¿Creias que las leyendas no eran ciertas?
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
¡Estamos de reformas!



Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Navegación

Staff










En construcción...

Últimos temas
» Top Secret
Mar Ene 25, 2011 5:55 am por Coral N Linox

»  CONFIRMACION DE ASISTENCIA
Mar Ene 25, 2011 5:28 am por Coral N Linox

» Dragons Blood (Normal)
Sáb Sep 11, 2010 11:34 pm por Lilith Beatus

» Registro de raza
Vie Sep 10, 2010 4:01 pm por Admin

» Puestos de trabajo
Vie Sep 10, 2010 3:48 pm por Admin

» Guerra de las Tinieblas.
Jue Sep 02, 2010 11:38 pm por Jacqueline Roux

» Truce of blood
Vie Ago 27, 2010 8:51 pm por Jacqueline Roux

» Afiliación normal: Bvlgaria
Vie Ago 27, 2010 8:44 pm por Jacqueline Roux

» Veo como el muro se derrumba poco a poco ¿Crees que eso esta bien?{Kiefer}(+18)
Lun Ago 09, 2010 7:22 pm por Aitana Eminescu

Estación


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Dom Abr 11, 2010 5:10 am.
Foros hermanos


Photobucket


{Los demás afiliados están en el subforo de Afiliaciones}

¡Votad!
Votación en Hispatop.com

Comparte | 
 

 Primera presa. [Nicole]

Ir abajo 
AutorMensaje
Vladimir Mijalkov
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 37

MensajeTema: Primera presa. [Nicole]   Vie Abr 23, 2010 1:36 am

Rol relacionado con trama, pero contenido fuerte, estómagos sensibles absteneos.

La noche del ataque al dos lunas él había estado escuchando la ocatav sinfonía de Beethoveen, imaginándose el caos, los chillidos de dolor, el olor a muerte, a carne quemada...

El olor a perro. Había avisado, le había advertido de que tneía que haber aceptado el trato. No lo hizo, y Vladimir Mijalkov nunca habla en vano, menos aún cuando le interesa. Fue fácil convencer a la esvástica, más aún a la Camada, movidos por el dinero yla ambición...

Y aún así algo había "fallado" en su plan. Sí, habían capturado al cantante, ahora encerrado e una habitación contigua en manos de dos hombres de confianza. Sí, tenía el escarmiento ideal para Gabriel, la la directa declaración, junto con el sobre, de que era algo más que un ejecutivo loco, que lo qe ocultaba era capaz de asustar hasta al mismísimo líder de la manada de Bucarest.

No, lo que había fallado era la mujer de más que habían traído, otra loba. No dudó en ir a matarla en cuanto la trajeron, le estorbaba, solo quería a uno.. Pero al ver de quién se trataba la cosa cambia.

Nicole. La aparentemente incalcanzable, perfecta y estilística Nicole. Algún contacto habían tenido pensando que era una mera humana, y ahora que sabía lo que era se merecía un escarmiento más que nadie. Al parecer había saltado en pos de proteger al cantante, del cual no recuerda ni el nombre, un dato que le viene de perlas...

Y ahi está él, en su propia habitación, dos días después, en una silla, con las piernas cruzadas y embutido en un traje negro de corte italiano. Delante de él, en la cama, el cuerpo inconsciente y sedado de Nicole...

Vestida de policía. El mismo uniforme que cualquier miembro del cuerpo, incluida la gorra. Una mera patrullera... El primer golpe que va asestar. Su mirada, oscura acechante y peligrosa, titila por la luz de las velas, dejando reflejar encima de la emsa su pistola de balas de plata y una porra, ya que las esposas las lleva ella, atada a la cama, con los brazos y las piernas estirados.

Falta poco para que se le pase el efecto del sedante... Y por lo tanto falta poco para empezar su obra.

Una película que Nikki ban bang jamás olvidará.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nicole O. Doyle
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 113

MensajeTema: Re: Primera presa. [Nicole]   Vie Abr 23, 2010 1:56 am

No recordaba exactamente lo que había pasado. Estaba en la fiesta cuando todo estalló, la voz de Kiefer se apagó... ¿Qué pasó luego? Su mente sedada trataba de recordar de forma autómata, sin demasiado éxito. Solo veía escenas sueltas y, sobretodo, esos ojos verdes de Kiefer cuando unos hombres se le echaron encima. Ella lo había visto y había corrido en dirección al escenario, codeándose con las fans histéricas que se sumieron en un incómodo caos. Gruñó y solo logró recordar que se le torció un tacón y se desplomó como un peso muerto. Por que era eso lo que había ocurrido, ¿no?

Abrió los ojos lentamente con un único nombre en la punta de la lengua. - Kief... er... - logró susurrar con voz soñolienta. Parpadeó ya que sus ojos solo alcanzaban a ver un techo blanco, difuminado. Cerró los ojos con fuerza, creyéndose en la camilla de algún hospital. Suspiró aliviada y trató de mover las manos para frotarse los ojos, pero no pudo. - ¿Pero qué coño... ?- Siseó abriendo de par en par los ojos pero volviéndolos a cerrar dado que una potente luz la cegó. Dibujó una mueca y parpadeó hasta acostumbrarse a la iluminación.

Se sentía el cuerpo pesado... agotado... dolido y resentido por una serie de golpes. Frotó con una mejilla la sábana y logró enfocar su muñeca para ver qué la retenía, a lo mejor le habían puesto una via para sanarla. Pero va a ser que no. Vió sus própias esposas. ¿Qué hacía atada a la cabecera de la cama? En un primer instante se sacudió y empezó a revolverse cual gusano, tratando de zafarse de ese metálico y frío agarrón. El pecho le oprimía y no tardó en saber porqué. Bajó la mirada con el ceño fruncido y localizó su camisa del servicio policial, un par de tallas más pequeña. El eterno problema de su talla de pecho... le impedía respirar del todo bien.

¿Qué coño estaba pasando allí? Estaba total y completamente desorientada. Lo que pareció ser un hospital ahora parecía un club fetichista raro y un tanto siniestro. No era tonta, a pesar de ser rubia, y al ver al hombre trajeado encajó todas las piezas del rompecabezas. - Tú...- Su mueca de desconcierto se tornó una de ira insostenible. Le enseñó unos dientes blancos como si fueran colmillos lobunos y se movió un poco más, confiando en poder liberarse sola. - ¡Suéltame, maldito capullo enfundado en un traje más caro que un polvo con la reina de las putas! - Rugió como una leona, o una loba, más bien. Le palpitaba la vena del cuello, hinchada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vladimir Mijalkov
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 37

MensajeTema: Re: Primera presa. [Nicole]   Vie Abr 23, 2010 3:09 am

Si antes podía tener alguna duda respecto al papel del cantante en su particular escena, esta queda disipada cuando de los labios de Nicole sale su nombre. Kiefer... Ya lo sabía antes, había buscado información de los grupos, fotos, imágenes... Y el chico encajaba perfectamente con lo que había encontrado.

No puede evitar sonreír conforme Nicole se va despertando, volviendo de un mundo de sedantes a uno mucho peor, un infierno, una pesadilla... Su pesadilla. No se amedrenta lo más mínimo ante la fiera mirada de ella cuando se percata de su presencia, dejando que se encuentre aún más confundida ahi, esposada a la cama y vestida de policía, totalmente rendida y sometida a él, sin posibilidad alguna de escapar.

Y, sin embargo, cuando ella comienza a insultar, no, no sólo eso, a exigirle que la lbiere, por sus ojos asoma un brillo de demencia e ira irracional, surgida de lo más profundo de su ser, una muestra de esos bruscos cambios de actitud que lleva padeciendo desde pequeño y que ahora le hacen ser lo que la rubia mujer tiene delante d esus ojos.

Sus dientes asoman en una sonrisa ahora sádica, antes de apretarse el labio inferior con los incisivos y levantarse de un salto. Es alto, lo suficiente como para imponer, y en apenas tres zancadas ha cruzado la habitación y se ha colocado en el lateral de la cama.

El estruendo de la bofetada es perfectamente audible en toda la habitación, más aún cuando lleva un par de anillos puestos, por mera diversión:

-¡AQUÍ LAS ÓRDENES LAS DOY YO, PUTA PERRA DE MIERDA!-
Chilla, casi al borde de la histeria... Y tan rápido como ha aparecido se vuelve a relajar, mirándola fijamente, aún con el pecho acelerado.-¿Te.. Ha quedado claro, Nikki? -Utiliza el apelativo adrede y con consciencia, sabe que es un apelativo casi cariñoso para los que la conocen, pero él lo utiliza con desprecio, antes de volver a hablar, sin moverse del sitio.-Siempre en el lugar más inoportuno en el momento más inoportuno, agente Doyle... Ni para quitar tu hermosa figura de en medio vales, por lo que veo...

No desvela nada respecto a Kiefer, tiene preparada una sorpresa muy divertida y prefiere hacerla aparecer sin que ella sea capaz de intuir absolutamente nada.

La función acaba de comenzar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nicole O. Doyle
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 113

MensajeTema: Re: Primera presa. [Nicole]   Vie Abr 23, 2010 10:41 am

Poco a poco va tomando conciencia de la situación. El traje, la oscuridad en la que se sumió la escena del local, Vladimir, la cama, las esposas y ese ridículo traje que normal y corrientemente puesto no tendría morbo alguno pero que en esa ocasión estaba colocado de modo erótico. ¿Quién diablos la había disfrazado de ese modo? ¿Dónde estaba Kiefer? ¿Por qué la habían tomado a ella? Solo se le ocurrió una jodida respuesta: una vez más, Nikki era solo un cuerpo. Por unos instantes quedó quieta, paralizada, mirando las esposas con los dientes serrados entre exigencia y maldición.

Lo vió alzarse de un salto y algo en ella le dijo que cuando pensaba que podría salirse con la suya y ser liberada así sin más, iba demasiado desencaminada. Lo dejó acercarse a grandes zancadas y paró de tratar de liberarse, alzando el rostro hacia él -arqueando la espalda como pudo- con tal de acercarse enseñándole su faceta más seria - O me sueltas o te juro que... - No pudo acabar la frase dado que una sonora bofetada la forzó a callar y a ladear el rostro hacia el lado contrario de la cama.

PLAF. Su mejilla chochó contra el colchón y diversos mechones color sol se desperdigaron a modo de cascada por las sábanas y su pálido rostro femeninamente perfecto. Sus párpados no se esforzaron ni en pestañear. Sus ojos ojos azules se perdieron en un infinito lejano y, sin demostrarlo, una oleada de miedo logró que su respiración se agitara un poco, en la medida de lo posible. ¿Cómo osaba llamarla puta perra de mierda? Volvió lentamente la cabeza en dirección a él y la bestia se vió reflejada en sus encendidos irises azules. El mar de sus ojos acababa de enbravecer. - ... -
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vladimir Mijalkov
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 37

MensajeTema: Re: Primera presa. [Nicole]   Vie Abr 23, 2010 1:58 pm

Bebe de la agitada respiración como si de un manantial de agua pútrida se tratas,e disfruta creando esa sensación, viendo, por contraste, la furia e sus ojos azules, una furia que no engaña a quién lograr ver a través de ella. Y lo mejor de todo es que consigue su objetivo, que es que se calle, originando de nuevo un brusoc cambio de humor cuando da una palmadita y se aleja de nuevo, ignorándola por completo:

-¡Bien, así me gusta, aprendes la lección! Aunque... -
No tarda e volver por sorpresa y soltarle otra bofetada de revés, separándose de nuevo con un brillo a caballo entre la lascivia y la macabra diversión. -Bien, así seguro que no la olvidas, ¿verdad? -Ahora sí, se encamina hacia la mesa, donde se encuentran, encima d ela misma, la pistola de balas de plata, una porra y un pequeño monitor interconectado con el circuito de cámaras de seguridad. Lo gira hacia ella,con el cuerpo ligeramente inclinado y su mirada fija en la de Nicole...

Le da al botón de encendido y, en blanco y negro, aparece en la pantalla una habitación, sin ventanas ni muebles, con una única silla en medio. Y, sentado en esa silla, un hombre atado, de ropajes oscuros, con el pelo castaño y rizado cayéndole por el rostro. Amplifica su sonrisa, no hace falta decirle quién es, ella ya lo sabe:

-A eso me refería con lo de inportuna... Poobre Kiefer, míralo, insonsciente y drogado.. ¿No te da pena? ¿Y sabes qué es lo mejor? -
Cambia de tema al instante, sentándose de nuevo en la silla.-Que con darle a un botoncito que tengo aquí, una señal alertará a mis hombres de que estoy sufriendo daño... Y el pobre Kiefer morirá con una bala en el cráneo. Pobrecito, ¿no crees? -

Se divierte, no se molesta en ocultaro en su voz, en mostrarle como disfruta teniéndola contra las cuerdas. Se vuelve a acercar, paso a paso, sin prisa alguna y midiendo sus palabras, analizándola por entero de una forma tnsa lasciva, tan lujuriosa y tan demente que hasta puede que Nicole se sienta intimidada. Quizás muchos la vean como un objeto, pero para él, es menos aún que eso:

-Iba a matarte en cuanto te trajeron, pero entonces te vi y.. Ah, no pude contenerme. -
Otro súbito estallido de ira que no se molesta en controlar culmina con otra bofetada, comenzando a chillar.-¡PORQUE CLARO, COMO IBAS A DECIRME QUE ERAS UNA LOBA CUANDO TE ESTABA FOLLANDO, VERDAD?! Qué ingenuo soy, qué ingenuo... Pero no te preocupes, pienso divertirme contigo para que me recuerdes en tus mejores sueños... Y lo mejor de todo es que no puedes negarte.

Y, si antes le ha asetado una bofetada, ahora le acaricia el rostro, con una suavidad que hiela la sangre, como si toca un jarrón de fina y cara porcelana. La va a aprovechar no sólo para obtener su particular venganza, sino también para avisar a Gabriel por partida doble...

Por ello mismo coloca sus dedos, crispados, sobre el cuello de ella, descendiendo en un surco sangrante y rasgando la tela por el camino con fiereza... No, rasgando no solo la tela, sino también carne, dejando la camisa del cuerpo hecha jirones:

-Así te queda mejor, y realmente es como deberías llevarla... Al fin y al cabo has llegado hasta donde has llegad insinuándote y follándote al que te hiciera falta. No vales nada, patética... Te daré lo que te mereces. -
Se le escapa una risilla en lo que rompe el sujetador, masejando sus pechos con brusquedad y sin delicadeza alguna.

Va a hacerla daño, porque con ese sufrimiento,con ese dolor, él disfruta y se excita.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nicole O. Doyle
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 113

MensajeTema: Re: Primera presa. [Nicole]   Sáb Abr 24, 2010 12:23 pm

La mejilla le ardía de forma dolorosa tras la primera bofetada relativamente merecida. Podía sentir los latidos de su acelerado corazón en su pómulo derecho, de seguro ya teñido de rojo con la marca de su mano. Cerró los ojos con fuerza cuando lo sintió alejarse y volteó el rostro hacia él abriéndolos de nuevo en cuanto oyó un sospechoso pero. PLAF. Otra bofetada hermana gemela pero en la otra mejilla. Dolor. Ardor. Impoténcia.

En ese momento su rostro vuelve a recibir una sacudida e impacta contra las sábanas. No llora, no se queja, no gruñe, pero tampoco respira. Aguanta la respiración y pone todo su empeño en hacer algo que muy pocas veces ha hecho, autocontrolar sus impulsos. Espera el momento acertado para saltar. Empezó a imaginarse cómo se sentiría desgarrando su yugular con los colmillos, lentamente, sintiendo la cálida sangre manchar su claro pelaje lobuno.

Respiró un par de veces lento mientras luchaba para mantenerse seria pero en ningún momento mostrar miedo o summisión. No pensaba acatar las normas de ese jodido hijo de puta con traje caro y expresión demente. - Estás loco... - Gruñó volviendo a enseñar los dientes. El jodido traje de servicio le apretaba enormemente los pechos y los botones amenazaban en saltar si se sacudía de nuevo. Lo siguió con mirada fría hasta la mesilla, con los dos pómulos enrojecidos de las bofetadas y el pelo alborotado por la inercia de los poderosos golpes asestados a su antes perfecto rostro.

Se preguntó qué diablos aparecería en la pantalla. Estaba tan loco que a lo mejor le ponía algún programa infumable de la tele como tortura. Pero no fue eso lo que reflejó la pantalla. Para nada. Sus pupilas se dilataron y su expresión se ensombreció de un modo escalofriante ante la escena que reflejaba esa absurda pantalla. La voz de Vladimir llenó la sala y se coló, sin permiso alguno en la mente de ella mientras solo veía a un Kiefer indefenso y en peligro. Rezó a los cielos para que eso solo fuera una puta broma y que el cantante siguiera lejos de ese infierno.

- Kiefer... - Siseó sin poder ni querer apartar sus ojos de la pantalla en blanco y negro. ¿Cómo había sabido ese malnacido que, en muy poco, tiempo ese hombre se había convertido en una poderosa debilidad a aprovechar? Serró con fuerza los dientes y cerró los ojos para detener las imagenes. Oyó la silla moverse, por lo que supuso que se había sentado. Su corazón latía agónicamente y mil dagas le perforaban los sentidos al pensar que, si no hacía lo que Vladimir quería, él podría acabar muerto.

Lo oyó acercarse de nuevo y deseó que se tropezara y se golpeara la cara contra el canto de la mesilla para matarse él solo. Sería un hermoso final para Vladimir Mijalkov. Pero no, solo recibió más reproches, amenazas y... PLAF. Otra más. Ya empezaba a acostumbrarse a esas bofetadas, por lo que -a pesar de que le dolió mil veces más que las anteriores- su rostro se mantuvo firme y sus ojos a duras penas resistieron el golpe sin cerrarse. Le aguantó la mirada en todo momento.

Cuando su mano le acarició el rostro ella ladeó la cabeza para que no pudiera hacerlo con comodidad. No estaba subordinada a él, por mil esposas que la ataran a la cama y mil vestidos de puta que le pusieran. Era una mujer hecha y derecha, y no pensaba rebajarse al nivel de él ni demostrarle cuanto podían llegar a dolerle sus palabras. ¿Alguna vez os habéis acostado con alguien que no tocaba y luego os habéis arrepentido? Pues eso mismo le ocurrió a Nikki cuando él gritó recordándole que se habían, efectivamente, acostado.

- La verdad no sé ni porqué me dejé follar por tu minúscula polla, seguro que hasta la de tu padre se mueve mejor y aguanta más. - Rugió sin alzar el tono de voz, mordaz como ella sola, mirándolo fijamente. Si ese iba a ser su último día, moriría con la cabeza bien alta. No pudo decir nada más porqué él pasó a ser el animal de los dos y le rasgó camisa y piel como si de mantequilla se tratara. Arqueó la espalda y gritó de forma dolorosa. Podía tener ovarios, pero el dolor era el dolor. El aullido de dolor rebotó por todas las paredes hasta clavarse en sus própios oídos. Y se dió cuenta. Todo ese rollo iba muy en serio.

Su sujetados se rompió y Nicole dudó en que si eso ocurrido había sido causado por las manos de Vladimir o por esa estridente risotada macabra. Se estremeció y trató de resistirse, sacudiendo con fuerza el cuerpo, retorciéndose como un gusano mientras sus grandes y redondos senos eran magreados por esas manos que Nikki deseó arrancar de un mordisco. - ¡NO ME TOQUES, CAP... ! - Gritó a sabiendas que recibiría, pero le daba igual. No iba a dejarse manosear de ese modo tan a la ligera, y menos por esa mierda con forma de hombre. Miró de reojo la pantalla y vió que Kiefer estaba despierto. Vió cómo le golpeaban. Por eso su frase quedó a medias. Dejó de resistirse por el momento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vladimir Mijalkov
Humano
Humano
avatar

Mensajes : 37

MensajeTema: Re: Primera presa. [Nicole]   Sáb Abr 24, 2010 2:23 pm

Un insulto que no tendría ni que afectarle, un comentario que una persona normal en una situación así ignoraría completamente, en él desata un volcán oscuro en plena erupción, con una lava que quema, pegándose a todas las partes de su piel, de su cuerpo y de su mente, y con la única curación, el único ungüento, de inflingir dolor, miedo y desesperación en la persona que tiene delante.

Por ello mismo en cuanto escucha el comentario sobre su padre una de sus manos desciende rauda y veloz, arañándole el vientre, descendiendo más allá de su cintura y agarrando con fuerza lo que esconde entre las piernas, buscando causar dolor en lo que sus ojos oscuros se fijan en los de ella y sus labios se aprietan en una fina línea indescriptible y peligrosa. Pelliza las cimas de sus senos de forma intermitente, sin descanso alguno, excepto para observar, con deleite, como ella deja la frase amedia,s momento en el que observa la pantalla:

-Parece que Mikhail sabe hacer las cosas bien... Una lástimapor el pobre Kiefer, ¿verdad? Dicen que es difícil salir vivor una vez quedas encerrado con ese hombre... ¿Tú qué crees? -
Deja pasar unos pocos segundos de silencio, antes de estirarla del pelo con brusquedad y hacer que incline su rostro hacia él, con otro súbito cambio de humor y comportamiento.-¡TE HE PREGUNTADO QUE TÚ QUÉ CREE, ZORRA! -

Y de nuevo, otra bofetada que la vuelve a poner en su sitio, es decir, en el colchón. Le dsabrocha lentamente los pantalones, sin prisa alguna, sabiendo ahora que él lleva las riendas y ella va a ser una buena policía, sumisa... Aunque termina por romperlos también eun arrebato de ira, arañándole los muslos durante el proceso y repitiendo el proceso con la ropa interior, dejándola desnuda, expuesta, vulnerable...

No sabría describir en ese momento cuanto placer va a sentir, solo es capaz de imaginárselo... Y su cuerpo tiemlba como si movido por una hoja se tratase. Se levanta de la cama, encaminándose a la mesa y cogiendo el arma y la porra, la cual golpetea contra su cintura suavemente:

-Nikki, Nikki, Nikki... ¡bang! -
Finge que dispara, apuntándola a la cabeza... Y al segundo un disparo rebota contra las paredes de la habitación, pasando cerca de la sien derecha de Nicole, con la consecuente risita por parte de él, volviendo a arrodillarse en el lateral de la cama.-¿Sabes? Nunca entendí porque te dieron el título de policía, ni por qué sigues en el cuerpo... Por ello mismo voy a enseñarte para lo que realmente vales y para lo que realmente te sirven tus juguetitos de poli dura, para que realmente veas que nov ales nada y que si estás ahi es por esas dos tetas y lo que tu cuerpo esconde... Chupa.

Le ordena, poniéndole el cañón del arma en los labios, deleitándose en rozarlos con suavidad, siempre con los dedos en el gatillo, mientras ella al mismo tiempo contempla la escena que está sucediendo en la habitación contigua.

Pero no se conforma con eso, no tiene bastante, y en otro brusco cambio su porra desciende en un arco vertical y rápido, golpeando contra sus pechos dos veces, con fuerzas, antes de colarse entre sus piernas y comenzar a introducirla de forma rápida, brutal y sin preparación alguna, realizando movimientos rápidos y constantes, como si la estuviese embistiendo él mismo... Y a cada embestida, una única palabra escapa de sus labios:

-¡Bang, bang, bang, bang! -
Acompasa la palabra con cada rítmica embestida, ya no solo e la porra, si no también del arma introducida en su boca, sin importarle lo que le dela...

No, más bien quiere que le duela.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Narrador
Pregonero de Bucarest
avatar

Mensajes : 23

MensajeTema: Re: Primera presa. [Nicole]   Jue Abr 29, 2010 1:05 pm

Por ciertos motivos este rol queda terminado. Para aquellos a los que le sinteresa saber que pasa resumiremos lo que sucede en lo que faltaba de rol:

La violación de Nicole continuaba, esta vez directamente de las manos de Vladimir, quién la poseía sin atisbo alguno de piedad, torturándola ya no solo físicamente si no psicológicamente, degradándola con insultos y vejaciones que surten efecto. Nicole acaba en cierto modo herida pero no de gravedad, la mayor parte del daño lo sufre su mente y su consciencia.

Unos minutos después de que Vladimir termine su tortura Kiefer Kirchner, ocultando la herida del muslo, alrededor de la cual la piel empieza a oscurecerse debido a los efectos de la plata, con un torniquete irrumpe en la estancia rompiendo la puerta, con el rostro magullado, la nariz partida goteando sangre y la mano libre en el costado, donde tiene una costilla rota, mientras que en el pecho, donde antes había un tatuaje, ahora hay piel despellejada y sangrante. Al observar la escena entra en cólera y, aún con el dolor, derriba a Vladimir, dándole un soberano puñetazo en el rostro que lo deja inconsciente. Antes de que se pueda dar algún tipo de alarma Kiefer coge a Nicole y la cubre con una sábana, saltando por la ventana y rompiendo la misma en el proceso, escapando finalmente de la mansión con Nicole a cuestas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Primera presa. [Nicole]   

Volver arriba Ir abajo
 
Primera presa. [Nicole]
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [Prologo] Dos Cazadores, una presa
» 01 - Exterior de Avalon (primera barrera defensiva)
» [FM12] West Ham "Ya somos de primera"
» Hola a todos, primera vez que juego el Manager
» [PRIMERA D] Sponsors

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Wolves in Bucarest :: Off-Rol :: Recuerdos del pasado... :: Bucarest :: Mansión Mijalkov-
Cambiar a: