¿Creias que las leyendas no eran ciertas?
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
¡Estamos de reformas!



Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Navegación

Staff










En construcción...

Últimos temas
» Top Secret
Mar Ene 25, 2011 5:55 am por Coral N Linox

»  CONFIRMACION DE ASISTENCIA
Mar Ene 25, 2011 5:28 am por Coral N Linox

» Dragons Blood (Normal)
Sáb Sep 11, 2010 11:34 pm por Lilith Beatus

» Registro de raza
Vie Sep 10, 2010 4:01 pm por Admin

» Puestos de trabajo
Vie Sep 10, 2010 3:48 pm por Admin

» Guerra de las Tinieblas.
Jue Sep 02, 2010 11:38 pm por Jacqueline Roux

» Truce of blood
Vie Ago 27, 2010 8:51 pm por Jacqueline Roux

» Afiliación normal: Bvlgaria
Vie Ago 27, 2010 8:44 pm por Jacqueline Roux

» Veo como el muro se derrumba poco a poco ¿Crees que eso esta bien?{Kiefer}(+18)
Lun Ago 09, 2010 7:22 pm por Aitana Eminescu

Estación


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Dom Abr 11, 2010 5:10 am.
Foros hermanos


Photobucket


{Los demás afiliados están en el subforo de Afiliaciones}

¡Votad!
Votación en Hispatop.com

Comparte | 
 

 Rain draws your skin...{Libre(?)}

Ir abajo 
AutorMensaje
Lea S. Blaublut
Humano
Humano
avatar

Localización : En cualquier lugar.
Mensajes : 79

MensajeTema: Rain draws your skin...{Libre(?)}   Vie Mar 19, 2010 2:42 pm

Llovía y corria. Corria. Corria como no habia corrido en tiempo siendo impulsada con violencia por mis propias piernas para seguir haciendolo, se apoderaban de mi...y ya que no podia decir que en mi vida habia corrido de ese modo por que estaria mintiendo, debia decir que habia corrido así y aún peor. Mi corazón no dejaba de bombear sángre a lo loco, los latidos de mi corazón desbocado iban en aumento y lárgimas de desesperación comenzaban a perlar mis mejillas, haciendome más dificultosa la respiración, con rabia. Queria gritar. Queria que el mundo entero escuchase mi grito si lo hacia, pero sólo para sentirme alguien, y para desahogarme..., queria hacer temblar el suelo en pocas palabras; queria enterrar mi angustia y desesperación en los oídos del mundo entero. Queria que lo sintiesen.
Me habian estado siguiendo para hacerme una de las cosas que siempre me han hecho..., esa era una de las sensaciones con las que estaba más familiarizada: la continua sensación de peligro, dolor y angustia, el que te rebajen para utilizarte como mero cubo de basura, dejando en ti sus restos, sus marcas y arrebatandote la dignidad...aunque de eso...yo tampoco creo poseer mucha ya...ya no me quedaba de ella, me la han agotado; me siento niente. Llegó el momento en el que supe que ya no seguian, que me habian perdido el rastro seguramente, pero...queria seguir corriendo, apesar de haberme tropezado ya muchas veces...,el pantalon algo roto con las rodillas comenzando a magullarse de los golpes como las de una ramera antes de ser apedrada, martir; y la palma de mis manos llenas de sucio, apostaba a que tenía el cabello alborotado...demasiado; mis piernas tampoco parecian decididas a dejar de golpear con fuerza y nerviosismo el suelo, dando zancadas. Comenzaba a quedarme sin aire, y el que brotasen más lagrimas por mis palidas y frias mejillas no servia de ayuda. Me estaba entrando flato por coger mal el aire, y eso hiso que me llevase rápidamente una mano a un costado del vientre, se me encogió el corazón a la vez, y frunciendo el ceño, tuve que releantizar el paso...Estaba ante Curtea Veche, las ruinas, y decidí adentrarme más en ellas disimuladamente, escondiendome de la gente...apoye mi espalda en una de las paredes, y cerre los ojos, sentia que cadavez me ahogaba más, y no queria sollozar. Sentía un nudo oprimiendome en la garganta, algo que subia por esta del puro nervio, y me encorbe ligeramente para estallar, vómitando lo poco que habia ingerido en el día, lo que hiso que se me saltasen las lagrimas y comenzase a sentir auto-compasión conmigo misma. Al menos el vómito habia caido lejos; intente limpiarme lo mejor posible con la yema de mis dedos, asqueada, mientras temblaba con violencia, pero el flato comenzaba a desaparecer lentamente. Me movi tambaleandome del lugar, y volvi a apegarme a la pared, en una zona bastante alejada al vómito, deslice mi espalda por la pared, terminando sentada en el suelo, intentando limpiarme las manos de un modo penoso, y después de estar limpias llevandomelas a la cabeza, para llorar con más comodidad, apoyando mis codos en mis rodillas, y dejando la cabeza practicamente colgar entre estas. Me sentía macabra...era disgustante. Las prendas estaban pegadas a mi cuerpo debido a la lluvia, y mi cuerpo se entumecia del frio y la humedad.

" No más...por favor...no más. " susurré, y cerré los ojos, ya que poco veia con los ojos nublados y repletos de lágrimas ansiosas por resbalar. Me dolía el pecho, el corazón parecia querer salirse, abandonar mi cuerpo de una maldita vez y liberarse. " Dios mio...si realmente existes...qué te he hecho para merecerme ésto? ", seguí susurrando sintiendo que me ahogaba con mis propias palabras, sonando casi intelegibles, intentando no balbucear, me sentia patetica, yo no era creyente...pero pensar en que algo superior a mi tenia la culpa de aquello, me hacia sentir livianamente mejor a pensar que no.
A lo tonto a lo tonto, me estaba dando un ataque de ansiedad, cadavez me costaba más repirar y se me nublaba la vista sin lagrimas ya posadas en ella, mi cuerpo temblaba cada vez más, y sentía que dentro de nada me pondria a gritar si es que no conseguia recobrar el aliento...pero no podia, y de mi garganta comenzaban a salir pequeños gritos. Sentia que iba a morirme, pero no tenia miedo...no sentia nada, sólo dolor y era evidentemente físico; me estaba poniendo roja, y no, como que no era de la vergüenza, si no de la falta de aire.
Cada vez deseaba más tener un arma entre mis manos, para añadir más marcas de las que ya tenia a mi piel, o arrebatarme la vida de una vez..., sí, era de esas que echaban su vida a perder por que simplemente ya no consideraba tener ninguna.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Axel C. Welles
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 48

MensajeTema: Re: Rain draws your skin...{Libre(?)}   Dom Mar 21, 2010 5:18 am

Un día nublado y lluvioso, la mayoría de transeúntes paseaban con sus aburridas y largas caras, yendo o viniendo del trabajo y realizando casi automáticamente las acciones del día. Él en cambio paseaba alegre y feliz, con una amplia sonrisa dibujada en su rostro, sin más protección para el agüacero que una vieja gabardina gris y un sombrero a juego.

Casi parecía que lo hubiese robado, ya que a pesar del clasicismo de ambas prendas, debajo llevaba una camiseta de un desgastado violeta con una enorme 'A' anárquica dibujada en el centro y una 'X' cruzándo la letra entera, dejando curiosamente confuso a aquel que asociara ambos signos y los juntara. ¿Anarquista empedernido? ¿Todo lo contrario?... jamás se sabría. A aquel extraño conjunto le seguía unos caidos y ajustados pitillo negros, raídos por trasero y rodillas, y cruzado por un par de cadenas. Unas desgastadas y empapadas Converse rojas cubrían sus pies.

Avanzaba tatareando una famosísima canción, moviéndose por la calle al mismo ritmo que él marcaba. No se dió cuenta que llevaban siguiéndole el rastro prácticamente todo el camino, justo hasta que un par de hombres que se podrían calificar casi de 'gorilas' se colocaron delante de él con cara de malas pulgas. Uno de los hombres, con una enorme cicatriz en la cara se adelantó al otro, de menor envergadura y con una espesa barba.


- ¿Sabes quiénes somos, no? -Por si no había quedado claro el de la barba acababa de sacar un puño americano y se estaba dando golpecitos en la palma de la mano, amenazante.- Hemos venido a por la pasta que le debes a Ionut... Hacha -Ambos especímenes de ser humano se ríen como idotas, recordando el de la cicatriz a Pulgoso, el perro de aquellos antiguos dibujos animados.- Si no nos la das ahora.... vamos a tener que cobrárnoslo de otra forma...

Ambos mastodontes se ríen de nuevo, dejando claro que aquella segunda opción les atraía más. Él en cambio, había callado y ahora podría decir que permanecía serio e impasible ante ellos, escuchándoles, pero eso poco dura, y de nuevo una enorme sonrisa se le dibuja y sigue tatareando la canción por donde se había quedado. De pronto frunce el ceño, extrañado, y señala detrás de los hombres pronunciando un 'Hey!'. Y todo lo que tenían en músculo lo habían perdido en mente, quedando demostrado cuando como un par de idiotas s egiran para ver a qué había saludado el chaval que tenían delante y, al comprobar que no había nadie y volver a mirar al frente, aquel jóven, delgado y enfermizamente pálido, se habíavolatilizado ante ellos.

Doblando una esquina, se hayaba él, tatareando aún más divertido la canción y escapando de auqellos hombres, metiéndose por unas calles y llegando gracias a unas señalizaciones a Curtea Veche. Sus risas podrían oírse desde alguien qeu estuviese cerca de él, y después de chafar un par de latas de refrescos, comienza a mover sus pies creando así un ritmo parecido al claqué en el pavimiento de piedra. Habilidad estúpida nº8: Conocimientos de claqué.

Se movía con rapidez y ritmo, al mismo que la canción que cantaba y realmente se podía decir que no lo hacía nada mal. Tenía que dar gracias a una de sus madres de acogida por apuntarle brevemente a clases de baile. Ahora había empezado a cantar en voz alta, mirando al cielo y dejando que el agua cayese sobre él, pero en un momento, y completamente inesperado, una poderosa mano agarra su hombro y dándole la vuelta con violencia, golpea provocando un poco agradable sonido en su cara, haciendo que casi literalmente vuele hacia detrás un par de metros y caiga sonoramente en el suelo, boca arriba y con el labio sangrando.

Las risas de los hombres se escuchan de nuevo. Estúpidos pero sabían seguir el rastro... o quizá que el sonido de las latas y de su voz les había delatado su posición, nunca se sabría. Pasan al menos cinco segundos, de risas graves y toscas, hasta que se vuelve a escuchar la canción tatareada entredientes.

La puta que lo trajo, acababa de volar por el aire, y se sentía flotando como si se hubiese tomado un tripi y estuviese de lleno en el viaje, aún y todo cuando sabía que había tocado suelo por el porrazo que s ehabía dado en la espala y en la cabeza. Putos gorilas. Le habían jodido la canción, pero por sus cojones seguiría, le habían cabreado. Había retomado de nuevo la canción y se había medio incorporado, y aunque no sabía si había sido dle golpe o porque realmente estab allí, una muchacha de más o menos su edad estaba sentada en el suelo no muy lejos de él con unas pintas que daban asco. No problema. Se quita el sombrero, saludando a la figura gentilmente y, tras sacudirlo en su ropa se lo encasqueta de nuevo en la despeinada cabellera azabache y se quita la vieja gabardiana gris, dejándola a un lado ne un sitio seco.

De pronto, comienza a tatarear en voz más alta, retomando completamente el ritmo y tono de la canción, y ante el asombro de los tios, que seguían riéndose, se pone a calentar como si fuese a empezar a hacer ejercicio. Estira los brazos, colocándoselos en la espalda y estirando el músculo, leugo se acuclilla con una pierna extendida y comienza a dar botecitos pequeños. Los hombres, que acababan de dejar de reírse, gruñen cagándose en la madre de aquel chaval y el de la espesa barba se lanza a por él, cargando el puño para golpearle. Pero en apenas un segundo, se había movido hacia el mastodonte y colocándole perfectamente el puño en la cara y rompiendo de lleno la escasa defensa que tenía el tio, el mastodonte barbudo estaba en el suelo con la mandíbula desviada y los ojos casi en blanco.

- Hace un día fantástico, ¿no?... -Dice con una enorme sonrisa burlona y limpiándose con el puño la sangre que salía del labio que ahora mismo acababa de dejar de sentirlo. Buen golpe el del matón. De nuevo comienza a tatarear, pero esta vez coloca sus puños a la altura de la cara, adoptando una posición de combate extraña pero parecida al boxeo, y comienza a moverse con extrema rapidez, fintando y golpeando al aire mientras avanzaba hacia el otro hombre, moviendo los pies rápidamente y con precisión, casi como si bailara sobre aquel suelo.

El hombre, cabreado y sorprendido por ver a su compañero en el suelo, se lanza algo indeciso a por el chaval... pero poco hace, solo un débil puñetazo le golpea en el estómago antes de que un preciso y poderoso puño colocado en su mejilla le abriese la ceja y le echara hacia detrás mareado y fuera de combate, como su compañero.

- Y ahora rufianes, salid de mi castillo con la cabeza gacha en señal de derrota y respeto, y decidle a Ionut que volveré... -Apunta acusador al hombre que había levantado a su compañero y estaba preparándose para irse, pronunciando aquella spalabras con aire solemne y poderoso, como un antiguo señor feudal. Pero rápidamente abandona aquel semblante y se ríe, negando con la cabeza y haciendo gestos con la mano.- Que no, que no... no le digais eso que se mosqueará conmigo... -Escupe a un lado, sangre, y se mesa en la barbilla, pensativo, ignorando que aquel hombre luchaba por llevar a rastras a su compañero.- No... decidle que como mucho en un par de semanas tendré la pasta, además, él sabe que yo consigo colocar todo lo que me da... venga, vaya bien chicos... -Despide con la mano a los dos hombres, que desaparecían cruzando el umbral de piedra y desapareciendo de allí.

Escupe de nuevo, moviendo lentamente la mandíbula para comprobar que todo estaba en su sitio y avanza lentamente hacia el lugar donde había dejado su gabardina y no muy lejos a la chica. Recoge su abrigo del suelo y avanza hacia donde estaba la jóven, sin dejar de mover su mandíbula hasta que un 'crac' suena. Se ríe y se coloca frente a la muchacha. La mira ladeando la cabeza y examinándola de arriba a abajo. Mete la mano en uno de lso amplios bolsillos y saca un par de chupa chups.

- ¿Quieres? No tienes buena cara... -Pregunta ofreciéndole uno a ella y abriendo otro y llevandoselo a la boca. Tano movimiento le habían entrado ganas de comer algo dulce. Benditos chupachups.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lea S. Blaublut
Humano
Humano
avatar

Localización : En cualquier lugar.
Mensajes : 79

MensajeTema: Re: Rain draws your skin...{Libre(?)}   Miér Abr 14, 2010 3:03 pm

Mi corazón bombeaba sangre de un modo exagerado, y sentia como el ataque de ansiedad iba en aumento, mi cuerpo temblaba y se agitaba sólo, temblaba sin poder controlarme y sentía con cada milesima de segundos como iba fallandome el bombeo, como comenzaba a perder la noción...como iba mareandome, pero de pronto me quede totalmente quieta, y sostuve mi rostro entre mis manos. Ya se estaba pasando...ya se iba pasando...todo iria pasando.

Se escuchaban pasos energeticos, y alegres entrar allí, y un canturreo podria decirse incluso, lo que hiso que disimuladamente alzase el rostro un poco desconcentrada, pero sin el amago de intentar ponerme en pie. No me entendia a mi misma, comenzaba a sentir vergüenza de mi situación en vez de justificación y pena...Veia a aquella persona de lejos, dando brincos, y pasos danzarines mientras que de pronto aparecian dos sombras más, más grandes y anchas tras la primera, enfoque con más claridad el lugar, y ví como agarraban al chico con violencia, queria haber gritado cuidado, pero me quede muda, me habia quedado como si de un schock se tratase, entonces le golpearon y los hombres comenzaban a reir de un modo socarron, burlon y complacido. El chico estaba tendido en el suelo, pero de pronto se volvía a escuchar aquel canturreo, aun que un poco debilitado y entrecortado, pero muy claro. Estaban no muy lejos de mi, y su gabardina quedo allí en el suelo, aun más cerca mío. Y entonces, mientras le veia allí, haciendo el idiota, pareciendo tener unas ganas tremendas o estár lunatico como para burlarse de ambos, intente incorporarme aunque sabia que de poco sirviria mi ayuda..., y después volví a pensarlo. Aparte, no sabia si fiarse...no sabia como reaccionaria, y tampoco sabia si eran de los que la metian en aquel edificio, le hacian cualquier puerqueria y la tiraban con menos ropa - al menos empleabe - de con la que habia entrado contra su voluntad. Pero pensaba muy lento y estaba muy indecisa como para llegar a tiempo, los nervios podian conmigo, y lo unico que tenia a mano eran piedras, aunque aun tirandoles piedras, no creia que diese con demasiada precisión como para abrirles la cabeza con el primer golpe. Y al parecer tampoco hacia falta, nuevamente estaba en pie, y esta vez golpeaba él, haciendo que uno de ellos cayese al suelo al impacto, sin volver a levantarse, cosa que me sorprendio demasiado, después diciendo algo que al parecer provocaria más a los dos matones si es que el otro seria capaz de levantarse del suelo.

Se movia rapido, casi como si estuviese danzando de un modo más en plan guerrero, y de algún modo, me estaba fascinando el modo tan descarado que tenia de enfrentarse a ellos. Otro golpe, pero esta vez lo provaria su compañero, un agíl, limpio y potente golpe que echa al gigante hacia atrás, haciendo salpicar sangre, viendose incluso desde este angulo. Fuera de combate. Aquel chico era bueno...tenia unos puños que valian oro, al menos eso solian decir en las peliculas, cuando alguien tenia buenos derechazos y podia defenderse con la izquierda y dejar a más de uno fuera de combate.
Parecia que comenzaba a hablarles, al parecer ordenandoles algo...y de pronto ambos hombres se ponian de pie para desaparecer por el umbral de piedra.

Tensión en el aire, el chico se acercaba a recoger sus cosas, y mientras le miraba de reojo al rostro, viendo como movia la mandibula, intentando al parecer encajarla, hasta que de pronto hiso un crugido y este se comezaba a reir, mientras me observaba. Más bien, me analizaba, y eso me retraia a decir nada. Metio su mano en su bolsillo, y me encogi más sobre mi misma, en signo de alarma, y entonces vi el chupa-chups. Comenzaba a dirigirme la palabra, y yo sabia que tenia razón...no tendria una pinta demasiado. Me ofrecio uno, y no iba a negarme a uno, tenia que quitarme aquel sabor de la boca, y encima, no estaria envenenado, el se estaba comiendo uno.

- Gracias...- dijé mientras me ponia en pie lentamente, y alzaba una mano para coger el chupa-chups - ¿quiénes eran?- pregunté, sentia curiosidad. - tú tampoco tienes buena cara, eso - mire hacia la herida de su labio - será mejor que lo limpies o algo..., podria infectarse. -mostraba preocupación por lo simpatico que parecia, y su aparente no dolor tras aquella pelea, que acabo ganando victorioso. - ¿Cómo te llamas?. - y e ahí, lo de "la curiosidad mato al gato".
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Rain draws your skin...{Libre(?)}   

Volver arriba Ir abajo
 
Rain draws your skin...{Libre(?)}
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Gentle Rain (Lluvia Gentil) — Libre
» Historias de Temática Libre
» Dibujando un paisaje en la azotea [Libre]
» Divirtiéndome un rato [libre]
» Curiosidad [ Libre ]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Wolves in Bucarest :: Off-Rol :: Recuerdos del pasado... :: Bucarest :: Zonas de interes :: Curtea Veche (El patio viejo)-
Cambiar a: