¿Creias que las leyendas no eran ciertas?
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
¡Estamos de reformas!



Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Navegación

Staff










En construcción...

Últimos temas
» Top Secret
Mar Ene 25, 2011 5:55 am por Coral N Linox

»  CONFIRMACION DE ASISTENCIA
Mar Ene 25, 2011 5:28 am por Coral N Linox

» Dragons Blood (Normal)
Sáb Sep 11, 2010 11:34 pm por Lilith Beatus

» Registro de raza
Vie Sep 10, 2010 4:01 pm por Admin

» Puestos de trabajo
Vie Sep 10, 2010 3:48 pm por Admin

» Guerra de las Tinieblas.
Jue Sep 02, 2010 11:38 pm por Jacqueline Roux

» Truce of blood
Vie Ago 27, 2010 8:51 pm por Jacqueline Roux

» Afiliación normal: Bvlgaria
Vie Ago 27, 2010 8:44 pm por Jacqueline Roux

» Veo como el muro se derrumba poco a poco ¿Crees que eso esta bien?{Kiefer}(+18)
Lun Ago 09, 2010 7:22 pm por Aitana Eminescu

Estación


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Dom Abr 11, 2010 5:10 am.
Foros hermanos


Photobucket


{Los demás afiliados están en el subforo de Afiliaciones}

¡Votad!
Votación en Hispatop.com

Comparte | 
 

 El castigo del Señor [Kiefer Kircher]

Ir abajo 
AutorMensaje
Mikhail Volkov
Líder de Esvástica de Plata
Líder de Esvástica de Plata
avatar

Mensajes : 19

MensajeTema: El castigo del Señor [Kiefer Kircher]   Vie Abr 23, 2010 4:01 pm

Rol relacionado con trama, pero contenido fuerte, estómagos sensibles absteneos.

El monje espera sentado en un cómodo sillón, con ambas manos cogidas al borde del reposabrazos como si de garras se tratasen, con una expresion que resulta una mezcla contrastada de sufrimiento y placer.
Sufrimiento porque hace no demasiado ha vuelto a castigarse a si mismo en la espalda con el látigo, dejandose la piel levantada y en algunas partes hasta supurando.
Placer porque tiene a un pecador justo delante de sus narices, un lobo, un ser infernal que pronto pasara por sus manos...
Y si a si mismo es capaz de crearse surcos en su propia piel....¿Que va a hacerle a una criatura que odia...?

En sus labios se esboza una sonrisa camuflada con un gruñido, pues ha apoyado sin querer su espalda contra el respaldo del sillon y ha sentido en toda su extension el dolor del sacrificio hecho a Dios, y esa agonia le da al mismo tiempo imaginacion...Si, mucha imaginacion en relacion a lo que le pide ÉL en su cabeza sobre lo que debe hacerle al ser, si....
Agh....Cuanto dolor siente....Cuanta agonia en su cuerpo mortal,pecaminoso y falso.....
Y cuanto placer va a provocarle acabar con la criatura.....

Se levanta casi de golpe, con el rostro albino por una vez descubierto de su capucha, y se acerca al cuerpo echado en el suelo, atado de pies y manos, con paso seguro, rapido.
Sin mucho tacto, por tal de despertarle, le da una patada en todo el rostro al animal, esperando que recupere la conciencia con celeridad, pues si bien es paciente con algunas cosas, con otras.....No puede esperar


-Abre los ojos, demonio
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kiefer Kirchner
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 341

MensajeTema: Re: El castigo del Señor [Kiefer Kircher]   Vie Abr 23, 2010 4:07 pm

No recuerda muy bien lo que ha sucedido en estos días. Estaba cantando, la luz se fue de repente... Y después caos, chillidos, gritos, unos susurros a su espalda, juraría haber visto una melena rubia...

Y oscuridad. Así lleva ya dos días, sumido en una especie de letargo probablemente provocado por los sedantes. Un letargo del que depsierta con una fuerte patada en la cara. SU rostro gira con violencia, y un dolor repentino le asalta la mandíbula como si de un potente mordisco se tratase.

Abre los ojos, verdes, vidriosos y ciertamente enturbiados, parpadeando un par de veces justo cuando la sangre resbala pro su labios. Agita la cabeza, dolorido pero entero, girando el rostro despacio hasta alcanzar con su mirada la figura que tiene delante.

Aterradora, aunque no da señal alguna de sentir miedo, pese a que su pulso sí se acelera cuando intenta levantarsee y se encuentra con que está atado. Tironea un par de veces, viendo que, en efecto, está atado y bien atado, lo que no hace más que reflejar ira en sus ojos, aunque estos no cambian de color. Alza una ceja, ya sin el gorro, con el pelo ondulado y sucio, al escucharle hablar:

-¿Demonio... De qué coño hablas? -
Increpa en voz tensa e indiferente, manteniendo la calma como buenamente puede.-¿Qué hago aquí, por qué estoy atado? Suéltame.-No lo pide, más bien lo ordena...

Y es que definitivamente no entiende nada.

_________________

[center]Sometimes I remember the darkness of my past, bringing back this memories I wish I didn't have...

It's easier to run...
Replacing this pain with something numb..

It's so much easier to run...
Than face all this pain here all alone...

Spoiler:
 
Mi pichurrina (L)[/center]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mikhail Volkov
Líder de Esvástica de Plata
Líder de Esvástica de Plata
avatar

Mensajes : 19

MensajeTema: Re: El castigo del Señor [Kiefer Kircher]   Vie Abr 23, 2010 5:33 pm

-Ya me esperaba esa reaccion por tu impia parte...Tendré que arrancarte la lengua por tal que me mostraras más respeto, pero me contentare con silenciarte gracias a tus propios gritos...

Para el monje, las palabras sobran ya, y ocultando una mueca de dolor ante un mal gesto de su piel tirante de la espalda, se arrodilla delante del joven ser maligno, en una postura que a repetido mil veces delante de Cristo en la cruz, en la iglesia...Se mantiene en el suelo, con ambas manos juntas en oracion, con la capucha echada en señal de respeto y los ojos cerrados, en perfecta concentración.
Y reza.


-Padre acude a mí en éste momento en que no tengo miedo de enfrentarme a la bestia, acude a mí cuando dude de clavar su ira cobre su impio cuerpo, cuando me atormente por el dolor y la incomprensión ante su figura humana....

El monje separa sus manos, aun con los ojos cerrados, y pone su mano izquierda encima del cuello de la camisa del chico, rasgandola con fuerza en un único gesto, dejando la ropa sin botones y desatada.
Rapidamente, sin perder el tiempo y con una unica mano, destroza el resto de la parte superior de su vestimenta, dejando los pedazos negros inservibles en el suelo, mostrando al fin el torso desnudo del licantropo que tiene delante.
En todo este tiempo, no ha dejado un solo instante de decir su oracion...


-Acude a mi cuando el Mundanal Ruido me afecte y no lo entienda porque dejas que Satanas colme la tierra con sus criaturas... Acude a mí en todo momento en que me veas atormentado por la ignorancia de pensar que no estás cerca.

De entre los pliegues de su ropa, Mikhail extrae una daga, no especialmente grande, mas o menos de la medida de su mano, pero extremadamente afilada, como si de un cuchillo japones se tratara.
Sujeta la daga con ambas manos, como si estuviera haciendo un sacrificio ritual a algun dios pagano...Lo cual, en cierto sentido, es verdad, salvo que la divinidad, en este caso, es la catolica.


-Acude a mí cuando me enferme, no solo del cuerpo sino del espíritu, como esta criatura de la cual ahora provaras su sangre....Acude a mí a perdonarme por pensar que no estás cerca, que no eres TU quien guia mi mano con su fuerza celestial....

El monje coloca su mano izquierda en el cuello del joven, cogiendolo con fuerza, evitando junto a las ataduras que el chaval pueda moverse demasiado, salvo alguna agitacion molesta.
Con la mano derecha, la que aun sostiene la afilada daga, resigue la piel del joven desde el inicio del estomago al principio del torax, dejando una finisima linea rojiza, apenas un corte de medio milimetro, pero que anuncia la sensibilidad del arma ante una leve presion...


-Acude a mí; pues yo te alabo y bajo tu frondoso árbol me acuesto adilucidar tus pensamientos y a entonarme con tu Amor y tu Sapiencia....

Volkov lleva la punta de la daga hasta uno de los tatuajes, uno que tiene forma de llama sinuosa, que se encuentra en el pecho del cantante. Sonrie de un modo que solo podria anunciar demencia y placer ante el futuro sufrimiento que el mismo va a causar, una expresion que solo podria haber sido vista anteriormente en un loco...
Y sin embargo, el se considera muy cuerdo...


-¡Así sea!

Ante el ultimo grito, que en realidad no es más que un susurro fuerte, un sonido que tiene como semejanza el pasar un tenedor por una pizarra nueva, el monje clava la punta del cuchillo en la piel del licantropo, resiguiendo con el cuidado de un artista el contorno del primer tatuaje, en un tajo profundo y seguro que no deja lugar a la imperfección.
Parece que le estuviera dibujando de nuevo la imagen que el chico se hizo pintar bajo la dermis...

Al cabo de un par de minutos, el contorno ya a sido reseguido, pero el monje no tiene, ni de lejos, suficiente con esto. Mostrando una gran habilidad al cuchillo, empieza a levantar la piel que antes a marcado, arrancando literalmente el dibujo negro que antes habia impreso....

Cuando termina con el pequeño tatuaje de la llama, se relame ante la sangría que ha causado....
Porque resulta que el joven tiene el cuerpo cubierto de dibujos similares.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kiefer Kirchner
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 341

MensajeTema: Re: El castigo del Señor [Kiefer Kircher]   Vie Abr 23, 2010 5:56 pm

¿Pero qué coño...? No tiene bastante con estar viéndolo que encima se pone a rezar, y la forma en que lo hace, en que lo mira, le pone los pelos de putna. Porque viéndolo así lo reconoce, reconoce esa obsesión religiosa, esa visión de demonio que el monje tiene sobre él...

La cosa no pinta nada bien, y sus ojos verdes, aparentemente tranquilos, rebuscan cualquier posibilidad de huida o similar. Pero no encuentra ninguna y su camisa se ve rasgada a jirones, quedándose con su torso, tatuado y desnudo, totalmente vulnerable a manos del cazador, o lo qe coño sea.

El rezo no cesa, penetrando en sus tímpanos y hundiéndose en su mente como cuchillas a fuego, en lo que patalea y se remueve en un intento de deshacerse de las ataduras, intento en vano cuando el cura le pone la mano en el cuello. No le gusta la daga, reconoce el peligor cuando lo ve y, aunque no sea de plta, es peligrosa...

Su cuerpo se encarga de sentirlo cuando le corta de forma transversal por el torso, y eos que no ha hecho presión. Instantáneamente, ante el dolor y la presencia de sangre, sus ojos adquieren un brillo amarillento y antinatural, ahora fijos en la jodida daga y en quién la maneja.

"Que así sea" Esas son las últimas palabras, lo último que su mente registra de la situación en sí. Lo siguiente que viene...

Es dolor, puro y absoluto dolor, conforme él va trazando de forma sanguinolenta el recorrido de la llama, convirtiendo lo que antes era arte en una macabra burla al mundo de los tatuajes. En un principio aprieta los dientes, aguanta como puede, moridéndose el labio hasta sangrar, adquiriendo sus ojos un tinte más amarillento en lo que su cuerpo se convulsiona, luchando por liberarse... Pero no puede evitar chillar de forma potente cuando, no conformándose con eso, le extirpa directamente el tatuaje, llevándose un ratrojo de piel, lugar en el que ahora hay sangre, la cual comienza a resbalar por su pecho.

Y el monje sonríe, una sonrisa que, aún con los ojos enturbiados por el dolor, el pecho acelerado, le enerva por dentro, liberando al animal interior que, ahora mismo, desea cercenarle la yugular y empaparse con su sangre:

-¡HIJO DE PUTA, MIRA LO QUE HAGO CON TU REZO.! -
Sisea con voz rasgada y gutural, más parecida a un gruñido, escupiéndole a los pies y demostrándole lo que piensa. Un tirón potentísimo impulsa su cuerpo y la silla se tambalea, sintiendo como se afloja ligeramente el nudo de las manos.. AUnque su rostro no lo refleja, manteniendo la expresión iracunda y aparentemente irracional.

_________________

[center]Sometimes I remember the darkness of my past, bringing back this memories I wish I didn't have...

It's easier to run...
Replacing this pain with something numb..

It's so much easier to run...
Than face all this pain here all alone...

Spoiler:
 
Mi pichurrina (L)[/center]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mikhail Volkov
Líder de Esvástica de Plata
Líder de Esvástica de Plata
avatar

Mensajes : 19

MensajeTema: Re: El castigo del Señor [Kiefer Kircher]   Vie Abr 23, 2010 6:43 pm

Con un gesto rapido del pie, el monje arrastra una de las patas de la silla, haciendo que esta pierda el equilibrio y mueble y chico caigan al suelo, boca arriba. En ese gesto, que a Mikhail le parece profundamente divertido, lo suficiente como para ensanchar su sonrisa retorcida, ha provocado algo de lo que puede que despues se arrepienta.
Porque dejando caer la silla, ha forzado las cuerdas que mantienen preso al cantante, rompiendolas un poco en el trasbalso...Aunque claro, no lo suficiente como para liberarle, por el momento.
Aun queda mucho por hacer...

Le pisa, literalmente, la nariz, rompiendosela por si antes con su patada no le habia destrozado lo suficiente el rostro, sintiendo como la sangre va deslizandose bajo su sandalia modesta, disfrutando ante cada pequeño gesto de dolor que el chico muestra.
Porque no puede ser clasificado como "chico", si no bastardo infernal, criatura impia, ser despreciable que debe ser eliminado por su falta de humanidad en todos los sentidos...

Tras dejalo ahogandose en su propia sangre, sin que pueda respirar por las vias nasales, Mikhail se aleja del chico, dirigiendose hacia un mueble, en el que su nuevo aliado le ha indicado que tiene material para utilizar...
Y de entre sus cajones, extrae la pieza más curiosa para la labor que pretende.
Porque podria haber cogido otro cuchillo, o un puñal, o incluso una pequeña sierra que hay por ahi, pero lo que tiene en su mano es....
Un martillo.

Dejando de nuevo la daga oculta entre sus ropas, el monje se acerca al desafortunado chico, mostrando la misma sonrisa que no ha dejado de esgrimir en ningun momento.
La voz de Dios que oye en su cabeza le da las ideas, y el las cumple sin preguntarse un solo momento el porque.....Y ahora su Señor le exige algo más preciado incluso que la sangre...
El aire con el que ese demonio se atreve a respirar

Arrodillandose de nuevo, ahora con el joven en el suelo, Mikhail no duda un solo instante y lanza el martillo con toda la fuerza con la que es capaz contra las costillas, oyendo perfectamente el doloroso crugido de los huesos al quebrarse, clavandose en los pulmones como astillas de madera, impidiendole así ampliar sus pulmones en busca del preciado oxigeno.
Y aun no ha terminado.
No, la noche es larga, y el pecado, extenso
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kiefer Kirchner
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 341

MensajeTema: Re: El castigo del Señor [Kiefer Kircher]   Vie Abr 23, 2010 11:21 pm

El trastabilleo de la silla lo pilla por sorpresa. Sus ojos se abren un poco más d elo normal en lo que su misma visión pasa de la cara semioculta del hombre al techo de la estancia.

Sin embargo, hay algo que no le sale del todo mal, aunque evita sonreí y mostrarse tal y como estaba ante, siente más flojas las ataduras, pero aún no lo suficiente, por lo que aprovecha la postura para moverlas en suaves círculos, provocando que la atadura se vaya haciendo menos tensa y más floja, aunque tiene que detenerse cuando el pie del hombre le rompe la nariz.

El crujido del hueso resuena en su cerebro como si de un martillo gigantesco se tratas,e y sus ojos se anegan de lágrimas por el dolor en lo que, impotente, comienza a faltarle la respiración. Por un momento piensa que ahi se terminó, y por ello mismo sus movimientos en contra de la cuerda se tornan más frenéticos. Pero al parecer los planes del cazador son otros, porque le suelta, momento en el que él comienza a escupir sangre en forma de tosidos, intentando recuperar la respiración sin demasiado éxito.

Sus ojos ya se encuentran amarillentos, movidos por la visión de la sangre, el dolor y el odio inmenso que ha acumulado contra la persona que tiene delante, fijos ahora en esa figura, sin saber qué rebusca:

-Hijo de puta... -
Masculla entre dientes, costándole demasiado respirar como para elaborar un insulto más elaborado, pataleando como puede en un intento de que la silla vuelva a alzarse al verlo venir con el martillo. El intento se queda en eso, un vano intento, y lo único que puede hacer es seguir la trayectoria del martillo con la mirada antes de que este impacte contra sus costillas. Una se rompe, lo sabe, se hunde en su propio organismo y se acerca peligrosamente al pulmón. Si los perfora está perdid, terminará por ahogarse y su capacidad de regeneración no es tan excelente...

Pero algo parece ponerse a su favor, algo que él parece ni siquiera ver, demasiaod cegado en su sádica tortura religiosa como para hacerlo. Algo que, si tiene suerte, le costará la vida al monje...

Y es que la cuerca cada vez está más floja, y ya tiene cierto movimiento en las manos, que comienzan a retomar la circulación, un dolor que, en comparación con el que le está inflingiendo, es una nimiedad.

_________________

[center]Sometimes I remember the darkness of my past, bringing back this memories I wish I didn't have...

It's easier to run...
Replacing this pain with something numb..

It's so much easier to run...
Than face all this pain here all alone...

Spoiler:
 
Mi pichurrina (L)[/center]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mikhail Volkov
Líder de Esvástica de Plata
Líder de Esvástica de Plata
avatar

Mensajes : 19

MensajeTema: Re: El castigo del Señor [Kiefer Kircher]   Lun Abr 26, 2010 4:23 pm

EL crugido, claro signo de rotura, no frena por un instante el ansia del monje en continuar con el castigo que Dios le ha ordenado que haga encimad ese lobo, ese pecador...
No, no puede dejar de enarbolar el martillo, pensando rapidamente donde debe impactar proximamente, porque la voz de su cabeza le insta, casi le grita, que siga torturando a la criatura que tanto daño ha creado en el mundo hecho por Dios...

¿Como se atrevian aquellos seres imperfetos a destruir lo que el Señor habia construido para los hombres?
Con sus garras, sus dientes, sus ojos inyectados en sangre, los licantropos solo podrian ser obra de un demonio, de alguna existnecia demoniaca....La visión del rostro desencajado del joven le demostraba que no estaba teniendo reacciones humanas.

"¡Golpeale, destruyele, hazle sufrir, que sienta MI IRA....!"

La voz de su cabeza no cede, no descansa, sigue atormentandole.....
No, atormentandole no, ese...ese pensamiento es oscuro, es maligno....Es DIOS quien le habla, y EL solo puede llenarlo de luz, nunca herirle....
Si, ha...ha pensado eso por la influencia demoniaca de la criatura...
Maldito...MALDITO SER....

COgiendo con fuerza el martillo, vuelve a golpearle, con toda la fuerza que es capaz en su estado de locura, aunque esta vez le da en la clavicula pues no tiene la misma de punteria de antes, ya que se encuentra enajenado mentalmente.

Y por ende, no puede darse cuenta de que las ligaduras se estan soltando...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kiefer Kirchner
Lobo
Lobo
avatar

Mensajes : 341

MensajeTema: Re: El castigo del Señor [Kiefer Kircher]   Lun Abr 26, 2010 5:28 pm

Mueve las muñecas con frenesí, sus ojos llorosos fijos en los del cazador, leyendo la locura y la demencia sin dificultad alguna. Va a matarlo, si no hace nada lo mata, lo lee en su mirada, en cada uno de sus gestos... No sabe qué coño le pasa, pero no es normal, ha visto cazadores y ninguno así, y es que este puede jactarse de una cosa: Kiefer Kirchner tiene miedo, se lee en sus ojos verdes, en como sus muñecas luchan contra la cuerda en un combate contrarreloj con el premio de salvar su vida. Y no termina ahi, porque entonces, en ese mismo momento... Un chillido. Y no un chillido normal, lo peor, lo más horrible, es que lo reconoce. Sus ojos se abren gradualmente hasta quedar totalmente abiertos aún cuando se encuentran llorosos por el dolor.

Nicole. ¿Qué hace aquí, cómo ha llegado...? Entonces, en ese mismo momento, ata cabos, la cabellere rubia no fue una imaginación suya, ni siquiera un sueño... Se interpuso delante y ahora, por su culpa, está en esta mansión y, por la forma en la que chilla, no lo está pasando nada bien. Pero ese pensamiento lo único que hace es enardecerlo, y dónde antes se leía miedo ahora se lee furia y firmeza. Que le maten a él, pasa, que maten a Nicole, jamás. Ve venir el martillo de nuevo, y tiene suerte de que el cazador cada vez parezca más cegado en su propio tormento, porque logra desviar el cuerpo los centímetros justos, golpeando el martillo en el músculo en vez de en el hueso. Evita la rotura pero se gana una herida, un precio dispuesto a pagar... Más aún cuando una de sus muñecas se libera. Disimula todo lo que puede, moviéndose en décimas de segundo a toda la velocidad que su maltrecho cuerpo le permite. Los chillidos de Nicole se mantienen, algo más ahogados y menos intentos pero se encuentran presentes, y la respuesta de él es el acelerón de su corazón, la adrenalina corriendo por todo su ser.

"Ras". La cuerda se rompe, sus muñecas quedan liberadas y el flujo sanguíneo retorna a las manos. Cinco segundos son los que necesita para levantarse y placarle con el hombro, empujándolo contra la puerta. Ahora tiene un objetivo muy claro, algo que vale más que su propia vida: Nicole.

_________________

[center]Sometimes I remember the darkness of my past, bringing back this memories I wish I didn't have...

It's easier to run...
Replacing this pain with something numb..

It's so much easier to run...
Than face all this pain here all alone...

Spoiler:
 
Mi pichurrina (L)[/center]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mikhail Volkov
Líder de Esvástica de Plata
Líder de Esvástica de Plata
avatar

Mensajes : 19

MensajeTema: Re: El castigo del Señor [Kiefer Kircher]   Lun Abr 26, 2010 7:35 pm

El no es consciente, el no puede saberlo.
Su cabeza esta demasiado obnuvilada, demasiado centrada en su labor celestial como para fijarse en como las cuerdas ceden....Solo quiere volver a oir el sonido del hueso al quebrarse, quiere sentir el tacto de los musculos heridos....Quiere ver sangre, el sacrificio máximo que peude darle a su Dios de ese ser impio.

La voz grita demasiado, rie demasiado, le ordena demasiadas cosas como para que pueda fijarse en algo mas que no sea el destino del martillo....
Y por ello, su cerebro no puede asimilar el hecho de que se haya liberado.

Cuando lo hace, ya es demasiado tarde, pues la criatura se levanta y le golpea. Si no lo hubiera pillado por sorpresa, posiblemente hubiese vuelto a atrapar al lobo, pero ha sido golpeado con la guardia completamente baja...

Sin embargo, el golpe contra el mueble no es suficiente como para dejarlo inconsciente inmediatamente. Haciendo un esfuerzo, intentando alejar la sombra de sus ojos, el hombre coge rapidamente otra daga de entre sus ropas, clavandosela con toda la fuerza que le resta en algun punto indeterminado del cuerpo...
No sabe donde, pero siente la carne perforarse....

Pero entonces, la oscuridad se cierte sobre el.... que le hace silenciar la voz....
...cae en la inconsciencia
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El castigo del Señor [Kiefer Kircher]   

Volver arriba Ir abajo
 
El castigo del Señor [Kiefer Kircher]
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Castigo ejemplar (?) (Privado María y Leah)
» Mi primer castigo, ¿en serio? || Priv. Ezio K. Nyanta
» [Trama] El castigo eterno
» [FIC] ¡Actos de honor! El castigo de un noble impertinente y la recompensa del héroe.
» Una tarde de castigo. (Priv. Loan)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Wolves in Bucarest :: Off-Rol :: Recuerdos del pasado... :: Bucarest :: Mansión Mijalkov-
Cambiar a: