergonzada por algo que a ojos de Gary aún no había hecho. Temblaba como una persona que sufre demasiado. ¿Tendría frío? ¿Estaría enferma? Él no era médico, solo era un simple funcionario que obviaba el hecho de llevar uniforme al trabajo. - Señorita Lancaster... - Siseó tratando de omitir el registro preocupado que se hacía evidente en su firme voz. Se acercó lentamente y se acuclilló delante. De repente, la corbata volvía a ahogarlo. - Perdone mi osadía, es libre de irse, no puedo impedírselo. Le ruego que me perdone, señorita. - Prosiguió tratando de encontrar sus ojos entre ese cuerpo encogido como su ahora transtornado corazón.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bianca Lancaster
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 49

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Jue Mar 18, 2010 9:48 am

Allí estaba yo, parecida a una niña pequeña regañada por sus padres completamente encorvada sobre la esquina del despacho a la altura de los papeles tirados; estaba siendo el colmo sentir todos aquellos sentimientos encontrados en una sola oleada estos síntomas sólo daban antes de entrar en la licantropía, ¿Podría esperar a una vida normal alguna vez? bien, eso jamás sucedería aportar un sueño combinado de una ilusión es una sensación constante de lucha.

Llevaba ya con ello anidándose años atrás, desde la pubertad se había hecho presente el que no poseía la condición de alguien precisamente normal, ahora, frente a cierto hombre desgarbado, con la experiencia clavada sobre su rosto aún así haciéndole tan increíblemente expectante como una perla recién descubierta del mar, pasando tanto tiempo a escondidas, así al final convertirse en algo sumamente hermoso, estaba observando algo parecido en aquél hombrón. Tenía ganas impresionantes de tomar aquella mano, de perderme en sus ojos color plateado, haciedo referencia imaginativamente a la luna llena vista desde una de las montañas en lo alto del bosque.

-Te he pedido que no te me acerques, no quiero...- dejé la frase en suspenso con lágrimas derramándose pues no era propio mencionarle la palabra "dañarte" o "asesinarte" de modo tan irracional; no quería y no debía decirle lo quien era en realidad, un ser peludo, capaz de olvidarse del todo por conseguir algo de alimento.

Algo parecido a un gruñido brotó de mi pecho, no pasaría mucho tiempo antes de que mi condición cambiara, a pesar, de ser un ser hermosamente visto con el pelaje grisáceo, ojos amarillos regodeándome cual vil canino en su hábitat estaba siendo presa de yo misma. Los pensamientos de Gary se prestaban a no estar de acuerdo en permanecer allí, que gran equivocación era todo lo contrario, anhelaba permanecer a su lado a obscuras, exxtrañamente en un silencio hablando por si mismo sin falta de necesarias palabras.

Alcé los ojos, estaban más amarillos de lo normal, ya había perdido el control, estaba siendo inconsciente con las acciones que haría a continuació; por fin lo miré, llevé ambas manos hasta su cuello tumbándolo sobre el suelo, lista ya para pasar a otra fase y desaparecerlo para siempre.

Escuché su corazón latir con rapidez, al igual oír su acompasada respiración me hicieron detener; imaginé esos latidos como si estuviesen dentro mío, sintiendo con fervor cada segundo de respiración sobre su pecho detuvieron todos los impulsos planeados por fin entrando en razón; mis ojos volvieron al color normal pero me hallaba encima de él como acorralándolo, la única solución... o lo único proviniente a mi cabeza fue besarlo. Sucedió con frenetismo y quizá hasta un poco de histerismo, memoricé a detalle cada céntimo de sus carnosos labios, esquivando toda sensación extraña sólo dejándome llevar por la tranquilidad, emoción por probar aquél dulce néctar calmándome en todos sentidos.

Me separé de él sentándome a pocos metros, con la respiración completamente agitada, nerviosa, y roja como jitomate claro estaba que tenía temor por su reacción, pero inevitablemente una sonrisa se desplazó hasta mis labios no arrepentida por lo sucedido sintiendo estar en una cascada o una montaña rusa por haber vivido una experiencia inigualabre, ¿lo habría tenido que meditar? demasiado tarde; no podía darle más explicaciónes sobre el ¿impulso o insistencia? de querer besarle, sin importar su labio medio deformado, su nariz cubiera por las tiras rozando apenas su mejilla con las yemas de mis dedos, fuera lo que fuese ya había pasado.

Mi corazón inició una melodía silenciosa tratando con desesperación de brotar sobre el pecho, gritarle a los cuatro vientos lo provocado; mis ojos se desviaron hasta la luz parpadeante donde un pisapapeles estaba allí tirado con el resto de los papeles, no me detuve mucho para lanzarlo dando justo en el blanco apagando por completo la luz del lugar, pero dentro mío había una luz cegante o ¿eran sólo ilusiones? no me importó, estaba simplemente en otro mundo, reaccioné adecuando las palabras dispuesta a decir aunque fuese algo.

-Lo siento, lo siento mucho- musité apenas con voz audible, lo suficiente para que él me escuchara, por dentro algo parecido a mariposas revoloteantes se hacían presentes inundándome el alma de felicidad, el corazón de paz y la mente de ternura.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gary F. Destiny
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Jue Mar 18, 2010 9:46 pm

Todo sucedió tan sumamente deprisa que no llegó su complejo cerebro a asimilar toda esa información, y como resultado quedó un Gary con el ceño fruncido, mirando a esa mujer hecha un ovillo con voz temblorosa y con demasiasos puntos suspensivos al final de cada frase que salía de sus dulce boca de fresa para aterrizar en sus duros oídos. Ella le pidió, rogó u ordenó que no se acercara, mas él lo había hecho. ¿Porqué? Tal vez por intuición, tal vez por necesidad, tal vez por deseo. O simplemente pudo ser un error de esos tan típicos de los humanos. ¿Quién sabe? Los hombres actuaban acorde con una vocecilla que gritaba en su interior. Así es muchachos, no estamos solos. Pero... ¿quién o qué manejaba esa voz interior, ese subconsciente irracional que no atendía a razones? Demasiadas preguntas para ninguna respuesta clara.

Sus ojos grises seguían tratando de aplacar esa dolorosa expresión de lucha que podía entrever en los perfilados ojos femeninos de ella, color verde botella. Gary tenía la extraña manía o necesidad de mirar a los ojos a la gente, dado que con ello era capaz de leer entre líneas, era capaz de saborear las más dulces verdades y las más amargas mentiras. Gary, sin ojos, no era nada; del mismo modo que no era nada Superman sin sus gallumbos por encima de las mayas o Spiderman sin sus telarañas. Finalmente pudo ver esos ojos ambarinos. Eh, un momento. ¿Pero no eran verdes? El barón de la escena frunció aún más el ceño, logrando hacer aparecer unas arrugas en su despejada frente. De nuevo, esa vorágine de acciones lo dejaron fuera de encuadre.

No sabía del todo bien cómo, pero había acabado con las manos de ella en su cuello y su espalda chocando con un sonoro plaff en el frío suelo de baldosas a las que convendría una buena ducha. Sus pupilas se dilataron, y no solo fué por el mero hecho de tener los potentes pero intermitentes rayos de luz del fluorescente directamente a los ojos. No. Una sacudida escalofriante combulsionó su tonificado cuerpo, con rastros de antiguos músculos prominentes, y sintió -por primera vez en mucho tiempo- miedo.

Un sentimiento que no tardó en metamorfosearse, del mismo modo que una oruga se metamorfoseaba en una mariposa y un capullo en una flor, en pura y dura excitación. Pudo percibir -y con bastante claridad- el cuerpo de ella sobre el de él. Sus manos femeninas en su ancho cuello. Sus ojos inyectados por una especia de sed que a ojos de Gary no podía entenderse. De nuevo esos ojos ambarinos tan peculiares. No, esperad. Todo se detuvo. Ahora eran... ¿verdes de nuevo? El Jefe del FBI emp´zó a dudar de sus facultades visuales, pero con tal de autodefenderse moralmente, lo adjudicó al parpadeo incondicional de la luz.

Sus labios se rozaron. Su corazón se detuvo para luego empezar a bombear de nuevo con energias renovadas, a marchas forzadas, desvocado, hambriento, sediento, necesitado... desesperado. Los labios de ella seguían apresando los magullados de él, relamiéndolos y adueñándose de su aliento de vida como si adoptara el rol de un dementor en una película de los libros de J. K. Rowling. Todo acabó en escasos segundos. Los ahora relucientes labios de Gary permanecieron entrabiertos, temerosos de inhalar una bocanada de aire por no perder el dulce aroma a Bianca que ahora quedaba en sus fauces.

Ella se separó, la luz estalló, la voz de Bianca se disculpó, el silencio los engulló y su corazón... su corazón seguía a mil por hora, dejando a un policía tumbado en el suelo, boquiarriba, con la respiración agitada, el nudo de la corbata medio deshecho, los ojos abiertos pero sin ver nada. Parpadeó finalmente, tras unos segundos de quedar en trance. Cerró lentamente los labios y recuperó el aliento que un poco más y se despide de él para siempre. Su lengua raptó hasta el exterior de sus labios y relamió la magullada zona. Sabía a ella. La miró de reojo. Alzó un poco una mano. Extendió el dedo índice y lo arronsó lentamente. Lo que empezó de un modo banal, acabó por parecer insistente. Ese movimiento de dedo que le pedía que -entre esa macabra oscuridad- se acercara y se posicionara encima de él, de nuevo. Tenía sed. Sed de ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bianca Lancaster
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 49

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Jue Mar 18, 2010 10:20 pm

Las acciones cometidas en un segudno podían hacer que el ambiente desprendiera hermosos colores con los que hubiese podido jurar jamás haberme topado, parecía algo completamente abstracto dentro y fuera mío, deseaba con euforia saltar o mostrar alguna otra faceta que no me hiciese quedar como imbécil ante él después de pedir perdón ¿Porqué me había disculpado? simplemente nació; volviendo a la realidad observé como no se movía... ni mucho menos habló cosa que hizo sentirme peor y no precisamente llena de alegría, eso era definitivo.

Por un segundo me aterroricé; sucedió entre aquellos instantes cierto rocío desprenderse de él sobre mí, recordé cada fracción de segundo el como sus labios se envolvían con los míos fusionándose de manera perfecta, como dos almas partidas a la mitad encontrándose mutuamente; dejando descansar ese pensamiento observé como hacía un ademán con el dedo indicándome que me acercase ¿Sería algo perjudicial? no lo creo, lo más inesperado ya se había dado.

No dudé en acercarme con los ojos verdáceos de nuevo clavados sobre los suyos, ahora con una expresión completamente distinta a lo que había llegado, cierto parpadedo claro habitaba sobre sus pupilas, como destellos en estrellas del cielo recién despejado después de la lluvia compensándolo con un hermoso arcoiris alrededor, observando un paisaje que pocos saben apreciar. Eso era parecido a la visión que tenía en mente aunque distaba mucho de ser así en la vida real; no importó, colocándome en pie me acerqué hasta el ser quedado bocarriba en estado de shock.

No mencioné una sola palabra, simplemente me dejé llevar tomé su brazo extendiéndole a lado expectante de observar aquella figura bien marcada, a pesar del tiempo denotaba una excelente condición física; me coloqué entre esa brecha del dorso y el brazo separantes, mi mano se posó sobre su mejilla. Necesitante de su temperatura, de observar cada detalle de aquél hombre al que había osado a robar instantes de su existencia deborándole en modo poco usual.

Posé la cabeza sobre lo alto del brazo recargándome en el mismo desvariando lo suficiente para no tener control suficiente, ahora era con otros malditos motivos, era desesperante el denegar que estaba sintiendo algo dentro del estómago como una tarde a olas agitadas en contracorriente con el mar, arena revuelta, plantas sueltas arrastrándose hasta la orilla para al final volver a la tranquilidad.

Me limité a contradecir los momentos anteriores pero ya era inevitable no querer sentir aquellos labios, aquella dulce miel dispuesta a brindar minutos, horas, y tiempo indefinido de una tranquilidad fervecente; rocé su labio inferior con al punta de mi lengua apenas logrando que chocara sobre su piel medio acenizada, descansando unos momentos entrelazando mis dedos sobre su cabello.

Podía parecer una escena bastante erótica pues a falta de luces no quedaba mucho por hacer, aún así le distinguía con perfección entre la luz de la luna asomándose por una de las rendijas, era expectante como la eterna compañera estaba allí conmigo, la miré durante segundos antes de tomar la mano de Gary sobre la mía. Estaba tibio, precibía cierto color sobre su rostro, no tanto como en el mío ya que parecía jitomate recién sacado, listo para vender como un producto exquisito, vaya de pensar que de ese color estaban teñidas mis mejillas "¿Puedes y Quieres resistirte?" preguntó cierta vocecilla en mi interior, pero la respuesta ya era tardía puesto que estaba allí plantada con él dejando mi rastro sobre su rostro, como él en el mío saciando la insoportable necesidad de probarle de nuevo.

Nadie estaba escuchando, no teníamos compañía alrededor, más que un montón de regados papeles y... dos seres sucios por el polvo que había desprendido con el repentino ataque, dejando ver mi piel aún más pálida de lo normal. Desplacé mi mano hasta su cuello acariciándole hasta el nacimiento de la mandíbula proporcionando un pequeño mordisco sobre su boca sin hacerle sangrar.

-Ahora... no lo siento- musité a susurros consolándome entre sus labios arrugados con el golpe, no quise lastimarle aún más, separándome un poco quedé contemplándole.

-Perdón lo de hace un rato... pero no lo pido por haberte besado ni mucho menos estar contigo- limpié uno de los restos de mis lágrimas dejándose caer hasta su camisa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gary F. Destiny
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Vie Mar 19, 2010 1:42 am

La luz había estallado. Un pisapapeles, no, mejor, una bala perdida había impactado de lleno en ese inocente fluorescente que ponía todo su empeño en llamar la atención de los protagonistas de la escena. A cámara lenta, ese pisapapeles salido de la nada trazó una infrenable parábola en el cielo de la estancia embasada al vacío. Digo embasada al vacío porque las sensaciones, la tensión, el calor y, ¿porqué no? la excitación de un momento compartido por dos desconocidos, llenaron la escena hasta hacerla estallar. Estalló a la vez que el fluorescente, desperdigando pequeñas chispas de color que aspiraban a ser algún día unos hermosos fuegos artificiales lanzados desde una playa perdida para iluminar a miles de cabezas enamoradas que harían el amor entre esas lucecitas que coloreaban un cielo oscuro. El fluorescente no podía iluminar a tales amantes perdidos, más tenía un par de individuos muy peculiares en los que dejar huella, o por lo menos, ponerles las cosas más fáciles a la hora de dar un ya predecible paso.

El caso es que todo lo bueno es efímero como la vida de una mariposa, y las chispeantes centellas de la explosión cesaron pasados unos segundos, muriendo a la vez que ese espeteante sonido quebradizo. Gary pensó que mañana tendría que abrir las persianas durante el día y iluminarse con velas por la noche... o tal vez pedía un día libre... o una semana. La aparición de esa mujer no le daba buena espina en el sentido de que se intuía que no era una cualquiera a la que despedir con un simple y tedioso te llamaré acompañado de una sonrisa más plástica que los pechos de las rubias en biquini que salen en "Vigilantes de la playa". ¿Pero qué diablos tenía Bianca de especial? Desconocida respuesta. Ansiada contestación. Inescrutable solución. Perdida convicción. Resignada exasperación. Todo a su tiempo. Tarde o temprano llegarían las respuestas. ¿No?


Ella se tumbó a su lado, a oscuras. Un simple rayo de luna filtraba a través de los pequeños agujeritos de la única persiana de la escena, de modo que la imagen mental que os podéis crear no es otra que la de una sala a oscura llena de puntitos iluminados al azar, como el reflejo de una bola discotequera o un simple universo estrellado tras rebentar con un simple pero eterno Big Bang. La señorita Lancaster, como había apodado de forma galán y culta el señor Destiny, le separó en un simple movimiento lento el brazo de su torso. Se acomodó en ese pequeño espacio mientras los oídos de Gary permanecían atentos a cualquier ruido de su vestido, suspiro de sus labios o desbocado latir de su ya despierto corazón. La mano derecha de ella fue a parar a su áspera mejilla bien afeitada.

Sus miradas ensombrecidas por una forzada oscuridad se intercambiaron de modo silencioso mientras el dichoso pisapapeles ya estaba perdido y marginado en algún recóndito rincón de la sala. Resultó estar detrás de un mueble, al que previamente había abollado, como si de ese modo pretendiera darles más intimidad. Sus labios se encontraron casi de forma azarosa. Y esta vez, Gary no adoptó el rol pasivo. Lentamente, empezó a mover los labios, dándo bocanadas y suaves mordiscos al aire con los que -de vez en cuando- lograba capturar un labio de ella, preferiblemente el inferior. La tensión subía, la temperatura subía, su rítmo cardíaco subía, su embriaguez mental subía, hasta la marea subía.

Sus palabras lograron que alzara los párpados más de lo esperado, rebelando sus orbes plateadas como dos lunas llenas en su pleno esplendor. Un foco de luz de luna iluminó una de las mejillas de la mujer. La vió llorar. Se le encogió el corazón. Una respuesta. Rápido. Sus cuerpos iniciaron un simple movimiento que consistía en rodar hasta que el cuerpo de ella quedara debajo, atrapado por el de él. - Tssht.... - Fué el único sonido que salió de su silenciada boca cuando apoyó el dedo índice encima de esos entreabiertos labios exquisitamente femeninos. La expresión de un Gary más excitado que nunca no se dejaba intimidar. Serio, maduro, algo distante, sensual y misterioso, como de costumbre. Sus manos aterrizaron en el suelo, con las palmas extendidas a ambos lados del demacrado rostro de ella, tocándo el polvoriento suelo del despacho. Sus rodillas se clavaron en el mismo, a ambos lados de esa poderosa cintura femenina que precedía unas estasiantes caderas enfundadas en un vestido azul de escote no precisamente excesivo.

Y se la comió. Besó con necesidad esos femeninos labios que le brindaban una oportunidad. Una oportunidad de ser hombre de nuevo. ¿Cómo habían llegado a ese punto? Eran dos desconocidos. Un mariposeo. Una sala oscura. Dos regueros de lágrimas de plata. Dos ojos grises. Dos ojos verdes. Cuatro labios húmedos y dos cuerpos ansiosos por fundirse. ¿Locos? Puede ser. Humanos, diría yo. O no...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bianca Lancaster
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 49

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Vie Mar 19, 2010 11:02 am

Off: Rolearé en tercera persona, creo que se me hace menos dificultoso >.<

Sin contar los segundos abrazantes a su lado no sabía a detalle lo que estaba ocurriendo, miles de cuestionamientos abordaron su mente en una sola jalada ¿Que sucedería después?, ¿Qué estaba pasando precisamente en ese instante?. ¿Que estaría pasando por su cabeza?; quería resopnderse más resultó imposible, todo parecía extrañamente planeado justo para suceder en ese momento aludiendo a un despacho desolado, obscuridad alumbrando a dos cuerpos necesitantes uno del otro. los sentidos estaban perdiéndose de a poco, dejándose llevar entre el desaseado piso.

Giróla con un leve tintineo quedando debajo de él sin inmutarse en pronunciar palabra alguna; no era necesario, el silencio abrumante se llenaba con respiraciones agitadas, palpitares sobresalientes esperando por más; desgastada ésta vez Gary tomó la iniciativa besándola ardorosamente succionando el labio de Bianca haciéndole cometer pensamientos pocos sublímes ahogándolos en la soledad de su alma, por pirmera vez descansando redimida, sentía como si cadenas menteniéndole atadas se habíar roto, despertando de una incómoda pesadilla sintiéndose nada en la vida. La metamorfosis sentimentales estaba generando altos cambios para ser sólo de unos instantes para acá, ¿Gary qué diablos tenía? no lo quiso contestar, espaciadamente estaba lejos de desearlo.

Callóla sin la mayor dificultad colocando aquél dedo sublíme sobre sus labios, permitiéndole a Bianca dar pequeños besos alrededor sin mucho esfuerzo logrando que algo casi imposible sucediera: una sonrisa comenzó a brotar llena de infinita sinceridad, su dentadura parecidaa pequeñas perlas adentrada sobre su boca resplandecieron dejándolos a la vista. Rodeó el cuello de su acompañante impulsándose para colocarse a el mismo nivel.

Contemplándolo dirigió sus labios hasta el nacimiento del lóbulo de la oreja, proporcionando pequeños besillos alrededor, bajó hasta la clavícula rozando con lentitud el otro lado disponible deslizándose hasta la base de la camisa deshaciéndose del nudo de la corbata por completo. Reflexionó durante unos segundos antes de retirarla enteramente ¿Aquél sería un encuentro como todos aquellos otros? llenos de falsedad, porporcionando hipocresía por un rato placentero, murmurando vocablos inecesarios para hacer satisfactorias las recíprocas sensaciones. Recargó su cabeza en aquél pecho cubierto de una capa de Poliéster delgadamente trabajado, de buena calidad; cerró los ojos sacándose esa idea de la cabeza.

A pesar, de si el hombrón le tomaba así, bajo un régimen de "alguna más" para nuestra amiga representaría mucho más, pues revoltosa estaba luchando cada vez más por esconder y privar ciertos sentimientos apoderándose de ella, encaminóse nuevamente a suministrar cierto intento por averiguar lo pensativo que el aguardaba. Hizo el ademán de subir por el brazo con la yema de los dedos rozándole de modo casual, elegante dibunando figuras poco uniformes a su alrededor; parecían pequeños copos de nieve cayendo en relieve por los indeterminables círculos trazados.

Preguntóse si estaba en lo correcto, las acciones determinantes cambiarían el resto de su existencia, Gary ya había aparcado el lugar dentro de su ser fuese algo bueno o malo ya permanecería por siempre en sus recuerdos; perduraría con el pasar de los años, con los atardeceres esfumándose en sus narices; le recordaría con el cielo azulado o nublado, viajando o quedándose en casa; el siempre estaría presente ahora en su existencia.

-Eres un completo desconocido... y sin embargo siento como si te conociese de toda la vida- aseguró con benevolencia, era completamente cierto, jamás había mantenido trato directo con él, nunca habían entablado ningún tipo de conversación o incluso todas las veces visitantes al FBI jamás le había observado con ese detenimiento. Aún así pudo sentir como si desde el tris al mirarle directamente le era familiar, confianza, como si hubiese pasado años completos conociéndole de pies a cabeza; eso ameritaba una sensación increíble.

Una melodía comenzó a brotar en el aire, puntillos de colores les hacían compañía, se despegó de él observando aquél alrededor silenciado por un sueño meditante en convertirse en verdad. El cielo plagado de estrellas pintaba un escenario todavía más hermoso pues el no observarlas despertaba la intriga de como sería en esa noche, como estaría si cubierto de nubes o despejado. Volvió la mirada verdácea hasta el hombre que le había dado algo de significado tan sólo aquél tiempo juntos disfrutándose mutuamente. Capacitadamente ya comprobado para alejar cualquier sensación negativa a Bianca cosa que ninguno otro había logrado, era alguien especial...ya se había percatado de ello desde el observar como le miraba cuando entró al lugar gótico, parecido a algún tipo de guarida escondida y la chica poniendo atención a la incial preocupacíón derramada hasta él por sus heridad, no estaba siendo algo del todo "normal" no lo era.

-¿Te disgusta que esté en ésta posición?- murmuró dándose cuenta con la mano aún alrededor de su cuello, esto le dijo al oído combinándolo con un leve soplido lleno de coquetería, se dejó recargada allí; sobre el hombro del caballero tomando con su mano propia el cabello lanzándolo al lado opuesto del rostro de Gary. Llenando de tiernos ( si, como bien leen, ternura y dulzura) besillos toda su mejilla, sin dejar rastro alguno de líquido salivoso, estaban infestados de un efecto cariñoso.

Había estado luchando durante muchos años contra la idea de ser alguien más que cayese sobre redes masculinas tejidas de machismo escondido, no pretendía ser una más que extendiese el plato para estar servido en el momento que a los caballeros les apeteciera... y sin embargo, le vino todo cambió radicalmente al estar entre sus brazos. El pensar en arriesgarse, en vviri ese instante con intensidad, al máximo de lo que permitiese su ser no podía ya sacarse a Gary Destiny de la cabeza.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gary F. Destiny
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Vie Mar 19, 2010 9:45 pm

Ella había cruzado el umbral de la puerta hacía escasos veinte minutos como mucho. ¿Cómo diablos habían llegado a ese extremo opuesto? Los dos tumbados en el polvoriento suelo, como animales en celo ansiosos por marcar territorio en el alma del otro. Dejar huella, ésa era su intención desde un impredecible inicio de escena. Sus ojos demasiado abiertos, sus cuerpos demasiado juntos, sus mentes demasiado lejos. La plata de sus ojos pintó de ese mismo color el cuerpo de ella que permanecía casi inmóvil debajo del suyo. Volvió a bajar lentamente la mirada para subirla. Oh dios mío. Ahora entendía porqué estaba actuando de ese modo. Ella era simplemente una diosa. Una musa griega fuera de su alcance. Un ser que no podía ser humano... -y hasta qué punto estaba acercándose a uno de los verdaderos secretos del mundo-. Bianca Lancaster... Bianca Lancaster.... ya no podía sacarse ese nombre de la cabeza, mas claro estaba, nadie lo iba a averiguar nunca, ni ella misma. ¿O tal vez el cazador sería cazado por su propio silencio? Eso ya se vería. Por el momento la seguía admirando en el más mudo de los silencios, haciendo gala de su capacidad para imitar a los mudos.

El vestido celeste de ella se acoplaba perfectamente a su figura, permitiéndole al hombre deslizar lentamente sus varoniles manos por el contorno de su gratficante cintura. No era un manoseo. No, nada por el estilo. Simplemente se limitaba a dejar flotar sus manos por su cintura, apenas dándole el lujo de sentirlo ya que no la masajeaba con la palma sino que usaba las yemas de los dedos para marcar un fracasado intento de provocarle un placer pequeño pero matón, de esos fuera de lo común. Ya sabéis. Ella habló. Él respondió pausadamente sin moverse con tal de que la preciosa mujer periodista no sintiera la necesidad de separar sus perfectos labios susurrantes de su mejilla, sobrecargada ya de dulces besos contra su áspera piel bien afeitada por esa zona. - Somos dos extraños - Se hizo el silencio. Ambos parpadearon intercambiando miradas. Gary sacó fuerzas de no se sabe dónde y prosiguió - eres preciosa, desconocida... absolutamente preciosa como la luz de la luna llena reflejada en tus dilatadas pupilas. -

Gary no era un hombre hablador, pero al parecer, tenía un venazo poético que dejaba poco que desear. No puede ser real, pensó. Y, en caso de serlo... ¿porqué él era el afortunado de poder poseerla allí y ahora? No lo sabía. Ella parecía de otro mundo. Un mundo donde la perfección no esperaba recibir una agradable bienvenida. Un mundo de seres como ella, seres que competían codo con codo para deslumbrar resplandeciendo una belleza utópica. No recordaba la última vez que había tenido tan cerca a una mujer, probablemente fuera hacía cosa de unos tres meses, cuando rompió con una rubia que parecía no merecer su corazón. ¿Lo merecería Bianca? Aún era temprano para saberlo, mas sus cuerpos yacían perfectamente encajados, permitiendo a Gary sentir las manos de ella juguetear en su nuca, con el nacimiento de su cabello ya casi canoso, mientras sus reptilianos labios soplaban de modo erótico en su ya despierto oído. Un escalofrío. Dos escalofríos. Hasta tres escaolfríos seguidos le recorrieron la espinada a medida que se daba cuenta de una cosa... ella no es una más.

Negó lentamente con la cabeza ante su respuesta, ya sin corbata alguna y con un reguero de besos por toda la mejilla, oreja, cuello y clavícula. Volvió a sisear algo, mirándola directamente a los ojos como si la vida le fuera en ello. - Quiero hacerte el amor, extraña -. Habló por primera vez sin pensar, más si hubiera pensado un poco... el resultado habría sido el mismo. La cosa estaba clara, quería intentarlo. Y con ella. Allí y ahora. Sí... la señorita Lancaster era especial, y por si fuera poco, la deseaba... árduamente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bianca Lancaster
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 49

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Vie Mar 19, 2010 10:25 pm

Las palabras musitadas por aquél hombre en misterio eran como tijeras sobre sus manos, capaces de transformarlas solamente poseyendo segundos, describiéndole a grandes rasgos, cubriéndola de cumplidos bellamente poroporcionado al momento. Se sintió como actriz arriba de un escenario lista para el final feliz besando a su tan soñado príncipe azul; ésta vez requeriría un cambio... el príncipe quería obtener más de ella como ella de él.

No dijo nada en un inicio, se conocía a la perfección el mandamiento para corromper aquellas barreras cargadas de pasión escondida, abarrotada de sensaciones extrañas poseyendo a paso lento su ser, deseándole, apartando todo el resto pensando como si el tiempo se detuviese girando a su alrededor. Los minutos no importaban, se iban acortando pues en el espacio estaba desorientada por la prescencia de Gary en su vida.

Trató de no mostrar ningún entusiasmo a la pretición del hombre, mordió su labio con suma propiedad estremeciéndose al contacto de las yemas de los dedos alrededor de su cintura finamente esculpida, correctamente formada atrapada en un vestido que pedía salir a gritos siendo que fuese él quien se encargara de ello. Suspiró derramando besos fogosos sobre el cuello del acompañante con fieros mordiscos desabotonando el primer botón de su camisa.

-Hazme tuya desconocido- sonrió algo lujuriosa al tenerlo tan provocativamente cerca, ya ciertas sensaciones extra corpóreas se hacían presente; un leve sudor comenzó a derramarse a lo largo de su frente, con las manos igualmente haciéndoles compañía, impregnándose en aquél aroma fervescente inundándole cada céntimo del ser desprendiente de calor estando entre sus brazos.

-Deseo entregarme a ti- mordió su oreja en la orilla deslizando con sus manos blanquizcas pecho abajo, el primer botón ya había sido desabrochado, ahora venía el segundo; estaba consciente de no poseer mucha experiencia en el terreno, más simplemente se dejaría llevar por la dimensión que estaba pisando no completamente responsable de sus actos, ya dependientemente de estar o no correcto el acto estaba lejanamente de ponerse a meditar sobre las posibles consecuencias, sólo le estaba importando el hecho de permanecer allí a su lado.

Levantó la cabeza apoderándose afanamente de los labios de Gary, azarosamente surcó la poca cordura que le quedó, probó, memorizó y grabó cada posible detalle de su rostro, la forma de sus ojos, la línea de la nariz, el hundimiento de sus pómulos, el largo del cuello, las cejas bien pobladas, la forma peculiar en los oídos. pero sobre todo... en aquellos labios desangrando elíxir viviente para Bianca, haciéndole desvariar como bajo el efecto de algún tipo de droga. Olió el ciello de su camisa también intentando grabar en su mente el olor tan peculiar de la loción, para saber identificarlo a metros lejanos aunque no fuese del todo necesario.

Bajó uno de los tirantes del vestido azul que taría puesto con escote poro profundo, un poco más arriba de la rodilla, con pliegues alrededor, tirantillos delgados con fácil desprendimiento mientras no debaja de besarle frenéticamente fusionándose mutuamente como aquella combinación de tierra con el sol, el frío con el calor, el fuego con el agua, en perfecta sincronía alistándose para permanecerse mutuamente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gary F. Destiny
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Vie Mar 19, 2010 11:38 pm

La propuesta, o más bien órden no pareció hacer mella en la preciosa musa griega, pero no tardó en darle una respuesta que no estaba para nada en sincronía con su inicial expresión. Esas palabras -la respuesta de ella- no tuvieron eco aparente dadas las dimensiones de la sala, mas en la cabeza de Gary se repitieron tantas veces como hizo falta hasta que logró asimilarlas.,Ella deseaba entregarse a él. No le cabía en la cabeza. Bueno, en realidad estaba tan confuso que atropellaba sus propios pensamientos sin apenas darse cuenta de ello. No sabía lo qué quería, lo que pensaba, lo que haría en un futuro próximo. Hombre, se suponía que acabaria desnudo sobre, debajo o dentro de ella, pero ¿y luego qué? Luego nada. Vayamos por pasos, como dijo en su día Renné Descartes, empíricamente hablando.

El cuerpo de ella debajo del de él. La ténue luz de la luna se colaba por los múltiples agujeritos de la persiana, otrogándo a la escena cierto aire místico y, porqué no, romántico. Si os habéis fijado, de entre los labios de Gary no salió la expresión quiero hacerte mía o quiero follarte o quiero sexo contigo. No. Dijo quiero hacerte el amor. Ni más ni menos. Buscó con necesidad esos ojos y parpadeó todo lo rápido que supo -un par de veces- con tal de no dejar secos sus ojos y tampoco perderla de vista. No podía retirar esa mirada color asfalto de esos entreabiertos labios de ella, de esos orbes verdosos, color musgo, color perversión, color esperanza, color amor. Sí, esa noche el rojo se lo dejaban a la sangre que circulaba por sus venas, bombeada a ritmos acelerados por culpa de un par de corazones sobreexcitados. El color rojo esa noche adoptaría un segundo plano a ojos del barón cuarentañero, esa noche, todo era verde... menos ciertos detalles, como sus ruborizadas mejillas o su celeste vestido escotado de tirantes.

Obersvó cada uno de sus movimientos; tan precisos, tan calculados, tan elegantes, tan sensuales. Conoció una nueva faceta de Bianca Lancaster, la vampírica. Lo pudo comprobar en cuanto ella besó con necesidad su cuello, repasando una tensa yugular que marcó más la nuez cuando la cabeza del Jefe del FBI se hechó hacia atrás con el fín de que ella pudiera tener más espacio. Sintió el roce de sus incisivos más estaba ocupado obervando como uno de esos fines tirantes se desprendía, deslizándose de forma provocativa por uno de sus hombros. El juego acababa de empezar, y no pensaba salir perdedor. Era hora de empezar a dominar. - voy a descubrirte cómo cruzar las puertas del cielo y del placer, Bianca - La llamó por su nombre... por primera, pero no última, vez.

La amarró de las muñecas en cuanto el beso terminó. No lo dudó. Se las acomodó en una de sus palmas, ambas, aferrándola e inmovilizándola de un modo dominante y, porqué no, eróticamente maravilloso. Llevó esas muñecas amarradas a lo alto de su femenina cabeza, observando como sus cabellos caían en forma de cascada por el polvoriento suelo, ya limpio del revolcón que al caer, y posteriormente girarse, habían dado. Su mano libre fue a parar a la rodilla derecha de ella, apoyando la firme palma encima, de forma plana. La miró fijamente a los ojos, sin rastro alguno de diversión. Siempre con la misma implacable pero atractiva madura expresión. La mano empezó a ascender lentamente por ese muslo al que iba desnudando a medida que al subir separaba esa tersa piel del contacto con el fino vestido de matices azules. Subió por la cara exterior del muslo, del mismo modo que le acarició la cadera, suavemente, casi imperceptible, sólo dejándole sentir esas cálidas pero ligeras yemas de los dedos.

Sus labios no tardaron a pasar a la acción, pero en un segundo plano, ahora su mano derecha recibía toda la atención durante ese libre ascenso por un cálido y desnudo muslo tembloroso de excitación al saber por dónde irían los tiros a partir de ahora. Besó suavemente su hombro ya desnudo... poco a poco. Le gustaba el rol dominante, por lo que no tardó en interrumpir el juego para buscar la corbata que yacía en el suelo y liberar su mano izquierda una vez le amarró las muñecas con esa larga tela para luego aferrar el extremo libre -a modo de correa- con los dientes. La miró a los ojos, ya con las dos manos libres para hacerla llegar al séptimo cielo en una escena que se clasificaría no apta para cardíacos. - ¿te molesta que te ate...? - Preguntó -gruñendo ya que tenía la corbata aferrada con los dientes, de modo animal- de repente. Ya se sabe, mejor pedir perdón que permiso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bianca Lancaster
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 49

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Sáb Mar 20, 2010 11:12 am

Al escuchar su nombre por vez primera en los labios de su acompañante un leve cosquilleo le abordó desde el nacimiento del estómago subiendo por todo su ser, asegurándose invadirle completamente; no opuso resistencia; aquella voz de tonalidad agravada sin caer en lo ronco, con timbe exquisito al sonido del receptor resultaba hipnotizante para ella.

El escenario desprendía cierta clase de exitación sin caer en lo vulgar, sus manos deslizándose bajo la blanca piel, súbitamente proporcinando caricias en modo tolerable y dulces, lo suficiente para hacer respirar con agitación a la periodista; además de leves jadeos proporcionados en lo bajo por su voz. Siempre caracterizada en el trabajo por la dureza y poca sensibilidad ante las situaciones, como licántropa acechando a su presa humana de vez en cuando para poder seguir decentemete con vida; realizando juegos previos con diversión, admirando los rostros pavorosos humanitarios ante ojos suyos (aclaremos que sólo caza perosnas delincuentes o criminales) lista para atacar adueñándose de los últimos segundos en su vida... terminaba con ellos en pocos segungos. Perdía todo bajo su efecto, la seriedad, formalidad y demás estaban en segundo plano cuando de avasallar su territorio se trataba.

Ahora estaba siendo presa en los brazos de cierto trabajador en el FBI, ¿Qué diferencia había para ella no oponerse? acostumbrada a demostrarse siempre segura e inigualabe ahora era un ser indefenso, como aquél bebé que viene al mundo, o el primer crío de algún animal listo para enfrentarse a la vida pasando por una etapa inocentemente pura, dando sus primeros pasos tranquilamente, pudiendo ser cazado o lastimado por cualquiera; era exactamente lo sentido por la periodista Lancaster ante la prescenta varonil.

-No me molesta en lo absoluto- recitó en voz segura con expresión travesiesa sobre el rostro, tenía una excelente felxibilidad pues buscó con histerismo la boca de Gary introduciendo su lengua sobre la misma iniciando una batalla poco decente chocando una con la otra en movimientos torpes, a estas alturas no importaba quien ganase, sólo sentir aquella escencia endrogante para las neuronas de Bianca.

¿Oponerese? no lo creía así, siguió camino abajo sobre su cuello con el espacio anterior permitido, asió con la dentadura el inicio de la camisa con los botones ya desabotonados abriéndose paso con facilidad dejando a la vista un poco más de piel; besó desde el cuello hasta el nacimiento con los pectorales pasionalmente dejándose llevar. Bésole de un modo no vulgar, al contrario sin nunca perder su escencia realizaba estos movimientos con los labios elegantemente, con casualidad, perfección arriesgándose completamente al inicio de nuevas sensaciones.

-Si en este preciso momento me dieran a elegir entre el cielo y tú, te elegiría sin pensarlo- murmuró sin meditarlo, salieron así como así las palabras causando algún silencio sepulcral; ese pensamiento jamás debía de haber salido de allí "eres una..." se quedó a medias con eso en la cabeza pues de vez en cuando se le daba mencionar lo que pensaba en voz alta; ésta era una de esas ocasiones.

Ensimismada por ese error, sus pupilas divisaron un conjunto de puntillos de colores haciendo alución en perfección a un arcoiris concretando los colores siniestramente, capturándolos de modo tan poco usual adoptando formas poco peculiares y haciendo a la vez un hermoso conjunto de iluminates colores alrededor, cayendo sobre la espalda y hombros enfatizándose en Gary, desvaneciéndose cual gotas de lluvia cuando tocan tierra.

Su aroma era dulce, memorable, perdurable, estaba siendo impregnada por aquél perfume al que sólo el sabía, al que solo era perteneciente ese humano. Imposibilitada de las manos no le impidió enredar su pierna semi desnuda entre el pantalón, y la otra anudándola para si misma apegándose más a aquél cuerpo necesitante de tenerle cerca.

Enzarzó su fino tacón sobre la espinilla masculina, deslizándolo en movimientos ascendientes y descendentes a ritmo bastante trivial, dejando a la vista un poco más de su calcino cuerpo, delgado bien proporcionado, mientras aquél varón con espalda ancha, hombros perfectamente viriles y grácilmente realizador de movimientos Bianca suspiró subyugándose a ese momento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gary F. Destiny
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   Dom Mar 21, 2010 10:15 pm

La escena permaneció muda. Acallada por silenciosos besos de ambos, por esos labios jadeantes que se besaban con necesidad de obtenerlo todo del otro. Los labios de Gary jugaban -o habían estado jugando antes de amarrar el extremo de la corbata con los labios- a succionar lentamente los de ella, en una vaivén bastante parecido al que se llevaba a cabo en un acto sexual. Memorizó la forma de los labios de ella, su textura, su sabor, su color... quería adueñarse de esos labios, desgastarlos hasta que no quedara nada de ellos. Entonces, y solo entonces, sentiría esa satisfacción al poder decir que esa mujer extrañamente perfecta era solo suya. ¿Desde cuándo tenía ese sentimiento de propiedad tan desarrollado? Lo desconocía, pero empezaba a sospechar que eso ocurría desde que ella, tras lanzarlo al suelo, lo besó con necesidad. Si es que lo malo siempre se pega... porque eso era algo malo, ¿no?

No tenía porqué. Estaba completamente embriagado por ella, por sus movimientos, por sus besos, por sus carícias, por el modo en cómo le desabrochó la camisa y se la dejó entreabierta, por el modo en como lo miró y logró que se le cayera todo. Vió en su verdosa mirada una pizca de salvajismo. Ahora que la miraba así bajo su cuerpo, intercambiando miradas sigilosas, con las muñecas amarradas con su simple corbata -que él mismo sostenía con los dientes-, con el vestido algo subido dadas las carícias previas en su muslo, y para acabar, el tirante derecho deslizándose por su antebrazo... era algo sobrenatural. No era la primera vez que mantenía esos juegos, calificados de eróticos, con una mujer. Ni sería la última. Pero tenía algo de especial, algo que le hacía temblar ligeramente de pura excitación y emoción. Un ligero cosquilleo en el estómago. ¿Cómo podía ser que sintiera eso ahora?

Por su respuesta pudo adivinar que ella no estaba incómoda adoptando el rol de presa dominada. Ese amarre simbolizaba algo más que un puro juego de desfogo sexual. Era... señal de unión, mirado de un modo un tanto rocambulesco. Tras escuchar su respuesta -ya separado de sus labios- los entreabrió para murmurar una banal respuesta que no llegó ni a asomarse a su garganta que sintió la lengua de ella adentrarse en su interior como Indiana Jones en una cueva en dónde, teoricamente, se halla algún tipo de objeto valioso y antiguo. ¿Qué podía hallarse en el interior de la boca de un humilde pero serio Gary Destiny más allá de su lengua? Su corazón. Un corazón que latía a ritmo acelerado mientras sus lenguias jugaban a lamerse entre ellas de un modo lascivo pero elegante. Poco a poco, el boxer empezó a quedársele pequeño, pero eso aún estaba por descubrirse.

De repente perdió esa deliciosa lengua. Se desvaneció de entre sus varoniles pero maltratados labios. ¿Dónde estaba? No tardó en localizarla entre la oscuridad, trazando un erótico camino a través de su yugular, cuello, hasta llegar a su clavícula y proporcionar alguna que otra lamida que logró que se le erizara el bello de la nuca otra vez. Todo eso era un ritual demasiado complejo, mas con ella no le estaba costando nada. Esas piernas le rodearon la cadera, envolviéndose en sus largos muslos tonificados. Pudo sentir esos altos tacones acariciar arriba y abajo sus espinillas. Definitivamente esa mujer emanaba sensualidad por todos y cada uno de los poros de su piel.

Una piel que quería ver desnuda. Y lo quería ver ahora, por lo que no tardó en -mientras ella lamía y mordisqueaba entre jadeos el incio de sus pectorales- acompañar, con la mano que no ocupaba masajeando ahora la cara interior de su muslo desnudo, el extremo libre de la corbata que yacía en el suelo dado que se había escurrido de entre sus labios al magrearse las lenguas. La acompañó hasta su lugar inicial y tensó de forma salvaje los brazos de ella. Sí, le ponía hacer esas cosas, y mucho. - Yo ya he hecjo mi elecjión - Inquirió hablando con dificultad debida a la corbata entre sus dientes, sujetándo bien las manos de ella con el otro extremo. Ahora ya tenía esa mano libre. Ambas libres. Dejó en paz sus muslos para subirle lentamente el vestido hasta la cintura, dejándole ver su prenda íntima inferior. Posteriormente, subió las manos acariciando su cintura y desdibujándola con los dedos hasta llegar a unos voluminosos senos que no tardó en acariciar suavemente por encima de la fina tela, deseoso de poder besarlos directamente, pero lo suficientemente paciente como para alargar el acto. - Jo..degg... te deseo.. demajiado... - gruñó con dificultad de nuevo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Explotando en comisaría {Bianca} [+18]   

Volver arriba Ir abajo
 
Explotando en comisaría {Bianca} [+18]
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Interrogando al preso [Nomir: La Ciudad][El Distrito Verðandi ][Comisaría Central][16 de Diciembre]
» Un merecido descanso, ¿o no? [Nomir: La Ciudad][El Distrito Verðandi ][Comisaría Central][16 de Diciembre]
» Son solo negocios [Nomir: La Ciudad][El Distrito Verðandi ][Comisaría Central][17 de Diciembre]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Wolves in Bucarest :: Off-Rol :: Recuerdos del pasado... :: Bucarest :: Zonas de interes :: Comisaría-
Cambiar a: